El albacea

2
Share Button

 

A raíz de una nueva edición de Marx. Historia de su vida, de Franz Mehring

PAULA VARELA

Número 9, mayo 2014.

 

“… si según Marx y Engels el proletariado alemán es el heredero histórico de la filosofía alemana clásica, usted es el albacea de esa herencia”. Con estas palabras saludaba Rosa Luxemburgo a Franz Mehring en su cumpleaños número 70, el 27 de febrero de 1916. Unos años antes, en 1910, Laura Lafargue (hija de Marx) había designado a Mehring como su representante en la edición de la correspondencia entre Marx y Engels, confirmando esta caracterización. En 1918 Mehring haría honor a ese reconocimiento publicando su biografía sobre Marx.

 

Una biografía materialista para el padre del materialismo histórico

Leer la biografía de Mehring1 humaniza a Marx. Pero no en el falso (y tan trillado) sentido pseudoprogresista de buscar un Marx “humanista” contrapuesto a la dictadura del proletariado. Todo lo contrario, lo humaniza porque esa dictadura (la democracia más profunda que jamás haya existido), como así también toda la serie de pilares que constituyen al marxismo revolucionario, se vuelven una conclusión necesaria (aunque no evidente) de los cambios históricos que Marx (y Engels) estaban presenciando. La biografía permite que el lector cabalgue el proceso de reflexión surgido de la combinación entre la apasionada intervención en una realidad sumamente dinámica, la profunda lectura de los teóricos previos y contemporáneos a él, y la lucha política permanente con los adversarios tanto del campo democrático como del socialista.

El carácter vívido que adopta esta reconstrucción del combate es posible por el profundo conocimiento que Mehring tiene de la historia política de Europa y especialmente de Alemania (plasmado en sus más importantes obras: La leyenda sobre Lessing, de 1892, e Historia de la socialdemocracia alemana, de 1896); el sólido manejo que tiene de la filosofía de la época, que le permite trazar una suerte de historia de las ideas como paralelo ineludible de la historia política (como puede verse en Sobre el materialismo histórico y otros escritos filosóficos de 1893); y su interés por la personalidad de Karl Marx y el modo en que este se transforma en el padre del materialismo histórico. Para esto último fue fundamental el acceso que tuvo Mehring a la correspondencia entre Marx y Engels, que terminó de darle un conocimiento detallado, casi íntimo, de las distintas apreciaciones, juicios, correcciones, que Marx fue desarrollando en diálogo con Engels durante los 40 años en los que ese sólido equipo político y teórico inventó el marxismo. Sobre ese intercambio epistolar, Lenin decía:

 

La aplicación de la dialéctica materialista a la revisión de toda la economía política desde sus fundamentos, su aplicación a la historia, a las ciencias naturales, a la filosofía y a la política y táctica de la clase obrera: eso era lo que interesaba más que nada a Marx y Engels, en eso aportaron lo más esencial y nuevo, y eso constituyó el avance magistral que produjeron en la historia del pensamiento revolucionario2.

 

Es esa aplicación de la dialéctica la que Mehring revive en su biografía sobre Marx, y al  hacerlo, logra evitar la reconstrucción utilitaria y restituye el vértigo de la creación política e intelectual.

 

Los pilares del comunismo

De esta forma, vertiginosa, va desplegándose en el texto la elaboración de los pilares del marxismo revolucionario y la imagen del propio Marx con su “afán acuciante e insaciable de saber, que lo impulsaba a atacar apresuradamente los problemas más difíciles, unido a aquel espíritu crítico inexorable que le impedía resolverlos atropelladamente” (47).

Del capítulo II al V puede observarse, con una agilidad de pluma que asombra por lo accesible que vuelve complejos debates filosóficos, la transmutación entre el neohegeliano “radical” y el revolucionario. Transmutación que se desarrolló, en paralelo, en el campo de la filosofía y el de la política. Puede seguirse, sin escollos academicistas, la línea que lleva desde la tesis de Marx sobre el materialismo en Demócrito a la crítica a Proudhon; o desde el exquisito cuestionamiento a la legislación renana como encubridora de la desigualdad, al argumento que, contra todo idealismo, descubre la base de ese encubrimiento no en el cinismo de los legisladores (que sobraba en ese tiempo como sobra hoy), sino en las propias relaciones sociales de producción y su Estado guardián. Y en ese camino aparecen, como fuente y finalidad, el sentimiento de empatía y solidaridad con los “ladrones” de leña o los tejedores silesianos. En estos primeros capítulos, la lucha de clases como motor de la historia y la independencia política del proletariado (dos pilares centrales del marxismo revolucionario) se dibujan en su gestación hasta que coagulan, anticipando los primeros levantamientos proletarios, en la agitación de El Manifiesto Comunista de 1848.

Y hace su ingreso en la historia y en la vida de Marx “la Primavera de los pueblos”. Nuevo giro en la obra de Mehring, que sabe mostrar el punto de inflexión que significa ese año en la historia de las revoluciones y en la condensación que de ella hacen Marx y Engels. La biografía cambia de ritmo y barre la temporalidad juvenil de los primeros escritos, para sumergirse en la premura del tiempo de batalla. El seguimiento milimétrico de los acontecimientos, las persecuciones y exilios a los que Marx estuvo sometido, el acaloramiento de las discusiones con lo que ya se conformaban como fracciones del movimiento obrero internacional, recorren las páginas describiendo los sucesos que van desde febrero a junio de 1848. Y es este sorprendente fenómeno de levantamientos obreros y populares lo que perfila otro de los pilares de la estrategia de la revolución proletaria: la necesidad de la delimitación de los partidos de la burguesía y la pequeño-burguesía democrática y su defensa del Estado burgués.

Las conclusiones de los levantamientos de 1848 son las que permiten la primera formulación de la teoría de la revolución permanente plasmada en el Mensaje a la Liga de los Comunistas de 1850. “El Mensaje a la Liga que escribimos conjuntamente [no era] en el fondo sino un plan de campaña contra la democracia”, le escribirá Marx a Engels el 13 de julio de 18513. 165 años después, los “progresismos gobernantes” no se han cansado de repetir, patéticos, su papel histórico.

 

Una lección de historia política

Trotsky decía que para tener el pulso de la situación hay que mirar la relación entre tres elementos: el curso de la economía, la relación entre los Estados y la lucha de clases. La biografía de Mehring resulta envidiable en el conocimiento que muestra el autor de dos de esos tres aspectos. Es una clase de geopolítica del siglo XIX en la que pueden comprenderse en detalle las guerras que se desatan en Europa y su relación con dos elementos en tensión: la constitución de los Estado-nación, y la consolidación de un cada vez más potente (y diferenciado) movimiento proletario. Y es de la mano de esta reconstrucción histórica que aparece en toda su agudeza otro pilar central de la teoría marxista: la relación entre crisis, guerra y revolución, que se transformará, con la consolidación de la época imperialista, en condición sine qua non para la elaboración de la estrategia revolucionaria del siglo XX. De hecho, es Mehring quien, a partir de los escritos de Engels, realiza una de las primeras y principales lecturas de Clausewitz desde el marxismo4, para destacar con claridad la idea de la guerra como producto de las sociedades clasistas. Lenin encuentra en estas elaboraciones de Mehring un punto de apoyo fundamental a la hora de desarrollar su abordaje de los problemas militares.

En un marxismo que ha tendido a “provincializarse” tanto y en una situación de crisis capitalista como la actual, la lectura de las páginas que van desde la guerra contra Dinamarca en 1848 hasta la guerra de Crimea de 1853, o del crash europeo de 1866 (y el auge de la Internacional que éste produce por la ola de huelgas generales que se desata) hasta la derrota de la Comuna de París, vuelve a poner en relevancia el hilo (muchas veces opaco) que une las pujas interestatales a los escenarios de lucha revolucionaria y, sumamente importante, vuelve a darle al internacionalismo una carnadura no moral, sino material.

Mención aparte merece el recorrido por la formación, luchas políticas y rupturas de las distintas fracciones revolucionarias del proletariado como elemento indisociable de la lucha

de clases, sus resultados y las lecciones que de ella se extrajeron. Mehring va presentando las disputas teóricas y programáticas como producto de las distintas estrategias planteadas para la intervención en los escenarios de lucha de clases contemporáneos. Más aún, puede verse en el transcurso del relato, el pasaje de diferencias que en un inicio aparecían en el terreno de la táctica y luego se transforman en diferencias estratégicas, que dan forma a corrientes filopopulistas, socialdemócratas o anarquistas. Así, Mehring historiza los debates con los seguidores de Proudhon, Lasalle y Bakunin, y en este desarrollo va planteando sus propias posiciones (como historiador y militante revolucionario) en las que destaca su defensa de la lectura de Lasalle sobre las causas del fraccionamiento de Alemania y las perspectivas de un posible papel progresivo de Bismark en la unificación.

El tono con que Mehring aborda las discrepancias entre Lasalle y Marx sobre la cuestión

alemana impide ver con claridad las dos cuestiones estratégicas que allí se juegan: cuál debe ser la política del proletariado frente a los “generales nacionalistas”, y cuál es la dinámica entre las demandas burguesas y las proletarias en un proceso revolucionario. En lugar de destacar que esos eran los núcleos duros de la discusión sobre Bismarck, Mehring opta por presentar las discrepancias como diferencias de apreciaciones historiográficas sobre Alemania, quitándole el filo a la lucha política. Sin embargo, transformar este hecho en una acusación a Mehring de renuencia a la lucha política (rasgo propio del reformismo) resulta ridículo para quien fuera uno de los principales polemistas contra la analogía que Bernstein hacía entre “revolución permanente” y “putschismo blanquista o terrorismo proletario”, como parte de su giro revisionista. O quien sería parte de otra dura lucha política al interior de la socialdemocracia alemana, oponiéndose a la Primera Guerra mundial y fundando, en 1916 (junto con sus camaradas y amigos Rosa Luxemburgo y Karl

Liebknecht) la Liga Espartaquista.

 

Hacerle vivir de nuevo

Estos comentarios han pretendido rescatar algunos de los muchos aspectos que vuelven a esta biografía una lectura necesaria. Que sean las palabras de Mehring las que cierran esta nota con la ilusión de que ellas inspiren la lectura de esta biografía a quienes hoy se acercan a las ideas del marxismo: “Si Marx hubiera sido real y verdaderamente ese muchachito modelo tan aburrido que veneran en él los sacerdotes del marxismo, yo no me habría sentido jamás tentado a escribir su biografía. Mi admiración y mi crítica –y en ninguna buena biografía puede faltar ninguna de estas dos cosas, en dosis iguales– no pierden de vista jamás al hombre genial a quien nada le gustaba decir tanto ni con más frecuencia de sí, que aquello de que nada humano le era ajeno. Hacerle vivir de nuevo, en toda su grandeza poderosa y áspera: tal es la misión que yo me he propuesto”. Y lo logra.

VER PDF

1. Bs. As., Editorial Marat, 2013. Las referencias se harán en base a esta edición entre paréntesis al final de la cita.

2. “La correspondencia entre Marx y Engels”, Marxists Internet Archive (2000).

3. Véase La teoría de la revolución permanente, Bs. As., CEIP, 2005.

4. Mehring es, además, quien introduce en las apropiaciones de Clausewitz desde el marxismo, la lectura de su contemporáneo Hanz Delbruck que se transformaría luego en un clásico de los estudios militares.

2 comments

  1. Carlos 10 junio, 2014 at 04:38 Responder

    Paula Valera, dejaste en muchos televidentes una imagen imborrable de aquellos programas de tvpts que en su inicio eran todo una propuesta llena de osadia y futuro impredecible. Mira que hace de eso algunos años. Te desapareciste de la pantalla pero del involuntario recuerdo de algunos. Este articulo esta muy bueno porque al explicar el curriculum del autor y su cercania con la familia Marx, ademas de sus meritos propios como estudioso de la historia europea, logra sembrar la semilla de la curiosidad y el interes por conocer. Muchas gracias y me alegro que sigas en la misma linea.

Post a new comment

Te puede interesar

El fantasma de la inestabilidad

ROBERTO GARGARELLA - Número 26, diciembre 2015 - El fantasma que recorre la política argentina, desde sus inicios, es el fantasma de la inestabilidad.