×
×
Red Internacional

Confesión de parte. Zabaleta otra vez contra los movimientos sociales en la previa de otra movilización

El ministro de Desarrollo Social habló por TN sobre las protestas de trabajadoras y trabajadores desocupados frente a su despacho. Insistió en que movilizarse cortando calles “no resuelve nada” y que no habrá nuevas altas de planes sociales. “Estamos viendo un camino de baja en la pobreza, en la indigencia y en el desempleo”, agregó para justificar su política criminalizadora de las organizaciones no cooptadas por el Frente de Todos.

Martes 12 de abril | 10:18

Pasadas las 8 de este martes el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta, fue entrevistado por el canal TN (Grupo Clarín) en relación a la política que su cartera viene teniendo hacia las organizaciones de trabajadoras y trabajadores desocupados no alineados con el oficialismo. Especialmente fue consultado sobre próximas medidas de protesta frente a su ministerio, ubicado en la Avenida 9 de Julio esquina Moreno de la Ciudad de Buenos Aires.

Te puede interesar: Lunes de furia contra la protesta social

“Está claro de mi parte que siempre va a haber una mesa para conversar los problemas de los argentinos y las argentinas, en ese camino estamos”, manifestó Zabaleta en la entrevista. Y reivindicó la medida que tomó a principios de enero para, según sus palabras, “posibilitar que cada beneficiario del plan Potenciar Trabajo pueda ser libre de elegir el lugar donde quiere trabajar esas cuatro horas a partir de su oficio o de dónde quiera trabajar”. En ese sentido, afirmó que “ya hay más de 150.000 beneficiarios que están pidiendo redireccionar dónde trabajar esas cuatro horas”.

Vale recordar que el plan Potenciar Trabajo nuclea a alrededor de 1,2 millones de trabajadoras y trabajadores a quienes el Estado subsidia con apenas $ 16.500 mensuales por una contraprestación laboral de cuatro horas diarias. La “libertad de elegir” de la que habla Zabaleta es, en rigor, anotarse en un listado para que el Ministerio canalice el ingreso de ese sector ultraprecarizado de la clase trabajadora al servicio de las patronales por un costo que no llega ni siquiera a cubrir la mitad del salario mínimo, vital y móvil.

El propio Zabaleta afirma que en cuatro meses apenas un 12 % de las y los beneficiarios del Potenciar Trabajo se anotaron en esos listados. Se ve que la “oferta” del Gobierno de ser “libres” no resulta muy tentadora para la gran mayoría de laburantes alcanzados por ese programa. A confesión de parte, relevo de pruebas.

Luego, consultado sobre la relación con las organizaciones piqueteras a las que días atrás acusó de “extorsionadoras” por reclamar en la calles aumentos en el monto de los planes sociales (congelados hace meses), en la cantidad de beneficiarios y en una mejora en la cantidad y calidad de los alimentos que el Ministerio envía a los comedores populares, Zabaleta dijo que todo se resuelve “poniendo arriba de la mesa programas que se vinculen a la creación de empleo formal y a la producción”.

Aunque dijo que el Gobierno “amplía programas”, reconoció (en una alocución con tono por momentos nervioso) que las “diferencias” entre lo que propone el Frente de Todos y lo que reclaman diversas organizaciones sociales no se termina de llegar a una síntesis que permita resolver el conflicto.

En ese sentido le preguntaron cómo piensa actuar el Gobierno frente a nuevas protestas frente a su Ministerio, Zabaleta dijo que “los argentinos necesitan que les resuelvan los problemas, que hablemos mucho menos del 2023 y más de lo que está pasando en este momento, donde tenemos todavía índices inflacionarios que debemos resolver y eso hace que sigamos trabajando para que el salario le gane a la inflación”. Una generalidad que no da pautas sobre, precisamente, cómo se piensa resolver la grave situación social que atraviesan millones.

Te puede interesar: De Zabaleta a Marra: la criminalización a los pobres cayó como fichas de dominó hacia la derecha

El ministro insistió en la línea argumental que viene esgrimiendo desde hace semanas (y que dio el puntapié inicial a una andanada de declaraciones punitivistas y criminalizadoas de la protesta social por parte de funcionarios y referentes de la oposición de derecha). “Un conflicto no se resuelve con otro conflicto, un problema no se resuelve con otro problema. No es cortando el Puente Pueyrredón, no es cortando calles, es tratando de poner en discusión constantemente la generación de empleo”, dijo Zabaleta cuando, en rigor, es el propio Gobierno el que se niega a resolver a fondo el problema de la generación de empleo genuino con ingresos que realmente alcancen a cubrir el costo de la canasta familiar.

Para reforzar su argumentación, Zabaleta afirmó que “la economía está dando señales concretas”. Mencionó que “si bien no hay nada para celebrar, estamos viendo un camino de baja en la pobreza, en la indigencia y en el desempleo que nos entusiasman a seguir”. No celebra pero está entusiasmado, que no es poco. Sin embargo, eso va de la mano con una mayor estigmatización y criminalización a quienes protestan porque no ven ninguna mejoría real y concreta en sus condiciones de vida.

Yendo directamente a las próximas movilizaciones piqueteras, especialmente la convocada para este miércoles, Zabaleta buscó congraciarse con los sectores medios y los referentes políticos de la derecha que (campaña feroz de las grandes empresas periodísticas mediante) reclaman “orden”. “No resuelve nada cortar una calle, mucho más cuando hay un ministerio que pone arriba de la mesa todos los problemas que existen y los va resolviendo”.

Y remató afirmando: “pienso y defiendo, como funcionario y como argentino, al taxista que maneja por la 9 de Julio, a la mujer que va por el Metrobus a trabajar o vuelve a la casa. Tenemos que pensar en esos argentinos que necesitan estar tranquilos”. Nada que envidiarle a cualquier invitado estable de LN+.

La entrevista realizada por Sergio Lipegüe y Adrián Ventura terminó entre risas y deseos de buena suerte.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias