Cultura

Festival de Mar del Plata

Titane, shockeantes cuerpos en disputa

Tiempo estimado 3:04 min


Luego de un largo recorrido por los festivales internacionales, ganando la Palma de Oro en Cannes, llega a la 36º edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, el segundo largometraje de la Directora Julia Ducournau. Se presenta en la sección Hora Cero.

Edgardo Reynaldi

@edgardoreynald

Martes 23 de noviembre | 21:58

La primera película de Julia Ducournau, Raw, exploró la historia de una joven estudiante de veterinaria buscando encajar en el nuevo mundo universitario. Mientras, debe también forzarse a aceptar sus recientes e implacables deseos por el consumo de carne, en particular de carne humana. Canibalismo: un legado que corre en su familia.

Titane , su segunda película, también de terror, tiene innegables elementos de continuidad: sangre y shock, entre otros menos obvios, como las relaciones filiales, el azar de la transformación corporal sorpresiva, y un acercamiento particular al sexo.

En Titane, una joven Alexia (Agathe Rousselle), víctima de un accidente automovilístico, termina con una placa de metal en la sien. Años más tarde, la encontramos trabajando como bailarina exótica en exhibiciones de autos. Su cercanía con los autos no termina allí. Ella mantiene una peculiar relación erótica con los vehículos. Ecos a Cronenberg y Crash se presentan desde el inicio.

El personaje es de pocas palabras, como casi todos los que habitan la película. Y sin saber sus motivaciones, asistimos a escenas de alto calibre slasher donde Alexia asesina a casi cualquiera que se atraviese en su camino. Debido a estas acciones, toma medidas drásticas (brutales como gran parte de las acciones que transcurren durante todo el film) para esconder su identidad. Su transformación hace que un jefe de bomberos, afectado por los anabólicos que se inyecta regularmente, la confunda con su hijo, Adrien, desaparecido varios años atrás.

Alexia comienza múltiples cambios físicos. Su cuerpo la traiciona y la película no escatima en escenas donde aquel se conmociona arrebatado y deshecho entre vómitos, arañazos, y presencias invasivas. Por otro lado, ahora como Adrien, es empujada a habitar una nueva relación padre/hijo, decorada por un ambiente de caricaturesca virilidad en el cuartel de bomberos donde testearan su hombría.
La historia es acompañada por una cinematografía que acentúa el neón, el flash, y el color que va de la incandescencia del fuego al brillo del metal. El score, a cargo de Jim Williams, quien estuvo detrás de la música de Possessor de Brandon Cronenberg, crea un ambiente denso.

El resultado es una sensación de peligrosa sensualidad nocturna y misteriosa, creando el ambiente propicio para una película incesante, que agresivamente nos sumerge en un mundo de reglas propias: el cuerpo es una zona de batalla, la intimidad comulga con las maquinas, la familia se reconfigura entre el error y el capricho, y la identidad personal se fuga hasta el desgarro.

Las próximas funciones se realizarán el martes 23 a las 15:30hs. y el domingo 28 a las 21:00hs.





Temas relacionados

Festival de Mar del Plata   /    Cine   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO