Mundo Obrero

COORDINACIÓN EN EL BAJO FLORES

Bajo Flores: Jornada nacional de lucha en defensa de la salud pública y por los reclamos de la 1-11-14

Tiempo estimado 7:24 min


Este miércoles en Bonorino y Castañares, trabajadores del Hospital Piñero y su área programática, junto a docentes, vecinos y distintas organizaciones del barrio realizarán un corte uniendo sus reclamos.

Hernán Cortiñas

Congresal Unión de Trabajadores de la Educación (UTE)

Melina Michniuk

Lic. en Psicología. Concurrente en el Hospital Piñero.

Martes 9 de junio | 12:52

Trabajadores de la salud del Hospital y Cesac dependientes del Piñero, docentes y vecinos, junto a organizaciones del Bajo Flores, realizarán el miércoles 10/6, a las 12hs, un nuevo corte en Bonorino y Castañares, a metros del Cesac 40, en el marco de la jornada nacional de lucha en salud que convocan la APPS, CICOP, AGIHM, APACSA, Asoc. de Profesionales del Garrahan, ALE, Comisión interna del Htal. Italiano, UTS-Córdoba, entre otros. También participarán los docentes de Ademys, uniendo así los guardapolvos docentes con los de los trabajadores de la salud. El corte en el Bajo Flores será la única acción de esa jornada que nuclee la preocupación por “¿quién cuida a los que cuidan?”, junto con la acuciante realidad de los barrios populares.

El corte incluirá el pedido de equipos de protección personal (EPP) para los trabajadores de la salud, la exigencia del bono que prometió el gobierno nacional y que jamás se pagó, el pedido de testeos masivos para prevenir el contagio entre los trabajadores de la salud, el pedido de más recursos con el impuesto a las grandes fortunas, hasta protocolos acordes a la realidad del barrio. También se suma la denuncia por el hacinamiento, la falta de agua y de conectividad gratuita para poder estudiar, además de ayuda alimentaria nutritiva y universal; como se planteó desde el amparo presentado por Myriam Bregman y Alejandrina Barry del Frente de Izquierda, junto a la Red de docentes y organizaciones del Bajo Flores y cooperadoras, y que tiene un fallo favorable que Larreta incumple.

Esta acción surge de la necesidad de continuar coordinando esfuerzos, tras el corte realizado en Curapaligüe y Cobo en el Bajo Flores hace dos semanas. Fue planificada en una reunión pública virtual donde estuvieron presentes trabajadores de la salud del Hospital Piñero y sus Cesac, delegados de la Verde y Blanca de ATE capital, compañeros de la lista Marrón opositora en el sindicato; también estuvo J. Adaro, secretario Gral. de Ademys, y docentes de la corriente 9 de Abril y de la Lista Roja; trabajadores de la Textil Elemento y de la gráfica recuperada Chilavert, la corriente piquetera “Teresa vive”, docentes del Plan Fines, de Paebyt y de diversos Bachilleratos Populares y de Centros Infantiles, además de docentes de las escuelas de la zona. Estuvieron representantes de Flores Solidario, Seamos Libres, Casa Dora Barrancos, trabajadores del Proyecto adolescentes de Desarrollo Social CABA, miembros del FOL, representantes de Nuevo encuentro - comuna 7, La Cámpora, Polo Obrero, Cooperativa de Producción y Aprendizaje (COOPA), entre otros.

Allí el debate fue intenso con compañeros que se oponían a movilizar para “no romper la cuarentena”, como argumentaba por ejemplo el referente de la Verde y Blanca de ATE, entre otros. Un argumento que muchos de los presentes consideraron insuficiente, ya que el pico de contagios en el barrio se está dando por el hacinamiento, un problema que, en conferencia de prensa compartida, Larreta y Fernández dijeron que “era previsible”, pero para lo cual no tomaron ni una medida en todos estos meses de cuarentena. Como denunció la asamblea de trabajadorxs del Htal. Piñero, el Detectar llega tarde y mal implementado, a lo que se suma la militarización de los barrios como el anuncio del ejército en la 1-11-14 o en la transformación “en gueto” hasta hace pocos días de la Villa Azul, en Quilmes.

Hacinados no hay cuarentena posible, y son nuestros pacientes y estudiantes los que viven en esas condiciones. Además, nuestros derechos tampoco se toman cuarentena, la crisis desnudó la precariedad del sistema de salud desfinanciado desde hace años por todos los gobiernos. Producto de este debate, la agrupación marrón salud (PTS/FIT) propuso como consigna del corte “salud, pan, trabajo y vivienda digna: los gobiernos son responsables”, que tuvo el apoyo de la mayoría, a pesar del rechazo del sector referenciado en el Gobierno nacional.

Frente a la desorganización que generó la pandemia y la división que promueven los sindicatos históricamente, esta novedosa iniciativa de coordinación democrática que fomenta la solidaridad entre distintos sectores de trabajadores y quienes más se ven golpeados por la crisis en los barrios populares, se vuelve cada vez más necesaria ante la inminencia del pico de contagios que se proyecta para fines de junio y la gran incógnita frente si al sistema de salud será capaz de dar a basto. Los Gobiernos no vienen dando respuesta a la altura de lo que está pasando, en el Bajo Flores ya murieron 20 vecinos, varios de ellos referentes sociales, cuyas muertes eran evitables, lo que las convierte en un crimen social. Además la crisis económica y social que se profundiza a medida que avanza la cuarentena y que no parece mejorar en lo inmediato cuando la pandemia pase, hace imperioso desarrollar este tipo de experiencias para coordinar y potenciar la respuesta obrera y popular que comienza a surgir.

Te puede interesar: Rebelión y paro en Mondelez Pacheco por casos positivos de Covid-19

La organización y movilización es la única forma de enfrentar estos ataques y plantear una salida de conjunto alternativa a que seamos los mismos de siempre los que paguemos la crisis. Por eso es más que urgente que los sindicatos mayoritarios que critican el accionar de Larreta en la ciudad, como ATE y UTE de la CTA, se pongan a la cabeza de estos reclamos y llamen a medidas de lucha. Sin embargo, la verde y Blanca de ATE propone desviar la organización en mesas chicas de trabajo con representantes de ambos gobiernos, en una lógica de integración al pacto de gobernabilidad entre CABA y Nación. La misma lógica que le imprimen a los comités de crisis, que por su inacción y métodos burocráticos terminan avalando la cuarentena sin EPP, sin testeos, con medidas tardías y mal diseñadas, etc. Frente a esto, desde La Marrón proponemos que hay que organizarse desde abajo, impulsando cuerpos de delegados con mandato en todos los lugares de trabajo, con representación de todos los sectores. No queremos espacios de reunión a puertas cerradas con las direcciones y funcionarios. Creemos que la participación en los comités de crisis tiene que estar sujeta a los mandatos de base, de quienes día a día ponemos el cuerpo para trabajar en la primera línea.

Te puede interesar: Coronavirus: ¿qué propone la izquierda para enfrentar la pandemia?

Centralizar el sistema de salud, como se negó a hacer el Ministro de Salud de la Nación, es una medida elemental para poner a disposición todos los recursos. También lo es garantizar conectividad y dispositivos en las barriadas populares y villas para que cada familia cuente con los elementos mínimos para continuar con su educación durante la cuarentena. Asimismo, el impuesto a las grandes fortunas para obtener recursos para salud, para viviendas dignas e IFE para todos los que perdieron ingresos, con un salario de cuarentena de $30mil. El no pago de la deuda para que la plata no se la sigan llevando los especuladores y se ponga en función de las necesidades del pueblo trabajador.





Temas relacionados

Hospital Piñero   /    Villa 1-11-14   /    Alejandrina Barry   /    Crisis de la salud pública   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO