×
×
Red Internacional

En el día de lanzamiento de campaña electoral y en simultáneo con la publicación oficial del dato de pobreza, el Gobierno presentará un proyecto para dar beneficios fiscales al sector del agronegocio. Se sella la sociedad entre el Gobierno, las patronales agrarias y el FMI sobre la orientación extractivista del país.

Lucía Ortega@OrtegaLu_

Jueves 30 de septiembre | 11:23
📉 ECONOMÍA | “Volvimos peores”: el proyecto del Gobierno para beneficiar al agropower - YouTube

El Gobierno arrancará hoy la campaña electoral hacia las generales del 14 de noviembre anunciando una ley que brinda beneficios al campo.

El plan que incluye medidas hasta el 2030 nació del lobby del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA), que viene teniendo reuniones con el gobierno de Fernández desde su asunción, y luego el Gobierno tomó como propio.

Irracionalidad capitalista I

Ayer 29 de septiembre, fue el Día de la Concientización sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), unas 931 millones de toneladas de alimentos, fueron tirados a la basura en el 2019. lo que equivale al 17% de los alimentos que se produjeron en todo el mundo, mientras que 811 millones de personas tienen hambre.

En Argentina las situación no es muy distinta. La Red Argentina de Bancos de Alimentos (REDBdA) estima que "unas 123 mil toneladas de alimentos por año que no llegan a las góndolas por distintos motivos".

Las tapas de los diarios reflejaron esa noticia y pasaron a otra, rápidamente y sin anestesia: en el lanzamiento de su campaña, y el día que se conocerá el dato oficial de pobreza, el Gobierno anunciará un paquete de beneficios “al campo” para aumentar las exportaciones.

El “superanuncio”, como lo describieron en Balcarce 50, tendrá lugar este jueves en la Casa Rosada a las 18 y será encabezado por el Presidente Alberto Fernández, por la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (nuevamente juntos en público luego de la crisis política), y por el jefe de Gabinete, Juan Manzur. También estará el ministro de Agricultura, Julián Domínguez.

En qué consiste el proyecto

El proyecto de ley “Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador” será presentado por Martín Guzmán este mismo jueves en el Congreso. Lo que se sabe es:

  • Plantea distintos beneficios impositivos. Se fija una “amortización acelerada en 3 años, en lugar de 10, o más de acuerdo al tipo de inversión en cada sector del agro”.
  • Se establece el beneficio para inversiones en construcciones -excluidas viviendas- y de infraestructura “como mínimo en la cantidad de cuotas anuales, iguales y consecutivas que surja de considerar su vida útil, reducida al cincuenta por ciento (50%) de la estimada”
  • Por otra parte se impulsa la “devolución de IVA en inversiones en tres cuotas, cuando hasta ahora se realizaba en más de cinco años promedio”. Es el caso para plantas frigoríficas, acopios, usinas lácteas, plantas de balanceado, planta de tratamiento de frutas.
  • Beneficios específicos para la actividad ganadera, como una mejora de la valuación de hacienda vacuna a los fines del impuesto a las Ganancias.
  • ¿Rebaja retenciones? No se conoció por ahora una rebaja de retenciones, aunque es la verdadera exigencia de las patronales. En el proyecto del CAA se proponía que las retenciones para las economías regionales deberían quedar en cero, que las retenciones en cereales no superen el 8% (hoy trigo y maíz tributan 12%), “estableciéndose menores alícuotas para granos diferenciados y manufacturas derivadas”, que en girasol no supere el 5% y que en la soja se reduzcan de 33% a 25 % con menores alícuotas para granos diferenciados y manufacturas derivadas”.
  • Objetivo: pasar de exportaciones totales del país por U$S 65.000 millones a U$S 100.000 millones. Este se presentó como “ambientalmente sustentable”.
  • También estiman con ello la “creación de 700.000 nuevos empleos, 210.000 de ellos directo con el agro”

“Supermercado argentino” reloaded

Básicamente el argumento para este tipo de proyectos es siempre el mismo: hay que darle beneficios a las patronales para aumentar las exportaciones y generar empleo. En Argentina tenemos experiencia de sobra de que lejos de ser “sustentable” con el ambiente, estos proyectos profundizan una matriz extractivista, contaminante y excluyente.

¿De qué forma se piensan aumentar las exportaciones? Plantean que es con industrializaciòn y agregado de valor, pero esencialmente será con una nueva expansión de la frontera agropecuaria, arrasando con el monte, los bosques y las comunidades.
En el proyecto de CAA explicitaban la intención de pasar de las 125 millones de toneladas de granos y oleaginosas a las 156 millones. No hay forma de hacer eso en la agricultura sin una producción extensiva, como ocurrió en la primera década del siglo XXI bajo los gobiernos kirchneristas.

¿De qué forma crearán 700 mil empleos? Un engaño total. De acuerdo a los especialistas agrarios de la FCE-UBA, Villulla, Fernández y Capdevielle en “Los números rojos de la Argentina verde”, entre el 2008 y el 2018, mientras se multiplicó la superficie implantada en la región pampeana y la producción de granos, cayeron en 12 mil los puestos de trabajo sectorial y 5.450 en la producción de granos y oleaginosas.

El experimento macrista de devaluar y quitar las retenciones: como señalan Cantamutto y Wainter en “La economía política de Cambiemos” (2019), “la intención de convertir al país en el supermercado del mundo - una visión aggiornada de la tesis ricardiana de las ventajas comparativas relativas- llevó al gobierno a disminuir y/o eliminar las retenciones a las exportaciones y a flexibilizar los controles a las importaciones” pero “no lograron incrementar las exportaciones. Por el contrario, se produjo un aumento en las importaciones”, así como una profundización de la matriz primarizada, el subdesarrollo y la dependencia.

Irracionalidad capitalista II

La irracionalidad de tirar alimentos no es la única. También lo es convertirlos en dólares para pagar la deuda externa, a base de destruir recursos naturales, en un país con crecientes necesidades alimentarias.

El año 2021 volvió a ser uno de exportaciones récord. El ingreso de divisas acumulado de la agroexportación en los primeros 8 meses del año alcanzó los U$S 23.229 millones, un incremento interanual del 75%, según CIARA-CEC. De acuerdo a datos de Economìa, en lo que va del año aumentaron un 35,5% las exportaciones totales y un 44,5% las de origen agropecuario.

De esta forma, en lo que va del año, la recaudación por derechos de exportación creció 172%, sumando $634.607 millones.

Una rentabilidad extraordinaria para las patronales agrarias y para el fisco, que no se “derramó” ni en un impulso a la actividad económica ni en una mejora para de las condiciones de vida de las mayorías, que siguen cargando con el ajuste.

¿Qué es el Consejo Agroindustrial Argentino?

“El otro campo”, “la rama negociadora y generador de valor agregado”, plantea en una nota Página 12, como si se tratase de otro sector social totalmente distinto de la Mesa de Enlace. Lejos de eso, está compuesto por 3 de las 4 entidades de esta última, además de ser liderado por el sector concentrado del agropower, el de las grandes aceiteras y acopiadoras, el que maneja las exportaciones y con ellas tiene una gran capacidad para incidir en los precios de los alimentos y en el dólar. Y también del resto de los sectores sociales de la cadena, los propietarios de la tierra, los ganaderos, los pools y contratistas, también los medianos productores.

Involucra a la propia CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) junto a Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Coninagro y Federación Agraria; el CEC (Centro de Exportadores de Cereales), las Bolsas de Cereales de todo el país, el consorcio de exportadores de carne ABC, las entidades vinculadas a distintos subsectores, la Mesa Nacional de Carnes, Frutas y las bolsas de cereales de Buenos Aires, Bahía Blanca, Córdoba, Entre Ríos, Chaco, Rosario, Santa Fe.

Desigualdad y pobreza

Este jueves el Indec presentará los datos de pobreza para el primer semestre del 2021.

La Encuesta Permanente de Hogares (EPH) estima que de las 17 millones perciben algún ingreso, 7 millones gana menos de $ 25.000 por mes (41,2%).

La mitad de los hogares vive con menos de $ 62.900. Es decir, tenían ingresos por debajo de lo necesario para cubrir el valor de la canasta de pobreza ($64.000 en el segundo trimestre).

Con esta información, los expertos anticipan que la pobreza rondará el 40% a pesar del rebote económico, por el efecto de la inflación y precariedad en la recuperación del empleo.

¿Por qué esperar que esta vez, de la mano del FMI y las grandes patronales agrarias, el resultado de una matriz primario exportadora, extractivista y dependiente, será distinto?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias