Política

CRISIS NACIONAL

Como no les gustó el resultado, hacen golpe de mercado contra el pueblo trabajador

Tiempo estimado 6:20 min


Un planteo de emergencia de la izquierda: paro activo de 36 horas en defensa del salario y el empleo. Hay que imponerles a la CGT y la CTA el fin de la tregua. Por una salida de fondo para que la crisis la paguen los capitalistas.

Martes 13 de agosto | 12:34

Los resultados de las elecciones del domingo han dado lugar a la apertura de un nuevo momento de la crisis.

Como advirtió el Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad durante toda la campaña hacia las PASO, lo peor aún no pasó sino que está por venir de la mano de las imposiciones del capital financiero internacional y el FMI, que las patronales no dudarán en descargarlo sobre el pueblo trabajador mediante inflación, despidos y suspensiones.

Menos de 24 horas después de la elección, los “mercados” (es decir, los grandes banqueros, empresarios y terratenientes) están mostrando cómo funciona la “democracia” capitalista. Como no les gustó el resultado electoral, que fue un duro revés para el Gobierno de Macri que es agente directo de sus intereses, unos pocos inversores han desatado una corrida contra el peso y fuga de capitales que, al momento de escribir, llevó el dólar a más de $ 60.

Las consecuencias inmediatas son que se está profundizando el ataque al salario, las jubilaciones, los planes de asistencia social y se acelera una recesión con despidos. En supermercados de todo el país ya se están remarcando los precios.

Durante las próximas horas veremos cómo recrudece la inflación, afectando la vida de millones.

La población vota, pero bajo este sistema capitalista el destino del pueblo trabajador lo deciden los “mercados”.

Paro activo de 36 horas ya y plan de lucha

Mientras las grandes mayorías empiezan a sufrir un nuevo golpe a sus condiciones de vida, las cúpulas sindicales de la CGT y la CTA siguen mirando para otro lado. Son las mismas burocracias que nos llamaron a dejar pasar los ataques de Macri durante años, pidiendo que solamente esperemos a las elecciones y hagamos campaña por el Frente de Todos.

Es necesario imponerles ya que rompan la tregua. Tenemos que impulsar una fuerte campaña en todo el país, con asambleas en todos los lugares de trabajo, para exigirles que impulsen ya un paro nacional activo de 36 horas, con movilización, y que se continúe con un plan de lucha, en defensa del salario, las jubilaciones y los planes sociales. Que convoquen a un Congreso de Delegados de base con mandatos donde se vote un programa para defender los intereses del pueblo trabajador.

Entre las reivindicaciones de emergencia más importantes tenemos que plantear: para que no licúen nuestros ingresos, luchar por imponer una cláusula gatillo para que los salarios, jubilaciones y planes aumenten de forma automática al mismo nivel que la inflación todos los meses; anulación de los tarifazos, que se retrotraigan a niveles de 2016 y después no puedan aumentar más que los salarios; defensa de todos los puestos de trabajo, apoyo a todas las luchas y ocupación bajo gestión obrera de toda empresa que cierre o despida masivamente, exigiendo su estatización.

Por una salida de fondo

Pero más allá de estas medidas de emergencia, el destino del pueblo trabajador depende de la reorganización del país sobre nuevas bases.

En estos meses se seguirán profundizando los ataques a las mayorías. Por eso es urgente que la clase trabajadora y el pueblo oprimido tomemos el destino en nuestras manos, si no queremos que una vez más una crisis termine con un saqueo como el de 2001 y tantas otras veces, que están presentes en la memoria popular.

Para eso es necesario discutir cuáles son las medidas de fondo que necesitamos.

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, venía planteando la necesidad de una devaluación. A su vez, sus referentes económicos plantearon que no romperán con el FMI y que “honrarán” las deudas con el capital financiero internacional.

Desde el PTS y el Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad creemos que por ese camino solo se profundizarán las penurias populares. Para evitar la catástrofe planteamos como medidas fundamentales: ruptura con el FMI y no pago de la deuda, plata para trabajo, salud, educación, vivienda y jubilaciones; nacionalización de la banca para evitar la fuga de capitales y defender los ahorros populares; monopolio estatal del comercio exterior; basta de tarifazos, estatización bajo gestión de trabajadores y control de los usuarios de todas las empresas de servicios públicos; expropiación de los grandes terratenientes; por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito y todas las demandas del movimiento de mujeres.

En ese camino, nosotros, que planteamos que la única salida de fondo puede ser un gobierno de los trabajadores y el pueblo oprimido, pero que sabemos que esta perspectiva aún no es compartida por las grandes mayorías, hacemos una propuesta de emergencia ante la crisis para poder llevar adelante este programa: pelear por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana que discuta y resuelva las medidas para satisfacer las necesidades del pueblo trabajador, que la crisis la paguen los capitalistas y reorganizar el país sobre nuevas bases. Impidamos de esta manera que sean "los mercados" y las instituciones de este régimen para ricos las que decidan, como el Senado reaccionario y antidemocrático que responde a los gobernadores ajustadores y se renueva sólo por tercios, o la Corte Suprema de Justicia que avala la precarización laboral y todas las medidas antipopulares.

Nosotros planteamos una Asamblea Constituyente libre y soberana, que sea capaz de expresar verdaderamente la voluntad popular, que esté conformada por un diputado cada 20 mil habitantes, que sus miembros no formen una casta privilegiada como las que pueblan el Congreso actual sino que todos aquellos diputados sean revocables y cobren lo mismo que un docente. Una Constituyente que tenga plenos poderes para abordar todos los grandes problemas nacionales sin restricciones, que no esté limitada por ningún supuesto “contrapeso” y ninguna de las instituciones del actual régimen tenga el derecho de suspender o vetar las medidas que esta vote.





Temas relacionados

Frente de Izquierda y de Trabajadores - Unidad 2019   /    Crisis    /    Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS)   /    FMI   /    Devaluación   /    Dólar   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO