×
×
Red Internacional

Si bien en la situación actual toma relevancia la crisis climática, poco se habla de los responsables, que no son los individuos o la sociedad en su conjunto, sino un puñado de políticos y empresarios que llevaron esta situación al colapso en función de sus intereses y ganancias.

Tomás DirazarEstudiante de ciencias exactas/ UNLP

Sebastián PalmasProfesor de Geografía | Militante de La Marrón Docente en Ensenada

Sábado 5 de junio | 19:23

Localmente la situación es alarmante. Ensenada está en el puesto quinto en cuanto a la calidad ambiental y Berisso en el decimoquinto, siendo de las peores ciudades rankeadas dentro de un total de 511 municipios a nivel Nacional. La Plata sigue en estado de alarma desde la inundación del 2013 porque no hubo inversión en obras.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires y el Conicet en 2013, basó su medición en el índice que resulta de una combinación de los recursos recreativos de base natural, los recursos recreativos socialmente construidos y los problemas ambientales, siendo estos últimos los más preponderantes.

En estas localidades los vecinos están sometidos a ruidos constantes y molestos, a emanaciones de gases y humos tóxicos, destrucción de humedales y biodiversidad, la grave polución en el agua porque las petroquímicas usan los canales de vertedero de sus desechos, entre otros.

Recordemos que en el Gran La Plata se encuentra uno de los polos petroquímicos más grandes del país. Por ejemplo en el canal Oeste de Berisso hace un tiempo hasta se llegó a encontrar tortugas empetroladas. Y estos son solo algunos de los problemas diarios producto de vivir en la zona.

Canal Génova. Humedal Urbano de Berisso

¿Qué hacen los municipios por el medioambiente?

El intendente Mario Secco (FdT) y el municipio de Ensenada cuenta con una Secretaría de Salud y Medioambiente, dirigida por Raúl Marcos Panettiei. Si uno entra en su página y busca información relacionada al medioambiente va a encontrar muchos de los links caídos. Una de sus políticas ambientales son los tachos de colores en donde deposita en los vecinos la responsabilidad de separar su basura. Esto no solo es insuficiente, sino que a Copetro no se le pide ningún tipo de responsabilidad y sigue contaminando sin controles.

El municipio además no brinda información y recibe prebendas de la fábrica, mostrando la connivencia que hay entre ellos. Lo irónico es que el hollín que cae en las casas es parte de los residuos. ¿Esto en que color de tacho iría?

Podés leer: Copetro contamina: lluvia de hollín en Berisso y Ensenada

Secco tampoco tiene una mirada amigable con la agroecología. Hace un tiempo vecinos organizados en Todos los 25 Hasta que de Vaya Monsanto realizaban una huerta agroecológica en un predio prestado por un amigo de la organización, cuando cayeron una patota y luego la policía, los intimaron y los desalojaron sin informarles cuál era la infracción, destruyendo el trabajo de meses y hasta robándoles elementos que utilizaban para la huerta. Una impunidad total. Todo esto se fundamenta en los negocios inmobiliarios y la construcción de barrios privados en la zona.

Hace un mes comenzaron las obras para extender la Autopista Buenos Aires - La Plata, con el objetivo de conectar el fin de ésta con la Ruta Provincial N°11. El proyecto se realizó el año pasado y los vecinos de Berisso y Ensenada advirtieron que afectaría tres áreas naturales: el Parque Martín Rodríguez, el canal de Conclusión de El Dique y el Bañado Maldonado. Además de que no cuenta con un estudio público por parte del Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS) que justifique el hecho de que este haya declarado a la obra ambientalmente apta.

Los municipios junto a la Provincia aceptaron sin escuchar las voces de los vecinos, que propusieron alternativas al transporte que se pretende, con otros medios no contaminantes como volver a poner en condiciones ramales de trenes o utilizar vías pluviales.

Copetro es parte del polo petroquímico que procesa el derivado que proviene de YPF. Producto de esta actividad sin controles, o con controles insuficientes, el canal Oeste que desemboca en El Dique contendría 27 toneladas de hidrocarburos.

No hace falta ahondar en el impacto ambiental y en la salud que genera esto. Hay numerosos juicios en curso, y algunos ganados a la empresa, no solo por problemas de salud, sino por diversos daños ocasionados (piscológicos, patrimoniales, etc). Y diversos problemas de salud (asma bronquial, conjuntivitis, cefaleas, alergia de las vías superiores, etc). Varios vecinos presentan dolencias y enfermedades (en muchos casos crónicas y severas) vinculadas a las vías respiratorias. La empresa sigue negando la contaminación y no invierte en reconvertir su planta para que esto no suceda.

Fabián Cagliardi (FdT), por su parte, en Berisso también tiene el problema de Copetro y su hollín, porque hablamos de un predio industrial productor de hidrocarburos, de los más grandes del país. Pero además tiene otros problemas y tampoco parece importarle el medioambiente.

Uno de los casos relevantes surgió cuando se votó un proyecto en el Concejo Deliberante de Berisso en donde se aprobó la realización de un restaurante "Pachan Food" en el medio del Parque Cívico, importante como espacio verde para drenar el agua de las lluvias. La empresa que propone el proyecto es de carácter privada y el Concejo Deliberante habría votado cederle parte del espacio público para este fin.

La mayoría de los concejales que votaron a favor son del Frente para Todos y Cambiemos junto a Frente Renovador lo hicieron en contra. Contradictorio cuando en La Plata, Cambiemos tienen el mismo accionar con el espacio del Parque Saavedra.

La empresa responsable del proyecto estaría exenta de pagar impuestos a diferencia de la enorme mayoría de los comerciantes de la zona y los feriantes que cada fin de semana tienen que pagar su espacio para poder trabajar. Es importante tomar el ejemplo de organización de la Escuela de Arte de Berisso, que junto a vecinos y ambientalistas enfrentaron a la política del municipio y la empresa privada, en defensa del medioambiente. Este es el camino.

En La Plata, Julio Garro apuesta a la “modernización” de espacios públicos, avanzando sobre espacios verdes. En el Parque Saavedra comenzó un intento de desalojo de los feriantes hace ya meses con el fin de crear un emprendimiento privado, para el cual se necesitaría también la destrucción de varios árboles de la zona cerrada. Además, muchos espacios verdes como el Parque Pereyra Iraola están en estado de abandono, además de haber sufrido un grave incendio.

Esta ciudad en el 2013, con Bruera como intendente y Scioli gobernador sufrió la peor inundación de su historia, culpa de la desidia estatal. Las obras que se hicieron posteriormente en los gobiernos de Garro y Vidall siguen sin solucionar el problema de fondo, si viene otra lluvia como el 2013 o peor,se volvería a inundar la ciudad.

Los basurales a cielo abierto dejan en evidencia la falta de interés de parte del municipio respecto a las condiciones de salubridad de miles: desde la UNLP se han señalado más de 100 lugares en los que se deja basura y nadie se hace cargo, y hay decenas de barrios en las afueras de la ciudad donde ni siquiera llega el servicio de recolección de residuos.

Mientras se cajonea la ley nacional de protección de humedales por los lobbyes empresariales de los agronegocios y el extractivismo urbano, en la región de La Plata, Ensenada y Berisso existen varios de ellos y cumplen una función vital para el medioambiente, como reservorio de agua y preservación de la biodiversidad, y la sociedad en su conjunto. Organizaciones de vecinos y ambientalistas reclaman hace años a los municipios que preserven estos espacios en la zona.

Como en otros lugares, los gobiernos priorizan los negocios inmobiliarios privados que se asientan en esos terrenos.

Parque Cívico. Berisso

¿Cómo nos organizamos contra estas políticas?

Tanto el intendente de Ensenada como el de Berisso, y de La Plata como ciudad cabecera, se llenan la boca hablando del ambiente y los cuidados y responsabilidades que deberían tener los vecinos. Pero poco hacen para tener un ambiente sano y equilibrado. Incluso permiten que grandes fábricas contaminen sin ningún tipo de control eficiente y no invierten tampoco en reconvertir la tecnología para que la matriz productiva sea sustentable.

En estos tiempos en donde la pandemia puso en cuestión la depredación capitalista de la naturaleza y el impacto en la salud, vemos que los gobiernos nacionales y locales, más allá del discurso que tenga y el espacio que representen, no nos dan soluciones reales a la crisis ambiental en curso.

Lejos de la visión simplista que nos responsabiliza individualmente o responsabiliza a la humanidad sin distinción de clases e intereses que representan y nos quieren hacer responsable de la destrucción planetaria, nosotros tenemos que organizarnos para ponerle un freno. No somos quiénes decidimos qué, cómo, cuánto y para qué se produce, circula y consume. Eso lo definen quienes provocaron esta crisis.

Es por esto que tenemos que oponer un proyecto que esté orientado a defender el medioambiente y un sistema productivo compatible con el cuidado de la naturaleza, lejos del lucro capitalista. Para la planificación que necesitamos los trabajadores deben tomar en sus manos ese control, conjuntamente con los vecinos de la zona, y la participación de las universidades que aportarán el conocimiento para encontrar una alternativa sustentable. La salida está en nuestras manos.

Si te interesa esta problemática y querés organizarte con nosotros, sumate al Comité de la Comunidad LID de Ensenada, porque la lucha por las condiciones laborales y ambientales es la misma lucha.
Contacto +54 9 221 669-4292.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias