Géneros y Sexualidades

RUMBO A SALTA

Voces del XXIXº Encuentro Nacional de Mujeres

A pocas horas del XXIXº Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) que se realizará durante el fin de semana, La Izquierda Diario entrevistó a referentes de distintas organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos que viajarán a Salta. Nos cuentan sus expectativas Florencia Maffeo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, María José Lubertino del Frente Grande y a cargo del Observatorio de Derechos de las Personas con Discapacidad del gobierno nacional, Lohana Berkins de la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual, Vanina Biasi del Partido Obrero, Diana Kordon de Liberpueblo y Andrea D'Atri del PTS y la agrupación de mujeres Pan y Rosas.

Lucía Simone

@LululuSimone

Dolores Contreras

@dolorinda79

Viernes 10 de octubre de 2014 | Edición del día

¿Con qué objetivos van al próximo ENM desde el espacio que integras?

Florencia Maffeo: Nuestro objetivo es poder seguir encontrándonos con compañeras de todo el país e impulsar la lucha por el derecho al aborto que se va dando en diferentes lugares, con diferentes estrategias y nos parece que el ENM es un espacio clave para poder debatir y visibilizar, justamente, este reclamo que es federal, no solamente de las organizaciones feministas sino de organizaciones estudiantiles, sindicales, territoriales y de las mujeres en general que participamos del ENM.

María José Lubertino: Yo participo de los ENM desde hace 29 años y si bien hay muchas feministas históricas que han dejado de ir, yo creo que es muy importante seguir acompañando a las jóvenes y nos entusiasma que haya jóvenes que participan de estas actividades. En segundo lugar, es importantísimo que podamos ir al NOA, a esa provincia tan conservadora, donde han puesto educación religiosa en las escuelas, donde no hay educación sexual y, fundamentalmente, a nivel de las cuestiones nacional vamos a centrar esfuerzos por un lado en defender la desincriminación del aborto que tiene que ser un debate inminente a nivel nacional. El 28 de septiembre, cuando fue el día de acción por la campaña por el aborto, acordamos con la presidenta de la Comisión de Legislación Penal [NdR: de la Cámara de Diputados] que, en noviembre, estaría en el temario, así que creemos que tiene que haber una declaración contundente a nivel nacional sobre esta temática. También poner énfasis y defender muchas de las cosas que el gobierno ha hecho bien a nivel nacional en relación a la igualdad entre varones y mujeres, como la jubilación de tantas mujeres que no tenían aportes o como las trabajadoras de casas de familia. El otro gran reclamo a nivel nacional es pasar a un sistema de paridad entre varones y mujeres en los espacios de la política, que es una asignatura pendiente y a nivel sindical, el cumplimiento del cupo, que se incumple en muchos sindicatos. Creo que hay logros importantes, pero asignaturas pendientes, entre las que creo que lo principal está en materia de derechos sexuales y reproductivos, en tantas provincias que no se cumple la educación sexual, en la Ciudad de Buenos Aires que no se cumple ni la educación sexual ni los abortos legales, y la violencia de género y las redes de trata, donde si bien han habido políticas públicas y avances, todavía hay rémoras del pasado. Te diría que la prioridad de trabajo en temas pendientes es, a nivel legislativo, desincriminación del aborto y, a nivel de otras temáticas, la prioridad es seguir trabajando con los poderes judiciales y con los medios de comunicación donde todavía los problemas de violencia de género son tratados de una manera muy misógina.

Andrea D’Atri: Con 50 micros de Pan y Rosas y el PTS de más de veinte ciudades de todo el país, viajamos a este Encuentro planteándonos tres batallas políticas fundamentales. En primer lugar, la lucha por el derecho al aborto, que hoy requiere de un esfuerzo mayúsculo del movimiento de mujeres, porque tenemos que enfrentar el nuevo obstáculo que puso el kirchnerismo al aprobar el reaccionario Código Civil redactado por el Vaticano. También levantar nuestra voz contra la violencia hacia las mujeres, denunciando la demagogia del kirchnerismo que, en Salta declaró la “emergencia” por el altísimo índice de femicidios, mientras establece la religión en las escuelas públicas de la provincia y estrecha sus vínculos con el Papa, reproduciendo una cultura misógina y patriarcal que pone a las mujeres en un lugar de subordinación. Por Melina Romero, Paola Acosta y la maestra salteña Evelia Murillo, recientemente asesinadas, vamos a gritar bien fuerte: "Tocan a una ¡nos organizamos miles!". Pero además, un gobierno que habla de la violencia contra las mujeres, pero impuso que hasta en los ENM participen las fuerzas represivas del Estado, o sea que la Policía del gatillo fácil que asesina a los hijos de las barriadas populares de todo el país, la Gendarmería que reprime a las trabajadoras que se movilizan en la Panamericana y todas las fuerzas que son cómplices de las redes de trata que secuestran y desaparecen a cientos de jóvenes, que espían e infiltran a las organizaciones que luchamos ¡van a estar reunidas al lado de aquellas que somos víctimas de esta represión! Y lo más importante: viajamos con las indomables trabajadoras de LEAR y la Comisión de Mujeres de Donnelley bajo gestión obrera ¡un verdadero orgullo para Pan y Rosas poder compartir esta experiencia, también, después de haber compartido estado codo a codo enfrentando la represión comandada por Berni, de apoyar y difundir su lucha! Junto con ellas, queremos plantearle a las miles de mujeres que participarán del ENM que sumen su apoyo a la campaña “Familias en la calle ¡nunca más!”

Lohana Berkins: Las expectativas de siempre: discutir, intercambiar experiencias, pero sobre todo aprender de la experiencia de miles de mujeres de distintos sectores sociales y del país que nos nucleamos en el ENM. Es verdad que Salta es una sociedad muy conservadora y sobre todo tradicionalista, un cóctel bastante explosivo. Creo que va a ser un Encuentro fuerte, porque estos temas, como el aborto, la prostitución... a mí me llama la atención que la Iglesia siga operando sobre la capacidad de maternidad de las mujeres y no diga nada sobre una de las manifestaciones más violentas hacia las mujeres como es la prostitución. Pero creo que las feministas, al menos todas las que vamos, tenemos que hacer uso de la herramienta política más poderosa que da el feminismo que es el pensamiento y la reflexión. Va a ser un encuentro con muchos desafíos.

Vanina Biasi: Desde el Plenario de Trabajadoras tenemos unas expectativas muy importantes para este Encuentro Nacional de Mujeres. Vamos a ir a batallar por algunos ejes centrales que tienen que ver con el rechazo masivo al Código Civil y Comercial que aprobó el kirchnerismo recientemente, no sólo lo que tiene que ver con lo que afecta a la cuestión jurídica del aborto en Argentina sino también en todo su aspecto reaccionario, en relación a la pérdida de derechos laborales que significa la aprobación de este código. En segundo lugar vamos a llevar adelante una campaña muy importante para que el ENM se pronuncie en contra del ajuste, de los despidos y las suspensiones que impulsa la política del gobierno, que impulsa la oposición patronal y esta campaña se va a expresar con decenas de compañeras que van a participar de nuestra delegación, de diferentes comisiones de mujeres de diferentes fábricas, autopartistas, del transporte, del tabacal, del citrus de Tucumán y diferentes sectores en los que se va a encarnar la lucha contra el ajuste en el país, como las compañeras del Plan Argentina Trabaja, las cooperativa de trabajo que impulsa el gobierno. Y también vamos a llevar al ENM un planteo central que tiene que ver con la lucha contra la violencia hacia la mujer. Vamos a una provincia en la que se ha hecho mucha demagogia en este aspecto y el día lunes todo el bloque legislativo del PO de la provincia de Salta ha reclamado la reforma constitucional para que se elijan a los jueces y a los fiscales que van a atender los temas que exclusivamente van a tener que ver con la violencia de género en la provincia. Y vamos a plantearle esta alternativa, que tiene que ver fundamentalmente con una propuesta de organización de las mujeres en Salta y en todo el país, al conjunto de las mujeres en el ENM. Sabemos que vamos a librar una lucha política fundamental en contra de aquellas mujeres que van a ir organizadas con las diferentes corrientes que se encolumnan detrás del gobierno nacional, vamos a defender los derechos de las mujeres frente al poder político, de la burguesía, y del kirchnerismo que ha hecho demagogia con los derechos de las mujeres y ha culminado un ciclo entregándose definitivamente a la Iglesia católica con esta aprobación del Código Civil y con la próxima aprobación del Código Penal. Por último, vamos a ir al ENM a plantear, y esperamos compartirlo con las compañeras del Frente de Izquierda, una batalla en contra del intento del kirchnerismo de legalizar la prostitución en la Argentina. Nos parece un planteo importante. El kirchnerismo termina un ciclo no solo entregándose a la Iglesia sino haciéndole a las mujeres el planteo más degradante que puede hacerse que es plantear que la prostitución es un trabajo e impulsando diferentes legislaciones en todo el país desde códigos contravencionales hasta leyes específicas de la legalización de la prostitución que queremos rechazar con firmeza desde el ENM.

Diana Kordon: Vamos a participar del ENM con varias compañeras de Liberpueblo y vamos a participar en todo el espacio y en las comisiones de derechos humanos. Nos parece que este es un momento muy grave en el que ha habido una profundización de la situación represiva en todo el país que incluye hasta a compañeras detenidas como es el caso de las compañeras de ATE de Santa Cruz y que hay numerosas mujeres procesadas, hombres y mujeres procesados. Hay presos políticos. Nuestra idea es poder intercambiar y poder unificar todas las fuerzas posibles con todos lo que, a lo largo y ancho del país, están sufriendo situaciones represivas a partir de la respuesta popular que hay a las políticas de ajuste del Gobierno. Todos los años, el Encuentro es una caja de resonancia de las principales problemáticas que afectan a nuestro país y a nuestro pueblo en particular. Este año está marcado por las condiciones de la profundización de una política de entrega. A pesar del discurso anti-buitre de la presidenta, en realidad se refuerza una política de entrega como se demuestra con que, mientras dice esto, acuerda con Chevron por ejemplo. Creo que todo el tema de la entrega y de la política de ajuste, la inflación, los despidos de trabajadores y la política represiva van a ser temas fundamentales de debate en el Encuentro.

¿Cómo te parece que va a impactar el nuevo Código Civil en los derechos de las mujeres, puntualmente el derecho al aborto?

DK: Acá hay un avance muy grave sobre luchas y conquistas de las mujeres que hemos peleado a lo largo de los años. Si bien el código tiene múltiples dificultades, yo creo que hay un problema de procedimiento y hay un problema de contenido que globalmente no son a favor del pueblo. E incluye algunas cuestiones ligadas a cambios en relación a la problemática de género pero yo creo que hay una situación gravísima en relación a las conquistas que nosotras estamos peleando en relación al derecho al aborto. La definición del Código Civil en relación a la vida desde la concepción evidentemente marca un acuerdo con sectores de la Iglesia que efectivamente atentan contra esta profunda reivindicación tan sentida de las mujeres y más especialmente de los sectores más oprimidos que son los que viven más gravemente las consecuencias en relación al tema del aborto.

FM: Nos parece que no es un impedimento para discutir la despenalización y la legalización del aborto en nuestro país, porque como cualquier legislación se puede modificar y en realidad lo que se está discutiendo es la reforma del Código Penal, que nos interesa que se pueda discutir profundamente el proyecto de ley. Pero en definitiva lo que está demostrando es una estrategia ofensiva contra los derechos de las mujeres al poner este artículo que no es claro además y nos parece un nuevo obstáculo para discutir la legalización del aborto y el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo.

MJL: Creo que el nuevo Código Civil tiene un montón de cambios que van a ser revolucionarios en la igualdad entre varones y mujeres en temas que tienen que ver con el manejo económico financiero dentro de la pareja. Y tiene otra redacción del art. 19, pero el Código Civil no tiene ninguna injerencia en lo que es el debate de la legalización del aborto. Son debates que se pueden dar en paralelo porque el principio que se consagra no entra en coalición porque son los marcos jurídicos internacionales de los tratados los que nos dan el pie. No impide que se debata la legalización del aborto, son dos materias diferentes, una cosa es la materia civil y otra cosa es la materia penal.

LB: Yo creo que la gran deuda de la democracia es sin duda el derecho al aborto legal, seguro y gratuito en hospitales públicos. Porque por más que es verdad que hemos avanzado e incluso hay ley de identidad de género de la cual las travestis somos beneficiarias directas, y matrimonio igualitario, pero creo que mientras las mujeres no puedan decidir sobre su propio cuerpo y decidir sobre algo tan crucial como es el derecho de tener hijos o no tenerlos, claramente no podemos decir que estamos en un avance total en este terreno. Es lamentable que todavía el cuerpo de las mujeres siga siendo un territorio de disputa. Sobre todo por los sectores más conservadores y por los fundamentalismos parlamentarios que consideran que la mujer no tiene suficiente capacidad para decidir sobre la maternidad.

AD: El nuevo Código apunta claramente a asegurar la inversión de capitales, mediante la protección de eventuales reclamos laborales que puedan hacer los trabajadores, permite figuras contractuales para fraguar relaciones laborales y, especialmente, en el tema del aborto –aunque es asunto del Código Penal- impone un nuevo obstáculo, como te decía, a la lucha por la legalización. La oposición derechista podrá tener diferencias de método con la votación exprés del Código que hizo el oficialismo, usufructuando su mayoría automática. Pero la verdad es que tanto Massa, Macri, Scioli, FA-UNEN como el kirchnerismo no tienen tantas diferencias con los aspectos más reaccionarios del Código. Para enfrentar a esta “Santa Alianza” que incluye al Vaticano, el gobierno, la oposición derechista, necesitamos forjar un movimiento de lucha, de cientos de miles, que sea capaz de arrancarle al Congreso la legalización que evitaría la injustificada muerte de 300 mujeres cada año, en este país. Un verdadero femicidio del cual es responsable el gobierno de Cristina Kirchner y su férrea imposición de que no haya ningún avance en este sentido en el parlamento.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO