UNIVERSIDAD NACIONAL DE CÓRDOBA

Córdoba: La burocracia estudiantil, sus patotas y la policía

Tiempo estimado 4:40 min


La Asamblea Universitaria del pasado 15 de diciembre se llevó a cabo bajo un enorme operativo policial. Fue en respuesta a los cientos de estudiantes que nos movilizamos para impedir que sesione.

Juan Pablo Aguilar

Integrante del CeProDH y de la Juventud del PTS

Sábado 17 de diciembre de 2016 | Edición del día

Fotos de La Tinta

Fue impactante el despliegue policial con el que nos encontramos los estudiantes, sobre todo en el predio Ferial donde el oficialismo universitario terminó sesionando con un fuerte vallado. Sesión que se realizó de forma express y dudosa, aprobando en 6 minutos la reforma de los estatutos universitarios.

El operativo incluyó policía provincial, carros hidrantes, infantería, policía federal y policía montada. Mientras, el rector Hugo Juri cínicamente salía en los medios diciendo que el operativo había sido convocado por los vecinos del lugar. Esto se mostró como falso cuando los mismos policías expresaban que era su orden intervenir si se impedía que la asamblea sesionara.

Con la amenaza de represión constante el mensaje del radicalismo era claro: iban a sesionar incluso si eso implicaba reprimir a los estudiantes.

Las patotas y las burocracias

Como si no hubiera sido suficiente ese despliegue de fuerzas represivas, el radicalismo aportó otro condimento a su amedrentamiento: las patotas. Tanto en el campus de Agronomía como en el complejo Ferial se pudo ver a un grupo de personas con remeras de la Franja Morada que armaban cordones de seguridad y amenazaban a los estudiantes. Muchos de ellos dedicados a la seguridad privada, eran a las claras grupos contratados para el enfrentamiento.

Esto no es algo extraño al radicalismo, ya que no solo lo han utilizado en las Asambleas Universitarias, sino que además es un método habitual en cada congreso de la Federación Universitaria de Córdoba y en varios recuentos de votos para Centros de Estudiantes cuando las elecciones aparecen como "complicadas".

Estos métodos son los mismo que utilizan las burocracias sindicales con patotas y barrabravas contratados para amedrentar a los trabajadores que se organizan de forma independiente. Esta vez, fue el radicalismo el que recurrió a estos métodos porque no puede movilizar una base real que los apoye, ya que sólo defienden intereses propios y de las camarillas a las que responden. Entonces, contrataron grupos pagos para el choque, para frenar la organización de los estudiantes que haciendo un esfuerzo enorme se movilizaron para manifestarse en los tres lugares donde estaba convocada la Asamblea.

Ahora bien, cabe señalar que no son los primeros ni los únicos. Este método y la utilización de la fuerza policial, ha sido también implementado por el kirchnerismo universitario a lo largo de su gestión en la Universidad Nacional de Córdoba y en el resto del país. Sólo por nombrar algunos ejemplos, cuando hubo un pronunciamiento estudiantil en contra de las acreditaciones a la CONEAU encontraron patotas y policías. Ni hablar de los congresos de la Federacion Universitaria mencionados anteriormente, donde a la patota de la Franja Morada, La Bisagra le oponía una patota propia.

Yendo a ejemplos recientes, en La Rioja viene de aprobarse un proyecto muy similar al que aprobó Juri, donde el oficialismo es el kirchnerismo y son ellos los que utilizan los métodos de patota y golpes. Incluso, aun están frescas las imágenes de las ultimas elecciones del Centro de Estudiantes de Sociología de la UBA cuando desde la Juventud del PTS denunciamos a los grupos de barrasbravas contratados por las agrupaciones K.

Hay que erradicar a las patotas con la organización estudiantil

Esto ultimo nada tiene que ver con la tradición ni la lucha del movimiento estudiantil, por eso desde Juventud del PTS repudiamos fuertemente estos métodos. Consideran que esta batalla sirve para sacar lecciones: a la derecha no le tiembla el pulso a la hora de montar operativos gigantescos o contratar patotas para reprimir a los estudiantes que se organizan en contra de sus políticas. Es solamente esta organización estudiantil, desde las bases la que puede frenarle la mano. Esto se vio de forma clara en la primera sede donde convocaron a sesionar a la asamblea, el campus de Agronomía, donde a pesar de las patotas y el amedrentamiento policial no pudo realizarse la Asamblea Universitaria.

Hay que seguir organizados para enfrentar todas las medidas que el rectorado de Juri nos quiera imponer. Ellos tienen patotas y policías pero nosotros tenemos nuestras fuerzas. Con asambleas, con organización y en las calles seguiremos plantándonos frente al avance de la derecha.





Temas relacionados

Universidad Nacional de Córdoba   /    Franja Morada   /    Federación Universitaria de Córdoba    /    Opinión   /    Córdoba   /    Universidad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO