×
×
Red Internacional

Lomas de Zamora.“Los chicos contaminados por plomo en sangre crecen mucho menos, tienen bajo peso y huesos débiles”

La plombemia es una enfermedad silenciosa con graves efectos en la infancia. Dialogamos con una integrante del Foro Hídrico sobre esta problemática.

Lautaro Del CastilloEstudiante ISDF Nº 41 de Adrogué - En Clave Roja

Jueves 2 de diciembre de 2021 | 15:28
Foto: Documental "Plomo en sangre"

Según Unicef, un tercio de les niñes del mundo está infectado por plomo en sangre. En un informe publicado en 2020, la organización estimó que alrededor de 800 millones de niñes a nivel mundial tienen niveles de plomo en la sangre iguales o superiores a 5 microgramos por decilitro. Al superar este nivel de contaminación se requiere un tratamiento.

En la zona sur del conurbano bonaerense, en la localidad de Lomas de Zamora hace varios años vecinas y vecinos, y distintas organizaciones denuncian una fuerte presencia de casos de contaminación por plomo en sangre. En 2016 ACUMAR registró 1350 casos de chicas y chicos afectados. A pesar de la gravedad de la situación al día de hoy no se tomaron medidas suficientes.

Dialogamos con Mariela Frites, integrante del Foro Hídrico de Lomas de Zamora sobre esta problemática. El Foro Hídrico surgió en 2001 a partir de un trabajo vecinal en Temperley y Cuartel Noveno. El espacio se puso en pie luego de una gran inundación en Lomas por la subida de las napas. Para esa época, AySA había abandonado la extracción de pozos de agua subterránea, produciendo un desbalance hídrico en la zona.

La historia del reclamo contra la contaminación por plomo

Por iniciativa del Foro Hídrico en 2009 se realizó un estudio de calidad del agua en Villa Lamadrid: “Nos encontramos una cantidad alta de población analfabeta, la calidad del agua era muy mala, con olores y colores anómalos. También notamos que había un gran problema en la escolarización de los chicos. Los docentes de la zona comentaban que existían muchos casos de lo que hoy se conoce como trastorno de déficit de atención, entre otros problemas”.

Sobre la acción de ACUMAR, organismo creado en 2008 tras el Fallo Mendoza, Mariela detalla que: “Comenzaron a tomar muestras de sangre de chicos de Fiorito y otras zonas, pero no les entregaban los resultados a las familias. Les informaban que sus hijos tenían plomo en sangre, pero no les daban ningún certificado, ni informaban el nivel de contaminación”.

Te puede interesar: Brailovsky: “Hay una voluntad política de proteger a los contaminadores del Riachuelo”

Ante la falta de información, en 2011 desde el Foro Hídrico se organizan distintas actividades para recaudar fondos y costear estudios propios: “Con lo recaudado se tomaron 19 muestras en una escuela de Villa Lamadrid, con la colaboración de su directora. En la escuela también se capacitó a los censistas, que eran todos vecinos”. La totalidad de las muestras arrojaron niveles altos de contaminación.

Consultada por la respuesta del Estado ante estos resultados, explica: “Se logró que en Villa Lamadrid instalen una salita, que en teoría se debería especializar en tratar los casos de plomo en sangre. Para eso era necesario que hayan nutricionistas, pediatras, psicopedagogas, psicólogas y demás profesionales. El plomo tiene un modo de actuar en los cuerpos tremendo y requiere un tratamiento integral”. Sin embargo “la salita es una carcasa vacía, lo único que se hacía era derivar los casos a hospitales”.

La plombemia: las consecuencias de una enfermedad silenciosa

La plombemia (acumulación de plomo en el cuerpo) en menores de cinco años provoca daños neurológicos, físicos y cognitivos irreversibles, además de problemas de salud mental. Estas afecciones son una consecuencia de la potente neurotoxina del plomo, que genera daños irreparables en el cerebro. El plomo también actúa sobre los glóbulos rojos, generando cuadros de anemia. Les niñes que padecen anemia normalmente tienen menor oxigenación porque la sangre y el hierro distribuyen el oxígeno a todo el cuerpo, ocasionando irritabilidad y disminución del nivel de concentración. En personas mayores de esa edad genera daño renal, y enfermedades cardiovasculares en la edad adulta. Por esta afección se estima que mueren aproximadamente 900.000 personas por año.

Sobre este aspecto comenta: “Los chicos contaminados por plomo en sangre crecen mucho menos qué otros. Tienen bajo peso, y sus huesos son débiles y propensos a quebraduras. Al adherirse esta sustancia al cerebro como si fuera un nutriente, porque el cuerpo lo identifica así, genera problemas cognitivos que ya los condicionan para el resto de su vida”. Agrega que: “Si no atacás ese problema de base el chico va a seguir con malas calificaciones, va a abandonar los estudios y después va a conseguir trabajos precarios. Desde el feminismo hablamos mucho del techo de cristal, bueno, ellos tienen un techo qué es difícil de superar”.

Riachuelo: Crimen social y estigmatización de la pobreza

En el informe citado de Unicef, se menciona al reciclaje informal de baterías de plomo como una de las principales causas de esta afección. Abonando esta hipótesis, en marzo de este año Clarín [1] publicó un estudio realizado por ACUMAR en Avellaneda, Lanús, Almirante Brown, Ezeiza, y Esteban Echeverría. El relevamiento incluyó la extracción de sangre a 90 personas de los distritos mencionados. Para explicar esta problemática se planteó que ”las fuentes principales de contaminación en la cuenca Matanza-Riachuelo suelen ser actividades informales, como la quema de residuos eléctricos y electrónicos, la acumulación de chatarra y el reciclado informal de baterías”.

La cuenca Matanza-Riachuelo en 2013 ocupó el octavo puesto entre los diez lugares más contaminados del mundo, en un ranking elaborado por el Instituto Blacksmith y la Cruz Verde Suiza. Responsabilizar de los problemas de salud a la población que vive a su vera, poniendo el foco en la quema de residuos, encubre la responsabilidad del Estado que no garantiza la recolección de residuos en los barrios populares y de las empresas que durante décadas contaminaron esta cuenca. Entre ellas encontramos curtiembres, frigoríficos y fábricas que durante años desecharon sin ningún tipo de control líquidos, gases y desechos sólidos. Esto provocó que además de plomo se encuentren otras sustancias altamente peligrosas como selenio, cromo, tolueno y benceno. Las mismas generan enfermedades respiratorias, dermatológicas, gástricas y problemas de crecimiento en los niños. Según estudios de ACUMAR, la contaminación generó además la proliferación de varios tipos de cáncer.

Mariela explica que las autoridades estatales “afirman que muchas fábricas tienen sus plantas de aguas y tratan sus residuos. Muchas veces clausuran fábricas que siguen funcionando y contaminando por la noche. Vecinos de Fiorito se han cansado de denunciar esto. Mi familia vive cerca del Puente La Noria y cuando vas los domingos sentís olor a grasa quemada, porque las fábricas siguen funcionando”.

Te puede interesar: Villa Inflamable: el barrio con la mitad de sus niños con plomo en sangre

Otro factor agravante son las pésimas condiciones socio económicas de la población, y el déficit de infraestructura en los barrios más afectados como Fiorito y Budge. Lomas de Zamora es uno de los municipios más populosos del primer cordón del conurbano. Con 616.279 habitantes, según el censo del 2010, queda ubicada en segundo lugar por detrás de La Matanza. La alta densidad de la población se conjuga con problemas habitacionales, ya que para el mismo censo se registró un índice de viviendas precarias superior al promedio del primer cordón: 1231 ranchos y 3014 casillas. También es uno de los distritos con mayor cantidad de barrios populares (55) con necesidades básicas insatisfechas en todo el conurbano.

Respecto a esta situación: “Se necesita una solución urgente para los comedores y los merenderos, pero la municipalidad muestra una desidia absoluta. Muchas familias mandan a sus hijos al comedor o al merendero porque laburan todo el día y muchas veces no les alcanza para darles de comer. Los alimentos que brindan desde el Estado son paupérrimos. Los comedores de la escuela tampoco reciben una alimentación completa. El problema con el plomo es que además del tratamiento se necesita una dieta especial”.

La falta de planificación en las obras públicas afectan especialmente a las familias que viven en condiciones precarias: “En Lomas de Zamora hace mucho tiempo se pavimenta sin planificar, lo que provoca que haya más inundaciones y más permanencia del agua contaminada en la zona”. Agrega que: “La cuenca Matanza-Riachuelo tiene efluentes en Santa Catalina, el Arroyo del Rey, Las Perdices. Muchas familias están asentadas en zonas inundables de esos efluentes, entonces el agua contaminada se mete dentro de las casas. Cuando baja la inundación el agua se va, pero el plomo se queda”.

¿Un municipio ecofriendly?

Lo relatado por Mariela dista mucho de la imágen que busca instalar Insaurralde con el sello de “EcoLomas”. “La municipalidad no brinda ningún tipo de respuesta. Presentarse como ecofriendly es muy conveniente, queda muy bien y hablar solo de reciclaje. El problema ambiental específicamente en nuestra zona no empieza ni termina en el reciclado ni en los barrios céntricos. Las estaciones de reciclaje están buenas porque le brindan trabajo compañeros de cooperativas pero son insuficientes”. Además “el intendente de Lomas nunca apareció. Cuándo nos recibieron funcionarios nos brindaron respuestas absurdas como que esta problemática no les corresponde a ellos, que no tienen presupuesto”. También mencionó otros conflictos ambientales de la zona: “Santa Catalina es nuestro único pulmón verde, ni siquiera en las zonas céntricas tenés muchas plazas”. La reserva “se mantiene gracias a los vecinos que se organizan”.

Te puede interesar: Insaurralde destruye pastizales de la Reserva Natural Provincial Santa Catalina

La deuda es con les niñes y con el ambiente

La falta de políticas de protección ambiental y remediación de los daños causados por empresas contaminantes, o el desfinanciamiento de los programas y organismos ya existentes son dos caras de la misma moneda. Reflejan la grave situación financiera Argentina, con un altísimo nivel de endeudamiento externo. Por lo cual, el plan de gobierno de cara a los próximos dos años de mandato es profundizar el modelo de producción extractivista y contaminante, que afecta principalmente a los sectores más empobrecidos de la población.

La relación entre la crisis económica y la crisis socio ambiental es directa. Se repite la historia de cogobernar con el FMI dictando no solo las políticas productivas, sino también todo un plan de ajuste que afecta gravemente a salud y educación, entre otros. Los millones de dólares que se destinan a pagar la fraudulenta deuda heredada por el macrismo deberían utilizarse para solucionar problemáticas que afectan al pueblo trabajador, como la que sufren quienes viven a la vera del Riachuelo.

Por todo esto es cada vez más necesario y urgente que las comunidades afectadas, junto al movimiento ambientalista, nos organicemos contra el acuerdo que el Gobierno pretende pactar con el FMI, para negociar el pago de la deuda fraudulenta e ilegal. El próximo sábado 11 de diciembre, seamos miles en Plaza de Mayo para decirle NO al FMI, ningún acuerdo a costa de la salud y el hambre del pueblo.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias