×
Red Internacional

Por el conflicto de Walmart, el empresario Francisco De Narváez llegó a un acuerdo con Camioneros. Intervino Sergio Massa a pedido de Alberto Fernández. Al Gobierno le parecía un exceso los reclamos del gremio y una mala señal para el empresariado.

Martes 4 de mayo | 11:56

Sergio Massa fue el encargado de destrabar el conflicto a favor del empresario. Organizó en su oficina de Diputados, a pedido de Alberto Fernández, una reunión entre Francisco De Narváez y Hugo Moyano.

De la reunión salió el acuerdo, que cinco días después, firmaron entre las partes. En ese encuentro, según cuenta el periodista Ricardo Carpena, Massa fue directo: “Los conozco, me conocen. Ustedes son capaces de ponerse delante de un tren para frenarlo, pero si se ponen del mismo lado, juntos, pueden llevar el tren muy lejos. Pónganse de acuerdo. Es el mejor regalo que le pueden hacer al Presidente y a mí”. Y así fue como Moyano cedió al pedido presidencial, para no dar malas señales a los empresarios.

El Gobierno estaba preocupado por el reclamo del Sindicato de Camioneros que prometía inversiones extranjeras. La empresa de De Narváez pretendía pagar un bono extraordinario, pero no indemnizar y volver a recontratar a los empleados bajo la nueva firma. El empresario sostiene que la “ley Moyano” -despedir, indemnizar y volver a contratar- era “una práctica ilegítima, no prevista por ningún marco legal vigente, ni con la forma en que se desarrolla nuestra actividad en el país”.

Como decíamos en un artículo anterior que publicamos en La Izquierda Diario, la norma ya se aplicó en empresas de recolección de residuos, logística, correos y aguas gaseosas y son acuerdos homologados por el Ministerio de Trabajo por lo cuál tienen peso de ley.

Desde la patronal Dorinka encabezada por el ex diputado , señalan que "sólo hubo cambio de accionistas, con el mismo CUIT". Pero tuvo gran repercusión pública que la empresa estadounidense se desprendió de sus operaciones en nuestro país en noviembre de 2020.

Sigue la pulseada entre Moyano y Walmart: ¿qué está en juego?

Fue luego de la reunión, que el presidente de la Cámara de Diputados tuvo una charla con Moyano, según Carpena le dijo: “Este es un momento para que tratemos de salvar los puestos de trabajo, Hugo, y de paso que tu gente pueda llevarse algo de plata al bolsillo”.

Este lunes, la empresa y el sindicato firmaron un acuerdo que permitirá que los 477 empleados del centro de distribución de Walmart en Moreno cobren por única vez una “gratificación extraordinaria”, no remunerativa y hasta en cinco cuotas, con montos que oscilan entre $115.000 y 1 millón, según la antigüedad, que representan un total de $227.576.922.

Los Moyano presentaron el acuerdo este lunes como “otra gran conquista del Sindicato de Camioneros”, aunque admitieron que tuvieron que desistir de su reclamo original por motivos extrasindicales: “Este es un acuerdo que los dirigentes y todo el consejo directivo de Camioneros tomó para mantener la paz social, teniendo en cuenta el contexto de pandemia que atraviesa el país y el mundo entero, respaldando cada derecho del trabajador”.

Recordemos que el empresario y el dirigente histórico de Camioneros se conocen desde hace tiempo. De Narváez y Moyano en 2013 construyeron una alianza para las elecciones legislativas con el fin de derrotar al kirchnerismo. En las listas de Unidos por la Libertad y el Trabajo en la Provincia de Buenos Aires, tenía en segundo lugar a Omar Plaini (canillitas) y decenas de postulantes gremiales a los cargos de concejal.

El entonces diputado De Narváez, se había convertido en una figura opositora fuerte después que le ganara las elecciones de 2009 a Néstor Kirchner. Luego de forjar esa alianza electoral, el empresario y el gremialistas se alejaron.

Esta vez, De Narváez le ganó a Moyano que cedió a los reclamos del presidente Alberto Fernández, quien mandó mediadores a favor del empresario.

Dura crítica de Pablo Moyano a Claudio Moroni por defender a Walmart y Garbarino




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias