Política

Bahía Blanca

Grupo fascista ataca la casa del responsable de Región Sanitaria y amenaza a personal de salud

Tiempo estimado 3:30 min


"Todo nuestro repudio a estos fachos negacionistas" expresó Nicolás del Caño. La explosión fue en el domicilio de Maximiliano Núñez Fariña, donde dejaron panfletos firmados por el autodenominado "Comando de Restauración Nacional" que amenazan de muerte a trabajadores de la salud y a la referente mapuche Olga Curipán.

Sábado 8 de enero | 14:36

"Quieren muertos... Los van a tener" dice el panfleto firmado por el autodenominado "Comando de Restauración Nacional", el mismo del atentado ocurrido en noviembre a la casa de la referenta mapuche Olga Curipán.

Se adjudican así la explosión en la casa del responsable de Región Sanitaria, ocurrida cerca de las 4 de la mañana. Nuevamente un atentado que recuerda los métodos de la extrema derecha y la Triple A en los ’70, firmado por el mismo grupo que en esa ocasión pedía libertad para los genocidas.

En el panfleto se consignan nombres y direcciones de trabajadoras y trabajadores de la salud a quienes se amenaza de muerte: directores de hospitales públicos, infectólogos y terapistas, señalando también a quienes apoyaron el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

Esta amenaza es un ataque gravísimo a todo el personal de salud que está en la primera línea ante la pandemia, lidiando con un sistema de salud saturado y desfinanciado mientras el gobierno no tomó en todo este tiempo medidas que vayan en la dirección de unificar el sistema público y privado para dar respuestas acordes a la situación.

El texto, además de rechazar el pase sanitario y toda restricción a la circulación, habla de una "falsa pandemia mundial" y acusa a los terapistas del "asesinato de personas sanas" en las terapias intensivas.

También señala que Olga Curipán se encuentra "sentenciada a muerte" por su participación en actos con la izquierda local, y por supuestos "atentados terroristas" de las comunidades mapuches, quienes en realidad están sufriendo una avanzada represiva por parte del Estado que defiende a terratenientes y megaempresarios.

El repudio al atentado fue muy extendido entre referentes políticos, sindicales, e instituciones de salud locales. En sus redes, el diputado del FIT-U Nicolás del Caño expresó: "Todo nuestro repudio a estos fachos negacionistas, solidaridad con todas las personas que han sido atacadas y amenazadas.".

La impunidad de la que siguen gozando estos ataques de ultraderecha envalentona a estos grupos reaccionarios, no se conoce ningún avance en la causa por el atentado al local de La Cámpora en la ciudad (y está en manos de la jueza Marrón, que acaba de ser desplazada del caso de Facundo Castro por su accionar a favor de la policía bonaerense, y del fiscal Ulpiano Martínez, reconocido defensor de genocidas).

No se puede esperar de brazos cruzados mientras el Estado deja espacio para que se repitan estos ataques. Es necesaria la más amplia movilización para enfrentarlos y lograr el esclarecimiento y castigo a los responsables, y en la ciudad hay poderosas organizaciones de trabajadores, sociales, políticas, que tienen que romper la pasividad para dar respuestas a la altura.

Señaló la excandidata a concejala por el FIT-U y referente del PTS, Daniela Rodríguez: "llamamos a los sindicatos, organizaciones políticas, sociales y de Derechos Humanos a responder masivamente en las calles para enfrentar a estos grupos reaccionarios".





Temas relacionados

Ultraderecha   /    Negacionismo de la pandemia   /    Trabajadores de la salud   /    Pueblos Indígenas   /    Atentados   /    Extrema derecha   /    Nicolás del Caño   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Bahía Blanca   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO