www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
8 de noviembre de 2019 Twitter Faceboock

MÚSICA // ROCK
Mafalda: “Le ponemos musicalidad a luchas de base que ya están en la calle”
El Círculo Rojo

Recién llegada a Buenos Aires, entrevistamos a la banda valenciana en la que confluyen activismos y una marcada identidad feminista que dan como resultado una interesantísima propuesta artística. La relación entre música y política, el movimiento de mujeres, sus influencias musicales y la situación de Chile, de todo en una jugosa charla con una banda que merece que la conozcas.

Link: https://www.laizquierdadiario.com/Mafalda-Le-ponemos-musicalidad-a-luchas-de-base-que-ya-estan-en-la-calle

En un jueves en el que la tarde cálida mutaba en noche fresca, las inmediaciones del barrio de Congreso estaban alborotadas por la llamada Noche de las disquerías. Sin embargo, pocas personas se habrían percatado de que no era necesario revolver bateas de vinilos o CD´s para lograr interesantes hallazgos musicales: lo más acertado era acercarse a un hotel en la calle Sarmiento, de donde entraban y salían quienes componen el grupo Mafalda. Recién llegada de Valencia, la banda pisa por primera vez suelo argentino y nada menos que en la ciudad que titula un tema que inspiró su nombre: “Buenos Aires 2001”, canción que menciona al famosísimo personaje de Quino. Si hay una “gran cosa nueva”, como se dice en el ámbito rockero, lo más probable es encontrarlo en los escenarios que recorre Mafalda.

Ese hotel fue el punto de encuentro entre parte del staff de El Círculo Rojo (versión radial de La Izquierda Diario que se emite los domingos de 22 a 24 hs por Radio Con Vos, FM 89.9) -Malena Cig (MC) y Augusto Dorado (AD) junto a Emiliano Kappes de León (EKL)- con componentes de Mafalda: su bajista Mario y dos de sus vocalistas, Marcos y Vera.

Mafalda es un colectivo con marcada impronta femenina y feminista: es por eso que cada persona que lo integra se refiere a sí misma en femenino, sea varón o mujer quien tome la voz. Todas ellas son Mafalda y aquí quedará bien en claro porqué.

A pocas horas de su primer show en El Teatrito (Sarmiento 1752, CABA), hoy viernes 8 desde las 20 hs, las Mafalda compartieron una linda charla que por momentos tenía rasgos de reunión fraterna con toques de asamblea de activistas de importantes causas sociales. No podíamos estar más a gusto.

AD - Están celebrando casi 10 años de trayectoria ¿Cómo es la historia del origen de Mafalda?

Marcos - La banda comienza como una banda de rock de escuela, nos gustaba el rock y empezamos a hacer versiones de nuestros referentes de ese momento, Red Hot Cilli Peppers, por ejemplo; cada una aportaba una canción. Después vimos que el proyecto iba tomando fuerza y que la música con un mensaje podía tener mucha fuerza y algo que decir. Empezamos a funcionar y a armar conciertos… Pero empezamos como cualquier banda, soñando con artistas increíbles que veíamos sobre un escenario como Queen, Guns´n Roses, etc.

AD - ¿Y qué otras referencias musicales y artísticas en general tiene Mafalda?

Marcos - Somos muchas en la banda y cada una tiene la suya, pero creo que coincidimos en un momento de la generación de los ´90 en el que el Nü Metal estaba muy fuerte. Nos gustan muchos estilos, pero el Nü Metal ofrecía algo agresivo, oscuro, directo, rabioso, que contaba historias duras, lo que nos conquistó a todas. También Tim Burton (el cineasta, NdeR), que es parte de nuestra estética, de la manera en que queremos teatralizar nuestra música… Y te podría decir bandas como Árbol con su disco Chapusongs nos inspiró mucho, me gusta estar aquí para decirlo (sonríe)… También System of a Down, Maximum The Hormone (que es una banda japonesa) …

Vera – También los Beatles y cosas más antiguas. Y actuales también, escuchamos mucha música y me cuesta decir grupos cuando me pongo a enumerarlos… A nivel letrístico, a mí me han influido mucho Ana Tijoux, Calle 13, varios raperos. En cada momento es una circunstancia y es el momento en que estás escuchando determinada música lo que puede influenciar en lo que estás haciendo. Va cambiando con los años, porque escuchamos mucha música de todo tipo…

MC – Yo quería preguntarles por la estética particular que tienen, el pintarse por ejemplo ¿surge de una búsqueda particular o simplemente se dio así?

Mario – Nos gusta muchísimo lo estético y así como creemos en la potencia del mensaje a través de la música, también se potencia a través de lo visual. Es una cuestión para darle fuerza. Nos van mucho las pinturas de guerra cuando nos maquillamos, pero visualmente apuntamos a una propuesta de crear una estética fuerte, que le entre a la gente por los ojos aparte de los oídos.

Marcos – El clown, que es el personaje que yo interpreto porque tenemos como “alter egos”, también es un componente teatral que han empleado muchísimos artistas en la historia, como los Kiss, muchos artistas se han maquillado y utilizado un alter ego. Nos parece una manera de deshumanizar y crear un personaje completamente de ficción, con lo que conseguimos atravesar a la gente no sólo con las letras sino también con eso… Como quien valora mucho la actuación de el Joker aunque luego sabe que es un actor… Nos parece algo bonito, romántico.

AD - Están por primera vez en Buenos Aires, la ciudad de la Mafalda que de alguna manera inspiró el nombre de la banda (por “Buenos Aires 2001”, tema de Ismael Serrano) ¿Qué sensaciones les genera?

Marcos – Hemos escuchado muchas veces esa canción; es interesante cómo ve un madrileño con sus ojos la Buenos Aires del 2001. Nos inspiró a decir “tenemos que ir a ese sitio”. Llegamos y nos dio mucha pena ver a la Plaza de Mayo vallada, porque cuando mi padre me contaba que los jueves se reunían en la plaza (por las Madres de Plaza de Mayo, NdeR) me parecía un gesto muy bonito, increíble. Y a pesar de los muchos kilómetros de distancia que nos separan, nos sentimos muy hermanadas con este lugar. Hablando con muchas personas de Argentina, de Buenos Aires, también nos enteramos de que muchas tienen raíces españolas. Yo me he sentido como en casa.

Vera – Llegamos hace muy poco, esperamos ver más, y sobre todo eso que dicen del público argentino, tenemos ganas de vivirlo. El grupo nos ha llevado a conocer lugares que de otra manera tal vez no podríamos conocer, visitar algunos lugares alternativos, digamos… Nos está gustando mucho. Siempre hemos girado básicamente por el Estado Español, Euskal Herria (o País Vasco, NdeR), y también estuvimos en Berlín este mismo año.

MC – Yo los conocí por el tema “La llorona”, en el que participa Sara Hebe; se me ocurre que les abrió mucho al público argentino ¿cómo surgió esa relación con ella?

Vera – Nos gusta mucho lo que hace Sara Hebe, nos parece una letrista muy buena, una rapera muy buena. Queríamos contactar con estas tierras y Sara ha venido bastante por allá y la pudimos contactar bastante fácil y enseguida pudimos conectar. Se lo propusimos y salió así. Encantadas porque somos colegas, mola…

AD – En una entrevista con RTVE del año pasado ustedes comentaban que tenían mucha expectativa por venir a Latinoamérica…

Mario – Sí, porque creemos que era como el siguiente paso que nos faltaba. El Estado Español se nos ha quedado muy pequeño, hemos visitado todas las ciudades, hemos conocido toda su gente… Venir aquí era el siguiente paso. Es un gran esfuerzo, a todos los niveles: psicológico, económico… Pero era lo que tocaba, y llegamos con muchísimas ganas.

Marcos – También porque nuestras letras atraviesan a muchas personas y el compartir idioma ayuda. Sentimos por redes sociales, que es nuestra manera de comunicarnos todo el tiempo, que conectábamos muy fácil con el público latinoamericano y en concreto de Buenos Aires; siempre había mensajes como “desde Buenos Aires los escuchamos”, “estamos con ustedes” … Nos sentimos muy hermanadas.

Vera – Ha costado mucho llegar hasta aquí, pero era como una meta que teníamos. Nos gustaba mucho la idea de poder venir, aunque la veíamos muy improbable. Así es que estamos muy agradecidas por poder tener esta oportunidad y ojalá sea el primer encuentro de muchos…

AD – Todo lo que hacen tiene mucho de autogestivo, el segundo disco lo pudieron editar con el apoyo de fans juntando la plata por el sistema conocido como crowdfunding ¿qué relación permite establecer con el público ese camino?

Mario – Por ideología y militancia política, creemos en la autogestión. El primer disco lo autogestionamos de otra manera, tocando en lugares okupas, montando festivales, por nuestros medios. Siempre que podemos conseguirlo a nuestra manera y de nuestra forma, nos gusta hacerlo, porque creemos en la autogestión como herramienta de financiación. Ahí no dependes de nadie más que de ti mismo…

Marcos – El tema del crowdfunding tal vez está un poco idealizado. Lo puede hacer todo el mundo, no es necesario creer en la autogestión. Era una manera fácil de llegar al dinero, de hecho, lo hemos visto en bandas que no era políticas, y les funcionó. Pero no es así nomás, es algo muy duro… La autogestión es una palabra que parece muy potente y muy de izquierdas, pero al final es trabajar para generar tu propio contenido, o sea que es algo bastante básico. Pero claro, venimos de una cultura musical en la que la productora, el sello, te lo hacen, te lo cocinan… Entonces es una palabra muy potente para el panorama… Genera la situación de ser independientes, con lo que escribes y con lo que tocas. Es verdad que no es para tanto, pero conseguir esa independencia musical y letrística es super importante.

Vera – En nuestra escena no es algo que se ha dado tanto el rollo de que alguien te ponga mucho dinero para que tu produzcas algo. En nuestra escena no es algo tan común como en otras, como puede ser el pop u otro tipo de escenas. Entonces lo del crowdfunding es verdad que aunque lo hacía todo el mundo, responde a una serie de bases que comulgan con lo que nosotros en ese momento creíamos (…), que la gente contribuya a lo que tu querías crear. Pero de alguna manera eso lo sigue haciendo la gente en los conciertos: cuando vienen a verte, genera dinero a la banda para que podamos seguir. Entonces, es casi lo mismo, pero sin las “recompensas”; la recompensa es el show. Y seguiremos componiendo música y pudiendo autogestionar el proyecto.

MC – El tema de las reivindicaciones de las mujeres está presente no sólo en las letras, sino que es parte de una militancia de la banda, está el documental Las que faltaban que ustedes realizaron sobre las mujeres en la industria musical. Creo que puede llegar a empalmar con un movimiento de mujeres que acá en Argentina es muy importante. ¿Piensan que eso tiene un impacto especial?

Vera – Sí, hemos conectado un montón con la gente a través de mensajes feministas. Nos enviaban sobre las protestas de aquí, que nosotras intentamos comprender y difundir todo lo que hemos podido desde allá. Creo que esto genera muchísimas conexiones con las personas, conectas de una manera muy real porque es algo que de verdad estás viviendo, hablas desde tu experiencia y no es una cosa “panfletaria”. Porque da igual de dónde seas, hay cosas que nos conectan a todas. Otras no, pero muchas sí. Es muy visceral y muy real.

EKL – Hay una identidad feminista muy marcada en la banda y las integrantes mujeres hicieron el documental hablando en primera persona ¿Cuál es el rol que ocupan los varones de la banda en esa construcción de identidad y en un contexto en el que las mujeres están transformando todas las estructuras, no sólo en la industria musical?

Mario - Es muy importante porque hemos hecho un proceso de deconstrucción que no para. Evidentemente yo no creo que ningún tío hoy en día vaya a ser feminista ¿sabes? A lo mejor quizás nuestros nietos (si es que tenemos) … A lo mejor llega el día, pero es un proceso de echarte de un lado y aprender. El documental es un ejemplo práctico: ellas lo dirigían y decíamos ¿cómo podemos nosotros aportar? Y es un proceso de eso de echarte un lado también, porque ya toca que los tíos blancos y heterosexuales se echen a un lado y abran un poco las orejas a escuchar…

Vera - Hablando tanto del grupo como del resto de compañeros de panorama, es cierto que sí hay una evolución y una deconstrucción bastante palpable. Pero todavía (y ya no hablo de mis compañeros de grupo sino en general) ves un ejemplo muy práctico en que alguien esté buscando a un componente nuevo para un grupo de tíos y que sigan siendo todos tíos (…)

AD - En la descripción de Spotify ustedes se definen como "activistas que usan la música para deconstruir todo lo que nos imponen" ¿en qué medida creen que la música puede ser una herramienta que aporte a generar activismo en el público que los sigue o que los puede llegar a seguir?

Marcos – Somos víctimas de entrevistas de hace mucho tiempo y a veces se ponen palabras en nuestra boca que ya no pensamos, hemos evolucionado. Nuestro pensamiento ha evolucionado, cada vez vamos siendo menos panfletarias. Antes éramos muy pretenciosas, lo que sucede cuando eres joven y te quieres comer el mundo… En cuanto a tu pregunta, sentimos que la música no cambia las cosas, pero sin duda es un vehículo y un apoyo que conduce a todos los cambios que han ocurrido en la historia. Nos sentimos un poco así: acompañamos, le ponemos musicalidad a luchas de base que ya están en la calle; solamente le ponemos letra, música, rimamos bien o mal, pero no sentimos que seamos las que generamos contenido. No generamos contenido, lo recogemos y le añadimos música. Eso genera conciencia y hace que sea un público muy joven el que nos está escuchando, a través de las generaciones; a pesar de que ya llevamos 4 discos seguimos teniendo un público muy joven. Eso es algo que nos impacta y nos gusta.

Vera – No consideramos que nuestro proyecto sea nuestra manera de hacer activismo. Lo hacemos en otros espacios, en lugares ocupados, en asambleas feministas o cada una con lo suyo… Es verdad que hay algunas cosas con las que sí contribuyes, como con el documental Las que faltaban, y también activismo puede ser contribuir a alguna causa con alguna pasta (dinero, NdeR). Pero realmente es como decía Marcos, los mensajes vienen de las bases, de luchas horizontales de las que de alguna manera formamos parte. Nos gusta estar siempre en tierra, no es que somos activistas por el grupo. Es un grupo que tiene mensaje político, pero porque las personas que lo componemos estamos conectadas con eso.

MC - Después de presentarse esta noche en El Teatrito, la siguiente escala es Chile donde encontrarán una situación social muy particular y un momento de importante lucha y activismo ¿cómo viven este momento tan especial?

Vera - Con mucha expectativa de ver qué pasa. No sabemos muy bien porque los medios de comunicación de allá ya sabemos que no están comunicando (risas)… La verdad es que lo estamos viviendo con gran preocupación, no por nuestro concierto ni mucho menos, sino porque nos parece una situación gravísima. Estamos con muchas ganas de ver lo que pasa realmente…

Marcos – Intentamos ver como un termómetro los comentarios en las redes sociales. Hay personas que nos decían que cancelar los shows podía ser una forma de solidaridad con el pueblo chileno, otras nos decían “no cancelen, vamos a muerte, será un día bonito para gritar”. Al final decidimos no cancelar porque hablamos con personas muy cercanas que nos dijeron “aquí no se cancela nada”. Entonces, vamos para allá pero no nos preocupa nuestro bolo (show, NdeR), más bien vamos a ver qué pasa y si se tuviera que cancelar, se cancela, si se tienen que hacer dos se harán dos… Lo que sea.

AD - En los años ´80 y ´90 aquí se conoció algo del rock radical vasco, de la movida madrileña y la gallega con grupos como Siniestro Total. ¿Existe una movida valenciana actualmente?

Mario - En Valencia se está gestando algo musicalmente pero no tiene comparación con la movida madrileña o el rock radical vasco. Aún cuesta sacar un diagnóstico de este movimiento musical que está surgiendo en Valencia...

Marcos – ¡Porque lo estamos viviendo! Hasta que no pase…

Mario – Exacto, no podemos hacer una reflexión sobre si está siendo algo constructivo o no, porque por ejemplo la movida madrileña se idolatra mucho pero en realidad desde adentro eran pijos (chetos, NdeR) o que era una moda pasajera, sin contenido político… Entonces tenemos que ver qué pasa ahora con todos estos grupos valencianos que están sonando.

EKL - ¿Cómo afectó a la escena musical española la “Ley mordaza”, todas las condenas y censura a artistas como el rapero Pablo Hasel o bandas como Def con Dos por ejemplo?

Mario - Sí que afectó, sin duda… porque llegamos hasta el punto de tener que hablar con un colega que es abogado para ver qué habíamos hecho y qué podíamos hacer. Eso quieras o no es una especie de obligarnos a autocensurarnos. También llegamos a la reflexión de que si están pasando estas historias con la “Ley mordaza”, es el momento de gritar más fuerte. Y cuanto más lo hagamos mejor porque no nos pueden encerrar a todas, no hay sistema que pueda meter a todas las artistas en la cárcel, sería una locura… ¿Hasta qué punto están dispuestos a llegar? Lo que está claro es que es momento para gritar más fuerte, si ellos pegan fuerte nosotros la devolveremos.

Vera - Exactamente eso, cuando la represión golpea la resistencia debe ser más fuerte. Con el tema de la libertad de expresión pues se está generando mucho conflicto y algo muy fuerte en contra… A lo mejor no la valorabas hasta que ahora hay esta censura…

Marcos - Hicimos una canción en el último disco, “Acción directa musical”, que es como un rap en el que hablamos de algo y lo damos vuelta como en un juego de palabras: decíamos “no pienso decir que me cago en el rey”, “no pienso decir los borbones son ladrones, cárceles llenas de pobres, no pienso decir nada que moleste a esos cabrones”... Hicimos como ese juego. La autocensura te regula las ideas y hablábamos de lo importante que fue ver a Pablo Hasel, a toda esta gente exiliarse porque todas las artistas durante un año hablábamos entre nosotras y decíamos ¿y ahora qué? Se abre la veda y empezamos a mirar las canciones, a mirar las letras, a leerlas, estudiarlas… Pero esto ya está en la calle, tú ya no puedes retroceder… Entonces era complicado porque, al mismo tiempo que dices “vamos con todo”, también dices “yo no puedo ir a la cárcel ahora, no tengo dinero para gestionar esto”... Pues tenías miedo. El miedo estuvo ahí.

AD - Acaban de lanzar un sencillo llamado "X" en referencia a los 10 años de Mafalda ¿qué mensaje tiene para vuestros fans (actuales y futuros)?

Vera - Yo lo que quería es dar las gracias. Es lo que he aportado al tema. Porque me parece que hasta donde hemos podido llegar es una maravilla, un privilegio, no todo el mundo puede ni tiene la oportunidad, así que para mí era dar las gracias.

Cada Mafalda recorrió un camino distinto: hay quienes estudiaron nutrición, psicología y “hasta alguien que estuvo en la carrera de dirección de empresas”, comentan entre risas. Pero alguna empresa recuperada y gestionada por sus trabajadores tal vez podría necesitar alguna mano desde ese lugar, fue la conclusión de la anécdota. Ahí surgieron nombres como el Paseo de los artesanos en Avenida de Mayo o la gráfica Madygraf en zona norte.

Antes de la despedida, la parte entrevistadora comentó “tienen cara de cansancio”, pero la respuesta fue un categórico “¡No, qué va!”. El colectivo Mafalda emana buena energía en todo momento, como lo hacen sobre el escenario.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
/(011) 2340 9864
[email protected]
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá