Internacional

BRASIL

Escándalo de corrupción del clan Bolsonaro a días de la asunción

Tiempo estimado 5:08 min


El policía retirado y exchofer del hijo de Bolsonaro, Fabrício Queiroz, está siendo investigado por transferencias millonarias a la esposa de Bolsonaro y otros miembros de la familia.

Viernes 28 de diciembre de 2018 | 13:02

A tan solo cuatro días de la asunción del ultraderechista Jair Bolsonaro a la presidencia de Brasil, un entramado de corrupción que se venía comentando hace al menos un mes salió a la luz. El tema es urticante ya que el combate a la corrupción fue uno de los ejes de la campaña de Bolsonaro, y ya había enfrentado acusaciones por utilizar financiamiento ilegal por millones de reales que habrían sido aportados por empresarios para comprar paquetes de envío masivo de WhatsApp antes de las elecciones.

El nuevo escándalo involucra a Fabrício Queiroz, policía retirado y exchofer de Flavio Bolsonaro, hijo del presidente, que fue electo senador en las últimas elecciones. Queiroz, además de tener un pasado que lo liga a las milicias paramilitares de Río de Janeiro, estaría involucrado en transacciones millonarias a la esposa el nuevo presidente y otros movimientos a miembros de la familia Bolsonaro.

Sin embargo al igual que con el caso del financiamiento ilegal para la campaña, el clan Bolsonaro parece esta, al menos por ahora, blindado por la justicia que se niega a investigar ninguna de las acusaciones.

De hecho el propio Queiroz apareció hace dos días en un programa de televisión para dar su versión de los hechos, y luego dijo que debería ser sometido a una cirugía de urgencia para evitar el llamado a declarar. Ante semejante "acting", el Ministerio Público (fiscalía) de Río de Janeiro señaló que consideraba convincentes los argumentos del policía retirado.

La misma justicia que se jacta de defender la "moral" y encabezar el combate a la corrupción, no consideraron digno de ninguna conducción coercitiva, o de ninguna medida cautelar las extrañas transacciones financieras que involucran a Queiroz junto a varios funcionarios del clan Bolsonaro, y depósitos en la cuenta de la familia del presidente electo. Para Flávio Bolsonaro, las explicaciones fueron suficientes, y aparentemente para el MP-RJ hasta el momento también.

Queiroz es investigado por movimientos extraños en su cuenta bancaria, que incluye cifras millonarios y depósitos en los días de pago en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro (Alerj). Esta información fue confirmada por el Consejo de Control de Actividades Financieras (Coaf).

A pesar de haber sido llamado a declarar por la Fiscalía en dos oportunidades, Queiroz faltó a ambas citaciones sin ningún tipo de explicación, más que la actual excusa de la operación urgente. Una operación que no parecía tan urgente hace dos días cuando en la entrevista del canal SBT se defendió diciendo que el dinero investigado era de supuestos negocios con venta de automóviles. Queiroz, sin embargo, no explicó los depósitos hechos en su cuenta por funcionarios del gabinete y familiares empleados por Flávio y el presidente electo.

"(Yo ganaba) cerca de R $ 10 mil al mes (como asesor)", dijo Queiroz. "Todavía tenía de mi ex-función, cerca de R $ 10 mil a R $ 11 mil (por mes), en torno a R $ 23 mil, soy un tipo de negocios, yo hago dinero", dijo Queiroz. "Me gustó mucho comprar autos en aseguradoras, yo compraba un carrito, lo mandaba arreglar, y lo vendía".

Curiosamente algunas de las grandes transacciones de este "hombre de negocios" tuvieron lugar el día de pago de Alerj e incluye por ejemplo el depósito del 99% del salario de su hija, que era empleada del entonces congresista Jair Bolsonaro y aparentemente se presentaba a sí misma como una personal trainer de celebridades globales y no como asesora del futuro presidente.

Consultado sobre los depósitos hechos a favor de la futura primera dama Michelle Bolsonaro, Queiroz dijo que "nuestro presidente ya aclaró, tenía un préstamo de 40 mil reales, fueron 10 cheques de R $ 4 mil".

Luego hizo una aclaración escandalosa en la que aseguraba que las transferencias eran entre miembros de su familia porque sus hijas trabajaban con él desde los 15 años y que el propio Queiroz se había encargado de conseguirles trabajo en como asesores de los diputados, por la relación que mantenía con ellos.

"Curiosamente" este declaración sobre un flagrante caso de nepotismo con la connivencia del clan Bolsonaro, no generó ningún tipo de comentario por parte del Ministerio Público.

La forma en la que la justicia está llevando este caso que involucra a la familia Bolsonaro es una nueva muestra de la absoluta parcialidad del poder judicial y de los medios que realizan condenan públicas cuando les conviene, aunque no existan pruebas. Al mismo tiempo omiten, ocultan, ignoran estos casos, según sus intereses políticos.

Este autoritarismo y las arbitrariedades del poder judicial tienen el objetivo de garantizar garantizar la continuidad del golpe institucional de Temer, y los ataques que vendrán con el gobierno de Bolsonaro.





Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /    Lava Jato   /    Corrupción   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO