Política

NACIONAL

Hijos de Rodolfo Walsh y Roberto Santucho pidieron apertura de archivos

Tiempo estimado 5:50 min


Patricia Walsh y Mario Santucho, junto a familiares e hijos de desaparecidos y asesinados por dictadura y la Triple A, se presentaron hoy ante la Agencia de Acceso a la Información Pública para exigir que se abran los archivos de sus familiares. Lo hicieron patrocinados por Myriam Bregman, abogada del CeProDH y querellante en causas de lesa humanidad.

Martes 23 de abril | 19:20

El pedido se da en el marco de la nueva desclasificación por parte de Estados Unidos de nuevos archivos sobre la dictadura argentina que fueron entregados al gobierno nacional, y del reciente "fallo Savoia" donde la Corte Suprema señala que se deben desclasificar en forma efectiva los decretos secretos del período dictatorial.

Este reclamo es una de las demandas más sentidas por los organismos de derechos humanos, los sobrevivientes y los familiares de detenidos desaparecidos, y es una responsabilidad que el Estado no puede eludir. Es la única manera efectiva de saber qué pasó con los desaparecidos, qué pasó con sus cuerpos, cómo fueron los operativos en los que fueron secuestrados o asesinados.

Es por eso que Mario Santucho y Patricia Walsh reclamaron hoy en su presentación, la entrega de los archivos sobre sus familiares y sobre ellos mismos. Lo hicieron junto a integrantes del CeProDH Alejandrina Barry, hija de desaparecidos, Andrea Robles, hija de César, asesinado por la Triple A y Gloria Pagés, hermana de desaparecidos, que también reclamaron los archivos producidos sobre sus familiares durante y antes de la dictadura. Todos ellos son patrocinados por Myriam Bregman, querellante en causas contra los genocidas, Liliana Mazea, reconocida abogada en causas de lesa humanidad, y Matías Aufieri, abogado del CeProDH (Centro de Profesionales por los Derechos Humanos).

En el "caso Walsh", la existencia de los “archivos de la represión” fue reconocida por los propios genocidas durante las audiencias. También hubo genocidas como Acosta o Pernías que reconocieron que existían legajos de los detenidos.

"Todo ello me permite afirmar que los archivos de mi padre, de mi hermana María Victoria y los míos propios existen, más aún si se tiene en cuenta el especial énfasis y animosidad que tenía la dictadura genocida para con Rodolfo en particular y para con la familia Walsh en general. La pregunta es qué nos hacemos entonces es cuál fue el destino de esos archivos", nos dice Patricia Walsh. De eso se trata el pedido que hoy han presentado

El reclamo por el destino del cuerpo de Roberto Santucho

Mario Antonio Santucho es hijo de Mario Roberto, secretario general del PRT ERP, asesinado por la dictadura genocida que escondió e hizo desaparecer su cuerpo. Su madre, Liliana Delfino también fue llevada a Campo de Mayo y continúa desaparecida. Él mismo, siendo apenas un bebé, fue secuestrado y llevado a un Centro Clandestino de Detención; luego su familia lo lleva a Cuba donde estuvo exiliado el resto de su niñez.

Mario señala que "en las búsquedas de verdad y justicia pudimos averiguar sobre la persecución y desaparición de mis padres. Algunos elementos fueron hecho públicos por las autoridades. Sin embargo, aun hoy seguimos desconociendo muchas cuestiones referidas a su desaparición, que son esenciales para reconstruir nuestra historia. ¿Quienes los secuestraron? ¿Cómo llegaron hasta ellos? ¿Y qué hicieron con sus cuerpos? Es por eso que hoy me presento a solicitar toda la información que se encuentre en poder del Estado argentino."

Los archivos existen

Myriam Bregman es abogada y querellante de numerosos familiares de desaparecidos y de sobrevivientes de la dictadura. En estos años, desde el inicio de los juicios, la apertura de los archivos ha sido uno de los principales reclamos, sin los cuales el acceso a la verdad depende de que una y otra vez sean los sobrevivientes y familiares los encargados de buscar y encontrar esa verdad.

"Es el Estado quien debe darnos esa información. Y la niegan sistemáticamente a pesar de haber promulgado decretos como el 4/2010 que ordena revelar la información en poder de las Fuerzas Armadas", señala Bregman, quien sostuvo que “lo que falta es la voluntad política de abrirlos y que podamos acceder a archivos y documentos que el Estado escondió por años con relación a los detenidos desaparecidos, asesinados, torturados, los responsables políticos y materiales y todo el entramado de la dictadura con importantes empresas y la jerarquía de la Iglesia. No tienen más excusas la ley y la jurisprudencia de la Corte los obliga a darnos esa información."

En los pedidos que se han realizado hoy, se da cuenta de una gran cantidad de pruebas que dan cuenta de que los archivos existen. Bregman señala que por ejemplo "en la Causa ESMA varios testigos señalaron su existencia y concretamente, en el caso de nuestra compañera Alejandrina Barry fue la propia Secretaría de Inteligencia (ex SIDE – actual AFI) confirmó que poseía información sobre su padre Juan Alejandro Barry, su tío Enrique Barry y su mamá Susana Mata."

Hay muchos otros ejemplos que confirman la existencia de los archivos. Sin ir más lejos, en 2013, en instalaciones de la Fuerza Aérea, dependiente del Ministerio de Defensa de la Nación, aparecieron numerosos documentos secretos donde se conoció la existencia de áreas dedicadas al acopio y confección de listas de perseguidos por esa fuerza.

Finalmente, Myriam Bregman concluyó que "queremos que nos den los archivos. No vamos a bajar este reclamo por más tiempo que pase, la exigencia de verdad y de juicio y castigo está más vigente que nunca. No nos resignamos a no conocer el destino de los desaparecidos y a la impunidad a los genocidas".





Temas relacionados

Mario Santucho   /    Patricia Walsh   /    Rodolfo Walsh   /    Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA)   /    Myriam Bregman   /    Lesa humanidad   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO