Politica EE. UU.

ESTADOS UNIDOS

Sanders vota por mayor "seguridad" en la frontera a pesar de la oposición de progresistas

Tiempo estimado 6:05 min


Bernie Sanders fue notablemente uno de los pocos progresistas en el Congreso que votaron a favor del reciente proyecto de Ley de gastos para mantener al gobierno en funciones. Al hacerlo, le falló a la lucha en interés de los trabajadores inmigrantes y federales.

Jueves 21 de febrero | 16:27

El pasado jueves 14 de febrero, demócratas y republicanos en el Congreso acordaron un proyecto de ley para fondos gubernamentales que incluye 1,375 millones de dólares para vallas fronterizas en Texas y fondos adicionales para nuevos agentes de patrulla fronteriza y tecnología de seguridad fronteriza. El proyecto de ley fue aprobado por el Senado 83/16 y por la Cámara de Representantes 300/128 votos, con un amplio apoyo de demócratas y republicanos por igual.

De los 128 votos en contra del proyecto de ley, solo 16 procedían de demócratas, entre ellos los recién llegados Alexandria Ocasio-Cortez, Ilhan Omar y Rashida Tlaib. Casi todos los aspirantes demócratas para las elecciones de 2020 -algunos de los cuales, hasta hace poco, habíann votado de manera conservadora cuando se trataba de inmigración, como Kirsten Gillibrand- también han votado en contra del proyecto de ley, presumiblemente para distanciarse de las políticas xenófobas de Donald Trump, en tanto que cada uno se prepara para postularse para la Casa Blanca en la próxima elección.

Esta resistencia al proyecto de ley de financiamiento hace que sea aún más notable que Bernie Sanders, considerado por muchos como un incondicional de la Ley anti-establishment abandonada en el Congreso y candidato a la presidencia, votó a favor del acuerdo de gastos, un proyecto de ley que legitima la inquietud racista de Trump sobre la “crisis” en la frontera. Si bien numerosos políticos a la derecha de Sanders votaron en contra del proyecto de ley, como Kamala Harris y Cory Booker, Sanders se puso del lado de la gran mayoría de los demócratas en el Senado que optaron por aprobar el proyecto.

Puede interesarte: Un caso socialista contra Bernie 2020

Sanders explicó su decisión la noche de la votación, tuiteando:

"Aunque me preocupa este proyecto de ley, lo apoyé porque no puedo darle la espalda a los 2 millones de empleados federales y contratistas privados que se verían obligados a trabajar nuevamente sin paga. También me preocupan los millones de personas a quienes se les negaría el acceso a los servicios gubernamentales ”.

En otras palabras, para Sanders, votar por el proyecto de ley fue la mejor manera de evitar otro cierre gubernamental, cuyas consecuencias son mayores que las de una expansión de los recursos de el sistema de inmigración de los Estados Unidos.

Sanders dice que votar en contra del acuerdo “para evitar otro cierre” sería una traición a la gente trabajadora en los Estados Unidos. Pero ¿qué hay de darle la espalda a los miles de trabajadores y familias que esperan asilo en la frontera o a aquellos que corren el riesgo de ser asesinados por agentes de la patrulla fronteriza cuando intentan cruzar a los Estados Unidos? ¿Qué hay de dar la espalda a los inmigrantes que ya están en los Estados Unidos y que continuarán siendo arrestados y obligados a ir a centros de detención en condiciones abominables mientras esperan que sus casos sean procesados?

La forma en que Sanders articula el problema de la ley de gastos enfrenta a los intereses de los trabajadores, unos contra otros, como si oponerse a un acuerdo que pone en peligro la vida de los trabajadores y las familias que intentan cruzar a los Estados Unidos equivaliera a abandonar a los trabajadores que ya viven en los Estados Unidos. Dice así que la elección es entre proteger a los trabajadores inmigrantes y las familias o proteger a los trabajadores federales en los Estados Unidos.

Esta es una falsa dicotomía. Los intereses de los trabajadores en un país están íntimamente relacionados con los intereses de todos los trabajadores de todo el mundo. La amenaza que un proyecto de ley de financiamiento que asigna recursos a la “seguridad” fronteriza representa para las vidas y los medios de vida de las personas que vienen a los Estados Unidos para trabajar y mantener a sus familias es inseparable de la condición de los trabajadores estadounidenses amenazados por la posibilidad de trabajar sin paga y sin acceso a los servicios gubernamentales.

Ambos sectores de trabajadores están sujetos a los caprichos de la clase dominante y ambos padecen como resultado del aumento de las medidas de seguridad fronteriza provistas por este nuevo proyecto de ley. Éste sólo sirve a los intereses de los capitalistas para promover políticas xenófobas que financien cercas y muros. Separando y poniendo en peligro a los trabajadores y familias. Votar a favor del proyecto de ley va en contra de los intereses de los trabajadores, tanto los que ingresan a los Estados Unidos como de los que ya viven allí, es perpetuar una concepción estrecha y nacionalista de la clase trabajadora.

Además, este proyecto de ley de financiamiento ni siquiera es de interés inmediato para los dos millones de trabajadores que Sanders está “tratando” de proteger. El proyecto de ley no asigna dinero para el pago retroactivo de los miles de trabajadores federales de bajos salarios que perdieron el sueldo de un mes durante el cierre. No ofrece ninguna garantía de que Trump no cierre el gobierno y presione a los trabajadores federales mientras continúa la lucha por el muro fronterizo. El proyecto de ley ciertamente no impidió que Trump declarara un estado de emergencia que se espera desvíe 8 mil millones de dólares en fondos del gobierno hacia el muro, una medida que difícilmente mejorará la vida de los trabajadores en los Estados Unidos.

Sanders votó a favor del proyecto de ley “para evitar otro cierre”, pero ceder a las políticas racistas de la administración de Trump no es la forma de garantizar que los trabajadores federales reciban su salario o proteger los intereses de la clase trabajadora.

Debemos pedir a los trabajadores que proporcionen su propia solución a la perspectiva de un cierre gubernamental, una que no implique dar la espalda a los trabajadores y familias inmigrantes. Solo las movilizaciones independientes que luchan tan duramente contra las políticas de inmigración xenófoba como lo hacen contra los cierres mostrarán a Trump y todos en Washington que los trabajadores no tolerarán estos últimos ataques a sus intereses.

Publicado por Left Voice
Traducido por Raúl Dosta





Temas relacionados

Persecución a inmigrantes en EE. UU.   /    elecciones presidenciales   /    Politica EE. UU.   /    Muro Fronterizo   /    #AbajoelMuro   /    Bernie Sanders   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO