www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
9 de agosto de 2020 Twitter Faceboock

Educación Sexual
Orgasmo clitoriano, un placer poco estudiado
Carla Libertad

El 8 de agosto fue el Día Internacional del Orgasmo Femenino. Más preciso hablar del orgasmo clitoriano en su diversidad de géneros. ¿Sabías que recién en 1998 se dio a conocer la anatomía de este órgano cuya única función es el placer?

Link: https://www.laizquierdadiario.com/El-orgasmo-clitoriano-un-placer-poco-estudiado

El 8 de agosto las redes sociales se llenaron de imágenes de felinos en celebración del Día Internacional del Gato. El hashtag #DiaInternacionalDelGato llegó al tercer puesto de la red social Twitter, abajo de la disputa entre #NoFueLey y #AbortoLegal2020 que expresó la persistencia del movimiento de mujeres y personas gestantes por conquistar el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, que hace dos años negaron los “dinosaurios” en el Congreso, dándole la espalda al reclamo de millones y demostrando la comunión entre el poder de la Iglesia católica y un Estado moderno pretendidamente laico. La única fuerza política exenta de animales pre-históricos y que votó de manera unánime a favor de esta ley fue el Frente de Izquierda y de los Trabajadores.

El 8 de agosto también se ha querido elegir como el Día Internacional del Orgasmo Femenino, aunque las imágenes alegóricas no llegaron a competir con la de los mininos y no alcanzó gran repercusión en las redes del país. Hablar del orgasmo femenino presta a confundir sexo biológico y género, el orgasmo en cuestión es el clitoriano, orgasmo de mujeres cis, varones trans, personas no binarias y otros.

A quién se le ocurrió el Día internacional del Orgasmo "Femenino"

El origen de la fecha no es del todo claro. En 2001 un concejal de la ciudad brasileña Esperantina, preocupado porque “muchas mujeres no confiesan que no logran alcanzar el orgasmo y, por lo tanto, el matrimonio termina en separación”, impulsó una ley para crear una fecha conmemorativa, ya que lo consideraba como “un factor de alivio del estrés, responsable de la armonía familiar”.

Aquello que este concejal entendió como “orgasmo femenino” y le adjudicó la funcionalidad de mantener cohesionada a la familia tradicional; podemos entenderlo de manera más precisa y laica como el orgasmo clitoriano, el climax alcanzado por la estimulación de un órgano llamado clítoris, cuya única funcionalidad biológica es el placer en las personas con vulva, independientemente de su género y de las formas de vínculo que construyan en su vida.

Otro responsable de popularizar una fecha para el Día del Orgasmo "Femenino” fue la empresa británica Ann Summers de lencería y juguetes sexuales que, con el slogan “hágalo, no finja” buscó abrir un mercado sobre las millones de mujeres que estadísticamente fingían alcanzar el clímax en sus relaciones sexuales. No hay estudios sobre cuánto logró beneficiar las prácticas sexuales de quienes pudieron acceder a comprar estos productos, pero los beneficios de la empresa fueron millonarios.

Una vez más, la sexualidad entre la mercantilización y el patriarcado.

Hablemos sobre el clítoris

Aunque muchas personas alcanzan el orgasmo sin estimulación directa del clítoris, por ejemplo, de otras partes erógenas del cuerpo y entendiendo que la sexualidad tiene una complejidad de dimensiones sociales, culturales y psicológicas que exceden lo estrictamente biológico: el clítoris es, sin dudas, uno de los más preciados regalos que el azar evolutivo proporcionó para el placer del organismo humano. Es el único órgano cuya única función es la de provocar placer y esto le valió estar oculto durante siglos al conocimiento científico y popular.

El clítoris es un tejido más sensible que cualquier otro órgano humano. 8 mil terminaciones nerviosas confluyen en su apéndice externo o glande –aquel que está a la vista y tacto desde donde comienzan los labios de la vulva. Pero esto es sólo la punta del iceberg, al interior de la pelvis, el clítoris tiene dos ramificaciones y dos bulbos que acompañan, con 4 mil terminaciones nerviosas cada una, de un largo aproximado de 9 centímetros. Cuando se excita, la sangre fluye, se duplica su tamaño y se tensa y endurece como una erección. Luego del orgasmo, la relajación muscular del clítoris no llega tan pronto, por lo que hace posible múltiples orgasmos.

Esta información está disponible a la humanidad sólo desde el año 1998, cuando la médica y cirujana australiana, Helen O’Connell da conocer la precisión anatómica del clítoris, en base a disecciones y estudios. Tras años estudiando el manual de anatomía, O’Connell fija su atención en que “no existía ninguna descripción del clítoris y había sin embargo una sección completa dedicado al mecanismos de la erección, seguido de información sobre la neuroanatomía y aporte vascular del pene”.

Un poco de historia

En la antigüedad y hasta en la Edad Media, se creía que el orgasmo clitoridiano favorecía la fertilidad y la fecundación, por lo que la masturbación muchas veces era recetada por médicos. Por otro lado, un clítoris grande era considero como una marca del diablo, la Iglesia Católica persiguió y penalizó el placer con todo el peso de su dogma y la coerción de la tortura.

Incluso luego de que las revoluciones democrático-burguesas erigieron Estados laicos, la Iglesia continúo ejerciendo el poder de su corporación. Hacia 1850 y 1875, cuando se descubre la ovulación y se observa la fecundación al microscopio, la ciencia determina que el placer clitoriano no forma parte de la reproducción, por lo que luego poca importancia se le dio al estudio del clítoris más que para culparlo de patologías físicas y mentales, hasta borrarlo de los libros de anatomía en 1948.

Pero las consecuencias en esta "cruzada" moderna contra el clítoris no sólo fueron las de la represión y censura sexual, si no también consecuencias médicas, de salud, de vida o muerte; igual que las tiene hoy, la clandestinidad e ilegalidad del aborto. Siglos sin una precisión sobre la anatomía del clítoris, dieron como resultados cientos de malas praxis.

Hasta el día de hoy la moral cristiana que condena el placer de la sexualidad y la relega sólo al plano de la reproducción, sigue entrometiéndose en todos los terrenos de la vida, de la política y hasta en la ciencia. Incluso obstruyendo la implementación y reglamentación de la Educación Sexual Integral en el país, que es necesario que se dicte en todos los lugares educativos de forma gratuita, laica, trasversal, de manera no heterosexista y que abarque a la diversidad de géneros y orientaciones sexuales.

No es extrañar que una de las demandas más sentidas del movimiento de mujeres y LGTTTBIQ+ es la separación de la Iglesia del Estado. Pero para liberar a la ciencia y a la vida de todas las trabas y opresiones del patriarcado, hay que tirarlo abajo junto con el Capitalismo.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
/(011) 2340 9864
[email protected]
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá