Sociedad

Fracking

Sismos en Sauzal Bonito: “Hay un vínculo directo con el fracturamiento hidráulico en Vaca Muerta”

Tiempo estimado 5:54 min


Los sismos en Sauzal Bonito no cesan. Iniciaron desde la llegada del fracking en Vaca Muerta. Alerta Spoiler conversó con Silvana Liz Spagnotto, Doctora en Geofísica especializada en Sismología, Investigadora del Conicet y profesora de la Universidad Nacional de San Luis.

Viernes 6 de agosto | 13:08

⚠️ FRACKING: ALERTA POR SISMOS EN NEUQUÉN | Entrevista a Silvana Liz Spagnotto Dra. en Geofísica #AS - YouTube
  • Lo más llamativo es el cambio en la sismicidad. Hasta el 2015 no había sismos en esa zona. Y de repente tenemos más de 200 sismos localizados sentidos. Entonces uno ya empieza a preguntarse sobre sismos disparados, que pueden ser por actividades naturales o artificiales. Fuimos descartando las posibilidades de que fuera desde lo natural. Y tenemos una certeza, o vemos que hay un vínculo directo con el fracturamiento hidráulico.
  • No en todos los lugares donde se realice fracturamiento hidráulico se van a disparar sismos. Para que se produzcan sismos disparados, tiene que darse una condición de estrés en la falla, para que uno con el fracturamiento hidráulico le de lo que le falta, y rompan. Los sismos van a romper por fallas que ya existen. Los sismos que había naturalmente se daban más al oeste, y tienen que ver con el levantamiento andino. Uno a veces registra sismos bastante más al oeste que por algunas condiciones los esfuerzos migran el este. En este caso, uno no esperaría tener la cantidad de sismos que tiene ahora. Entonces hay que ver qué podría haber desencadenado en esta zona la sismicidad.
  • Descartamos que los sismos fueran activados por sismos en otras mega fallas. Vimos que los cambios de estrés estático no eran demasiado importantes desde 2010, y que además no se habían disparado inmediatamente. Miramos incluso desde 2015 otros sismos grandes que hubo en Chile, y no hay una relación directa con cambios de estrés estático como para que se active la sismicidad.
  • ¿Qué otra cosa nos queda que pueda llegar a disparar sismos? Bueno, el caso de los diques. El peso del agua, a veces lubrica fallas y dispara sismos. Y nosotros tenemos en este caso el llenado de los diques cercanos, pero en este caso la sismicidad nosotros suponemos que ya habría parado y no debería estarse moviendo. Nosotros mostramos un mapa en donde se ve que la nube de sismos se fue moviendo, en 2018, 2019, hacia el noroeste. Y una de las hipótesis que planteamos es que podría haber tenido que ver con la liberación de los esfuerzos. Sin embargo, luego de plantear esta hipótesis hemos recibido datos de los pozos, y parece que justo ha coincidido con el cambio en las zonas donde se ha ido realizando fractura hidráulica.
  • Otra cosa bastante llamativa, en el cambio temporal de los sismos, es que por ejemplo en 2020, coincidentemente con la pandemia, también hay menos sismos. Entonces, nosotros cada vez tenemos más certeza de que los sismos son inducidos por el fracturamiento hidráulico.
  • La tesis de Sebastián Correa - Otto muestra localizaciones muy precisas, de cerca de un kilómetro, y hasta se puede ver cuáles serían las estructuras que se están activando, que son estructuras strike slip, que son fallas de rumbo verticales, que son las más fáciles de romper en cuanto a los esfuerzos. Y están muy cerca de los pozos. No están cerca del peso de los diques.
  • Uno podría clasificar la magnitud de los sismos de leves a moderados si solo se mira la energía liberada en un sismo. Desde la sismología clásica uno puede pensar que un sismo de magnitud 3 o 4 no es tan complicado si lo compara con uno de magnitud 8 que puede haber en la zona de subducción. Eso es correcto en el sentido de la energía liberada. Pero tenemos que tener en cuenta una cuestión muy pero muy importante a la hora de calcular riesgos, que es la superficialidad de los sismos. Estos sismos tienen profundidades de 3 kilómetros. O sea que la cantidad de roca que puede atenuar esas vibraciones es muy baja, si uno la compara con los sismos de Chile que tienen 40 o 50 kilómetros de roca arriba que amortigua los movimientos, por más que sean de mayor magnitud. La profundidad del sismo es casi el dato más importante para calcular el riesgo.
  • Y el otro dato es el tipo de suelo. Hay rocas que pueden casi comportarse como un líquido, como las arenas. Que en caso de vibración se te cae la casa. Otras rocas son más blandas, que amplifican los movimientos. Y después vi zonas de rocas que no amplifican los movimientos. Además hay un tercer factor a la hora de calcular el riesgo, que es de qué lado de la falla estoy. Si yo estoy en el labio superior de la falla o en el labio inferior, de acuerdo al tipo de movimiento de la falla van a encontrarse las máximas aceleraciones estimadas. Entonces, decir que estos sismos son moderados a leves solo por una cuestión energética, está mal, porque el riesgo es altísimo igual.
  • En el trabajo de Gail Atkinson de 2020, que ha hecho una recopilación de los sismos inducidos en el mundo, por la geotermia y el fracking asociado a hidrocarburos, afirma que son zonas que no estaban preparadas para recibir sismos. Entonces, no estaban preparadas desde la construcción sismoresistente, primera cuestión grave a la hora de calcular riesgos. Entonces yo como sismóloga digo que no nos podemos quedar solo con la magnitud del sismo. Tampoco podemos saber cuál es el sismo máximo esperable, porque seguimos cambiando las condiciones de inyección. Entonces, con urgencia hay que tomar construcciones antisísmicas o sismo resistentes, porque las aceleraciones no son bajas en la zona.
  • También hay un riesgo más, que es que se pueden producir deslizamientos en las laderas. Entonces si nos acercamos mucho a las laderas, corremos el riesgo de que se nos caigan. Han muerto ovejas por deslizamientos que hubo en la zona. El riesgo es importante y hay que tomar medidas con urgencia.




Temas relacionados

Sismos en Vaca Muerta   /    Vaca Muerta   /    Neuquén   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO