Deportes

RUGBY

Apostillas del Mundial de Rugby

Tiempo estimado 7:36 min


Arranca en la mañana bien temprano: a las 7.45 h sale a la cancha el equipo anfitrión, Japón, que recibirá a Rusia. Perspectivas de los equipos, grupo por grupo.

Matías Fabrizio

Periodista deportivo @matiasfabrizio

Jueves 19 de septiembre | 22:50

En la madrugada de mañana comienza la Copa del Mundo de rugby, a disputarse en Japón. El local dará el puntapié inicial enfrentando, por el Grupo A, a Rusia en Tokio. Comenzará a las 7.45hs de Argentina y será el único encuentro de la primera jornada. La actividad sigue el sábado con Australia vs Fiji (1.45hs), Argentina vs Francia (4.15hs) y un choque de titanes: Nueva Zelanda vs Sudáfrica (06.45hs). Hacemos un breve repaso de cada grupo para saber quiénes tienen chances de clasificar, qué buscara Uruguay en su cuarta RWC y qué pasa con los famosos All Blacks.

GRUPO A

La zona del local tiene una sola potencia, Irlanda, que al día de hoy es primero del ranking. Escocia es un equipo fuerte, que nunca llega a ser un candidato real más allá de alguna victoria ante algún otro pesado. Los verdes no superaron jamás los cuartos de final, y de hecho dos veces no pudieron siquiera llegar ahí: en 1999 y 2007, cuando se cruzaron con Argentina. Sus vecinos de las islas británicas, en cambio, fueron 4tos en 1991.

La lógica sería que estos dos equipos clasifiquen a la próxima instancia, pero ojo con Japón: en 2015 pegó el golpe más fuerte en la historia de los Mundiales al vencer a Sudáfrica. El rugby, y quizás el básquet, son los deportes más lógicos, donde el que es claramente mejor, en condiciones normales, gana siempre. Por eso aquel 34-32 fue tan resonante. Tienen una liga profesional a la que llegan grandes figuras habitualmente y presentaron hasta esta temporada a los Sunwolves, una franquicia en el Super Rugby. Rusia y Samoa completan el grupo, sin demasiadas oportunidades, en principio, de hacer mucha fuerza.

GRUPO B

La discusión será quién primero y quién segundo. Si los All Blacks (ver aparte) o los Springboks, y eso se resuelve cuando se crucen el sábado, será el cuarto partido del Mundial. Los sudafricanos son bicampeones, ganaron en 1995 el famoso torneo que tuvo a Nelson Mandela alentando en cada partido y en 2007, cuando el cortaron en semis la ilusión a los “Pumas de Bronce”. Tienen un estilo marcado, que se mueve un poco según alguna camada o algún entrenador, pero es palpable: fuertes en lo físico, buen uso del pie, más táctico que Nueva Zelanda o Australia, presión y buena defensa.

Italia, Namibia y Canadá son los otros seleccionados del grupo B. No entran en la cuestión para clasificar, solamente para ser terceros (seguramente sean los europeos) y clasificar al Mundial 2023.

GRUPO C

Inglaterra es el único campeón europeo de Mundiales, lo fue en 2003 de la mano (del pie izquierdo, en realidad) de Jonny Wilkinson. Y viene en busca de revancha porque en 2015, cuando fueron locales, quedaron afuera en una primera ronda durísima que tenía a Gales y a Australia. Son los candidatos a ser primeros, por eso es trascendental el partido entre Argentina y Francia del sábado: el que gane, encarará el torneo con un pie adelante para ser segundo y pasar a 4tos.

Los franceses fueron subcampeones en 1987, 1999 y 2011. Se puede decir que son los que más merecen un título en función de los Mundiales que han jugado, ya que supieron eliminar en algunas ocasiones a Nueva Zelanda y tiene una de las ligas más importantes del mundo. ¿Tonga y Estados Unidos? Dos estilos distintos de jugadores fuertes en lo físico que, lamentablemente para Argentina, van a molestar bastante.

GRUPO D

Australia y Gales vuelven a cruzarse como en 2015, esta vez con menos tensión puesto que no hay un tercero en discordia, como fue esa vez Inglaterra. Salvo que tengan falencias en lo táctico, no van a fallar en ganarle a Fiji y, como en el Grupo B, tendrán un mano a mano por el primer puesto. Los Wallabies, campeones 1991 y 1999, tienen grandes nombres a la hora de desequilibrar en ataque, son dinámicos y entretenidos para ver. El Dragón llega con alguna baja importante por lesión pero siempre se las ingenia para ser peligroso, jugar bien y ganar.

Los isleños en general, y Fiji en particular, son los Globetrotters del rugby: desorden, locura, velocidad, ritmo. Show sin demasiada conciencia táctica y, salvo la clasificación a 4tos en 1987 y 2007, sin resultados. Georgia es lo opuesto: fuertes, cerrados, conservadores, ordenados. Completa el grupo Uruguay (ver aparte).

LOS TEROS – URUGUAY

Tienen una historia y un desarrollo con puntos de contacto con Argentina. El rugby nació a través de inmigrantes ingleses y, mientras que acá logró popularizarse un poco, en Uruguay quedó más restringido a los colegios británicos que luego formaron clubes. Hoy en día tienen un centro de alto rendimiento instalado en el Estadio Charrúa y los planes trazados para el desarrollo están inspirados en los que planificó la UAR en la última década. Hoy en día hay muchos jugadores uruguayos insertándose en la nueva liga profesional de Estados Unidos.

Según dijo en algunas entrevistas su entrenador, el argentino Esteban Meneses, World Rugby les trazó algunos objetivos particulares en lo numérico para este Mundial: perder por no más de 30 puntos ante Australia y Gales, y por no más de 15 ante Fiji y Georgia. La preparación para este torneo, teniendo en cuenta la competencia que vienen teniendo en los últimos siete u ocho años a nivel club y a nivel selección, es sin dudas la mejor de su historia. Con eso, la estrategia acertada para cada rival (hablando mal y pronto, Fiji y Georgia son polos opuestos, no se los podría contener con la misma receta) y buen nivel individual, tal vez puedan cumplirlo.

NUEVA ZELANDA

El rugby allí es una religión. Y no tiene ateos. Es EL deporte. Todos saben de rugby, todos miran rugby, todos juegan o jugaron rugby. Hay familias de abuelo, padre e hijo con trayectoria en selecciones o equipos de primera línea. El chiste sobre Nueva Zelanda es que el puesto de entrenador de los All Blacks tiene más presión que el de la primera ministra Jacinda Ardern.

Son los candidatos de siempre, aunque hoy el ranking de World Rugby ponga a Irlanda por delante, y el sueño de cada selección es ganarles. Dominan a todas las demás potencias, ganan un torneo tras otro, rompen récords y, aunque parezca imposible que mejoren, también lo hacen y agregan cosas nuevas a su juego cada temporada. Hablamos del equipo, cualquiera sea la época y el deporte en cuestión, más exitoso de la historia. Son dueños del mejor registro de victorias sobre partidos jugados: 452 triunfos en 585 juegos, es decir, el 77,26 %.

La única mancha que han tenido la borraron hace casi diez años: después de ser campeones mundiales en la primera edición, en 1987, recién en 2011 pudieron repetir. Sudáfrica y Australia lograron ganar el título dos veces, mientras los All Blacks cosechaban cada cuatro años una decepción nueva. Graham Henry pegó el volantazo y apuntó a educar a los jugadores, ya híper profesionales, con la idea de ser los mejores también afuera de la cancha. El hombre, que ya es leyenda, dio en el clavo. Ganaron el Mundial 2011 y, ya con el ascenso de Steven Hansen de colaborador a entrenador principal en reemplazo de su ex jefe, también ganaron el 2015. No sólo quebraron el maleficio, sino que ahora son los únicos en tener tres Mundiales ganados y los únicos en hacerlo dos veces al hilo. Y no sea cosa que este año en Japón...





Temas relacionados

Uruguay   /    Los Pumas   /    All Blacks   /    Rugby   /    Japón   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO