LESA HUMANIDAD

Gendarmería: testimonio sobre una fuerza genocida

Tiempo estimado 4:35 min


Testimonio de un ex detenido desaparecido, sobre el carácter y genocida de una fuerza represiva que continúa desde la dictadura hasta hoy, tal como evidencia la desaparición de Santiago Maldonado.

Jorge “Turco” Sobrado

Ex detenido desaparecido de Campo de La Ribera

Viernes 25 de agosto de 2017 | Edición del día

En forma casual y paradójica me encuentro en Córdoba citado por la fiscalía para ampliar la denuncia de lesa humanidad que realizara el año pasado, por la detención y torturas en Campo La Ribera y en la Cárcel de Barrio San Martín, desde Mayo de 1976 a Julio de 1977. Causas en las que después de años, centenares de denuncias de las víctimas y decenas de imputados, tanto de las fuerzas genocidas como de los civiles que revistaban en la cárcel, todavía no se han llevado adelante los juicios. Como se siga a este paso (como le dije hoy a la secretaria de la fiscal) nos vamos a morir todos antes de ver alguna condena y ellos por supuesto, de manera impune. Es la primera vez que declaro ante la justicia. Obviamente volvieron sobre mi cabeza como un torbellino los recuerdos de personas y espacios que estaban en algún rincón de mi memoria. Memoria actual, tan actual…

Te puede interesar: Jorge “Turco” Sobrado: “Estar detenido en la dictadura cambió mi vida, se redoblaron mis fuerzas para luchar”

No estoy declarando en cualquier tiempo y espacio, lo estoy haciendo a tres semanas desde que la Gendarmería chupó a Santiago Maldonado y lo desapareció con los mismos métodos de la dictadura militar.

Gendarmería es una fuerza que fue tratada de preservar por todos los gobiernos democráticos, desde Alfonsín hasta el actual. Trataron de mostrarla como una fuerza que no fue parte del genocidio. Tan es así que para contar el personal de Gendarmería condenado por los juicios que se vienen llevando adelante luego de
anuladas las leyes de impunidad, sobran los dedos de una mano y los poquísimos condenados, ni siquiera fueron condenados a perpetua.

El campo La Ribera siempre fue y era de público conocimiento, una escuela de gendarmes. Desde el año 1975 y hasta la derrota de la dictadura del 83’ fue utilizada como campo de concentración y desapariciones, primero en manos del Comando Libertadores de América (la triple A cordobesa). En esa escuela se formaron los aspirantes a gendarmes que hoy, entre muchas otras cosas, son el “ejército privado” de Benetton. En esa escuela se formaron los Torales de la Panamericana o los que cercaron PepsiCo antes del desalojo. Fueron formados no en las aulas aprendiendo la teoría solamente, sino en actividades prácticas viendo y siendo parte de las torturas y vejaciones a los centenares que pasamos por ese campo y pese a que los quieren hacer pasar como que su único rol era cuidarnos, la realidad da por tierra con ese argumento.

Leé también: Jorge “Turco” Sobrado: recuerdos de juventud, clase obrera, revolución y socialismo

En estos años fue la fuerza privilegiada del gobierno anterior y del actual. Tanto CFK como Macri la precisan para el rol que viene desempeñando en la última década: la represión contra todo aquel que se oponga a los planes de ajuste dentro del territorio nacional. Es por eso que vemos mintiendo y armando todo tipo de operaciones a la ministra Bullrich, vinculada a intereses de esa familia terrateniente patricia, en el sur, desde el genocidio de la campaña del desierto.

¿Cuál es la diferencia entonces entre las torturas de los desaparecidos en su escuela Campo de la Ribera y el secuestro y desaparición de Santiago Maldonado en Esquel? ABSOLUTAMENTE NINGUNA: los mismos métodos, la misma gendarmería. Desde la Córdoba del Cordobazo, llamo fundamentalmente a la juventud y los trabajadores a organizar un gran movimiento democrático que impida repetir la historia en el camino de la pelea por una sociedad distinta sin explotados ni explotadores y sin desaparecidos ni desaparecedores.

Podés leer: “Violencia política”: la maniobra de Bullrich para tapar la desaparición forzada de Santiago

Hoy en la Fiscalía me preguntaron si quería agregar algo más y claramente dije, bajo juramento: Me presento a dar testimonio por los 30.000, contra la impunidad de ayer y de hoy, por Jorge Julio López, por la aparición con vida ya de Santiago Maldonado, detenido desaparecido el 1 de Agosto por Gendarmería. Porque a pesar de los esfuerzos que hicieron todos los gobiernos por reconciliarnos con los genocidas no me reconcilio, no perdono y no me olvido!!

Jorge Turco Sobrado Ex detenido – miembro del Ce.Pro.D.H.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO