www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
28 de octubre de 2020 Twitter Faceboock

INVESTIGACIÓN HISTÓRICA
Debates de Trotsky en Nueva York: EE. UU. entra a la I guerra mundial y su partida rumbo al octubre rojo
Ian D. Thatcher

La situación da un giro de 180 grados. Las organizaciones y prensa de izquierda abandonan la oposición a la guerra y ahora apoyan la participación de EE. UU. Trotsky las denuncia al mismo tiempo que llegan noticias de la caída del zar. Hay que embarcarse para participar en la Revolución de Octubre.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Debates-de-Trotsky-en-Nueva-York-EE-UU-entra-a-la-I-guerra-mundial-y-su-partida-rumbo-al-octubre

Con este título abordamos la tercera y última parte de la traducción del artículo de Ian Dennis Thatcher, Trotsky in New York City, en el que se refieren las discusiones con las principales publicaciones de izquierda que circulaban entre los emigrados rusos ─ante la inminente entrada de Estados Unidos a la I guerra mundial y la caída del zar ruso. Un recuento del trabajo político de León Trotsky en su breve estadía en nueva York (entre enero y marzo de 1917). [1]

La siguiente vez que Trotsky tomó su pluma para escribir sobre protagonistas “no partidarios’’, fue no para acusarlos de desconcertar a sus lectores, sino de "indecencia". La causa del cargo de Trotsky fue la aparición de anuncios, colocados en Russkii Golos y Russkoe Slovo por el Consejo de Defensa Nacional de Nueva York, instando a los ciudadanos a agregar sus nombres a una petición que se enviaría al presidente Wilson recomendando la intervención. Anteriormente, señaló, ninguno de estos periódicos se había unido a los esfuerzos para azotar la población con una furia patriótica, sabían que la colonia rusa no quería la guerra. Lo que hizo que los periódicos cambiaran de rumbo, afirmó Trotsky, fue el dinero.

“En esos momentos críticos uno llega a conocer el valor real de las personas, las ideas, partidos y publicaciones. . . cuando se añadió oro a la preparación ideológica de la gente, Russkoe Slovo y Russkii Golos encontraron su lugar”. [2]

Cuando finalmente Estados Unidos entró oficialmente en la Primera Guerra Mundial el 6 de abril de 1917, Trotsky ya había dejado Estados Unidos. Antes de su partida, sin embargo, él ya había escrito análisis críticos tanto de las razones de la intervención de Estados Unidos como de sus probables consecuencias. En su discurso de guerra al pueblo estadounidense, el presidente Wilson declaró:’

“La actual guerra submarina alemana contra el comercio es una guerra contra la humanidad. El mundo debe estar a salvo para la democracia ’’. [3] Aprovechando estas palabras Trotsky, en un artículo en Novy Mir, afirmó que, si uno lo toma por su valor nominal, Estados Unidos debería haber declarado la guerra a Gran Bretaña hace mucho tiempo por su bloqueo de Austria-Alemania. Lo que impidió que se diera este paso, según Trotsky, fue que habría resultado en la pérdida de los pedidos de los suministros de guerra de la Entente, de los que la industria estadounidense estaba obteniendo superbeneficios. A su vez, Wilson estaba tan molesto por el reciente bloqueo alemán no porque violó algún principio, sino porque ponía fin de manera efectiva a las órdenes de compra de la Entente sin reemplazarlas con sus equivalentes de Berlín.

Estados Unidos ahora estaba privado de todo el comercio de guerra y sus ganancias. Esto le dejó en una posición de neutralidad real que, según Trotsky, no podía sostenerse porque desde agosto de 1914 su industria había sido cada vez más creciente y luego finalmente reestructurada para atender las demandas militares. En otras palabras, se había convertido en una economía de guerra. Luego descartó la posibilidad de que los soldados estadounidenses pudieran cambiar la situación militar en Europa, señalando que si la flota (británica) más poderosa en el mundo no podía garantizar un paso libre para las mercancías, entonces nadie podría hacerlo. Para él, fueron los jefes del capital financiero y sus intereses los que dictaron la política exterior de Estados Unidos y, en ese momento, esto significaba la guerra: “un colosal nuevo mercado se abrirá inmediatamente para los jefes de fábricas de municiones estadounidenses en los mismos Estados Unidos ... (por eso) necesitan un "peligro nacional" para poder colocar la torre de Babel de la industria de la guerra sobre los hombros del pueblo estadounidense”. [4]

Al mismo tiempo que pone al descubierto los motivos de lucro que exigía la guerra, en otros artículos de Novy Mir Trotsky argumentaba que el verdadero ganador de la intervención estadounidense no serían los patrones capitalistas, sino la revolución. Cuando resumió sus experiencias de Nueva York en su autobiografía, Trotsky mencionó las comodidades a la mano (con luz eléctrica, bañera y teléfono) que los europeos no solían tener. [5] Sin embargo, en uno de sus comentarios sobre la vida diaria en Nueva York en esa época, escribió una descripción conmovedora de los efectos del trabajo penoso sufrido por la gente común y corriente, a partir de la cual el capital estadounidense construyó sus logros. Él notó, durante un viaje en una hora pico en el metro, una multitud humilde y deprimida cuyo único consuelo residía en mascar chicle. [6] La guerra, predijo en otros escritos, mostraría al proletariado que sólo él, a través de la revolución social, podría resolver los problemas que acosaban al capitalismo y que habían conducido a la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. [7]. Aconsejó a todos los socialistas que “prepararan a los soldados para la revuelta”. [8]

Cambios de rumbo

Después de la abdicación del trono ruso por Nicolás II en marzo de 1917, cualquiera que buscara la confirmación del vínculo que Trotsky construyó entre la guerra y la revolución tenía un listo y actualizado ejemplo a mano. Los acontecimientos en Rusia continuaron ocupando a Trotsky mientras estaba en Nueva York, antes, pero especialmente después, del colapso de la monarquía. Envió dos artículos a Novy Mir sobre Rusia antes de la caída de Nicolás del poder. El primero fue para conmemorar el duodécimo aniversario del “domingo sangriento”. Llamando a los días de aniversarios revolucionarios para un “gran estudio”, así como rememorarlos, Trotsky enumeró las lecciones que se pueden aprender de los eventos de 1905: el proletariado era la única clase revolucionaria en Rusia y todos los llamamientos para que cooperara con la burguesía eran desesperanzadamente utópicos”. [9]

En su segundo artículo anterior a la revolución sobre Rusia, remarcó la visión cínica del zar sobre la Duma y la voluntad de esta última de satisfacer las necesidades de su amo. Lo logró principalmente a través de una conversación imaginaria entre un diplomático ruso y uno extranjero, en la que el primero declaró que el zar retiraría la Duma para recibir a otro préstamo extranjero, tras la recepción del cual el parlamento ruso volvería a cerrarse. “Así”, comentó Trotsky sin más comentarios, “la política rusa marcha a lo largo del camino del progreso”. [10]

Tres puntos habían sido durante mucho tiempo parte del análisis de Trotsky sobre el curso que tomaría un levantamiento revolucionario en Rusia: primero, sería dirigido por el proletariado, segundo, sus políticas tendrían un contenido socialista; y tercero, evocaría, ya sea por inspiración o por la fuerza de las armas, una serie de revoluciones en toda Europa. Durante la Primera Guerra Mundial, Trotsky modificó un poco este análisis, agregando que los Estados Unidos de Europa sería la forma de estado a través del cual la revolución se realizaría a sí misma, y esa revolución se produciría ante todo en Alemania. [11] La noticia de la caída del zarismo obviamente confundió la última predicción de Trotsky, pero en su mayor parte pudo retener sus pronósticos para interpretar los hechos que tenían lugar en su tierra natal.

Según Trotsky, fueron las manifestaciones callejeras de los trabajadores, eventualmente respaldado por el ejército, lo que había provocado la abdicación del zar. La burguesía, liderada por su antiguo antagonista, el profesor Milyukov, no había querido que la monarquía cayera. Por el contrario, afirmaba, los liberales consideraban al zar como el más digno de confianza defensor de la propiedad contra el proletariado, y a la institución de la monarquía como la forma de gobierno más adecuada para llevar a cabo una política exterior imperialista. Para Trotsky, los liberales se habían visto obligados a formar un gobierno provisional por dos presiones, una externa y otra interna. Desde fuera del país, los mercados monetarios francés, británico y estadounidense le habían dicho a la burguesía rusa que asumiera el poder porque no querían que Nicolás II concluyera una paz separada con Alemania, y la burguesía era el único grupo que continuaría la guerra. Entonces, la propia burguesía temía que su responsabilidad por la guerra fuera revelada si un gobierno obrero pedía el cese de las hostilidades.

Sin embargo, Trotsky argumentó que la burguesía no podría retener el poder por mucho tiempo. La caída del gobierno provisional estaba garantizada porque no pudo satisfacer al pueblo las demandas de paz, pan y tierra. Señaló que un comité de trabajadores ya se había formado para “protestar contra los intentos de los liberales de apropiarse indebidamente de la revolución y traicionar al pueblo a favor de la monarquía’’ [12], y lo llamó a tomar el control total en sus manos para sacar a Rusia de la guerra y resolver la cuestión agraria. Para Trotsky cualquier otro resultado significaría que la revolución había fracasado, ya que sólo un gobierno “obrero revolucionario” ... será capaz de asegurar el destino de la revolución y la clase trabajadora.

A su vez, miró al establecimiento de un gobierno obrero revolucionario en Rusia como un ejemplo a seguir por el proletariado alemán. De lo contrario, le preocupaba, Wilhelm II usaría el apoyo del proletariado ruso a su burguesía para reavivar el entusiasmo de los trabajadores alemanes por la guerra. Planteó la posibilidad de que la revolución no se extendiera de un país a otro, pero sólo para desestimar dicha posibilidad. La revolución saltaría de Rusia a Alemania ya sea por el ejemplo o por los trabajadores rusos triunfantes que liberan a sus camaradas alemanes por la fuerza de las armas; o saltaría de Alemania a Rusia por los mismos medios.

Trotsky estaba tan convencido de que toda Europa hervía de descontento, que “la guerra ha convertido a toda Europa en un polvorín de la revolución social”, [13] que él estaba preparado para todas las eventualidades.

Fue con este ánimo optimista que Trotsky y su familia zarparon de Nueva York para Rusia el 27 de marzo de 1917. [14] Podía recordar su estadía en Estados Unidos con cierta satisfacción. Había abogado por un análisis socialista revolucionario y la respuesta a los acontecimientos actuales en medios impresos y en una serie de reuniones. [15] Por otro lado, su campaña contra el social-patriotismo no había impedido que Estados Unidos entrara en la guerra, pero Trotsky debe haberse dado cuenta de que su periodismo no podía haber hecho esto. Además, ahora le daba la bienvenida a la guerra como presagio de la revolución, sin, por supuesto, recomendar el derrotismo. [16]

No, las mayores decepciones de Trotsky residen en el futuro. Ahora sabemos que sus esperanzas de un gobierno revolucionario paneuropeo en forma de Estados Unidos de Europa no se realizaron. Los trabajadores alemanes no lograron tomar el poder, a pesar de que los bolcheviques derrocaron al gobierno provisional en noviembre de 1917 y a pesar de los esfuerzos de Trotsky por revelar la naturaleza imperialista de la guerra a través de su estrategia de “ni paz, ni guerra” durante las negociaciones de paz con el gobierno del Kaiser. Tal vez fuera bastante apropiado que el hombre que había argumentado que el proletariado necesitaba detener la guerra antes de poder volver los cañones contra la clase enemiga tuvo que negociar la salida de Rusia de la Primera Guerra Mundial. Este artículo se ha centrado en los pensamientos y actividades de Trotsky mientras residía en Nueva York, y la historia de cómo, por qué y en qué contexto su asociación con la “guerra para poner fin a todas las guerras” llegó a su fin, está más allá del alcance de este estudio.

_______________________________________________________________________________

Traducido por Raúl Dosta

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx