www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
17 de octubre de 2020 Twitter Faceboock

LITERATURA
Cuatro poemas de Estela Figueroa
Lautaro Pastorini | @lautarillodetormes

Repasamos parte de la obra de la mítica autora de la capital santafesina que el año pasado reunió todos sus trabajos poéticos en El Hada que no invitaron publicado por la editorial Bajo la luna.

Link: https://www.laizquierdadiario.com/Cuatro-poemas-de-Estela-Figueroa

(foto: Natalia Leidermann en malonmalon.com.ar)

Es inevitable no sentirse un poco más solo cuando se cierra la última página de El hada que no invitaron. Es despedirse de la casa de Estela Figueroa (1), de su patio íntimo habitado por las ausencias, las plantas y los animales. Y por sus autores: Ezra Pund, Constantino Kavafis o Emily Dickinson. De verso corto y filoso, Estela es una poeta amable con el lector, pero sin ser para nada condescendiente.

Editado por Bajo la Luna, El hada que no invitaron reúne la obra poética de la autora santafesina entre 1985-2016, que incluye Máscaras sueltas (1985); A capella (1991); La forastera (2007) y una serie de poemas y relatos inéditos titulado Profesión: sus labores. En 1994 dirigió y recuperó, junto con otros colegas, la obra de su amigo Juan Manuel Inchauspe, que se volvió a editar en 2018 por la Universidad Nacional del Litoral.

LA MALA VIDA Y LA MALA POESÍA VAN JUNTAS (Máscaras sueltas-1985)
¿Qué puedo hacer?
Desvelada me levanto
camino unos pasos por el patio.
Un pájaro solitario canta monocorde
la desgracia de la tormenta.
Los gatos hambrientos me rodean.
Tienen miedo.
Los dejo junto a mí les digo unas palabras.
Los relámpagos recortan el paisaje
y parece que lo real terminara
donde termina el patio.
Sentada en el suelo caigo en cuenta
de que cada momento que pasa me acerca más a algo
de lo que no quiero estar cerca.
Me levanto y me refugio en la casa.
Los gatos me siguen. No tengo
el valor de echarlos. Que duerman aquí.

¿Terminaré como Celine (*)
muriendo solitaria
rodeada de diecisiete gatos?
¿Será en lo único en lo que nos pareceremos?
¡ay, estrella de la suerte
no caigas tan lejos de mí!

(*) Se refiere al escritor francés Ferdinand Celine.

“Y LLEGUES AL ATARDECER A UNA OSCURA MORADA” (*) (A capella 1991)
De aquel brazo enorme que empujaba el columpio
y de la niña allí sentada
¿qué?

Yo soñaba –ah vértigo, padre-
que iba a saltar expulsada
hacía las cimas de las grevileas
nevadas de luna
¿y qué?

Otros brazos me empujaron después.
Me ahogaron me sostuvieron
me hicieron soñar me alejaron…

Y a los cuarenta años es otra vez el parque.
Las grevileas ya no son tan altas.
La luna no da tanta luz
El columpio vacío apenas se mueve en el viento.
Pero tu brazo flaco aún me empuja.
Sólo que ahora es hacia una “oscura morada”
donde una vieja me espera.

(*) Se refiere a un verso de un poeta chino anónimo

LAS CARAS DE MIS HIJAS DESPUÉS DE LA INUNDACIÓN (La forastera 2007)
Es cierto eso que dicen.
Uno le da importancia a las cosas
después que las perdió.
Día tras día
hago el enorme esfuerzo
de reparar algo.
La foto de Florencia
en el jardín de infantes.
Los bordes blancos
carcomidos por la humedad.
Salvo su cara
la recorto con cuidado.
La coloco en el pequeño portarretratos redondo
que ahora está entre mis libros nuevos.

Con la foto de Virginia es más difícil.
Estaba enmarcada entre dos vidrios
y con un marco gris.
Lo recuerdo. Cerca del ventanal. En el comedor.

No resistió la fuerza del agua
la podredumbre del Salado.
Parecía un ángel
-que Dios tenga de mi
misericordia-.
Ahora parece una cara con lepra.

COMO A TRAVÉS
de un vidrio esmerilado
aparecen los rostros de los muertos.

No se ve el color de los ojos.
No se siente el olor de la ropa.

Están junto al marco de la ventana
inmóviles
pero esperándonos.

Implacables.

  •  Se agradece a Estela Figueroa por prestarnos estos poemas para su publicación y a Virginia Russo por la gestión.

    (1) Estela Figueroa nació el 12 de agosto de 1946 en la ciudad de Santa Fe, Argentina, donde reside.
    Publicó Máscaras sueltas (poesía, Centro de Publicaciones UNL, 1985); El libro rojo de Tito (reportaje, Centro de Publicaciones UNL, 1988); A capella (poesía, Ediciones delanada, 1991); Un libro sobre Bioy Casares (reportaje y ensayos de autores santafesinos, Ediciones UNL, 2006); La forastera (poesía, Ediciones Recovecos, 2007).
    En 2009, Ediciones UNL reeditó en un solo volumen dos de sus libros, reunidos bajo el nombre de ambos: Máscaras sueltas/A capella. En 1987, Máscaras sueltas tuvo su traducción y edición italianas: Maschere Mobile (Ferri Editora, Florencia, 1987). Realizó trabajos para cine y teatro. Coordinó talleres literarios en el Pabellón de menores de la cárcel de Las Flores, donde editó la revista Sin alas. Dirige la revista La Ventana desde su aparición, en 2001, que publica la Dirección de Cultura de la Universidad Nacional del Litoral. En este ámbito universitario también coordina el Taller Literario, tarea que se vio plasmada en la edición de tres libros y fichas de poesía, versiones teatrales de aguafuertes de Roberto Arlt y la escritura y puesta en el aire de dos radionovelas. Colabora en el Diario El Litoral y sus poemas han aparecido en diversas publicaciones del país y el extranjero.

  •  
    Izquierda Diario
    Seguinos en las redes
    / izquierdadiario
    @izquierdadiario
    Suscribite por Whatsapp
    /(011) 2340 9864
    [email protected]
    www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá