Política Internacional

EL MIEDO A PERDER EL CURUL PUDO MÁS

Vizcarra logra voto de confianza del Congreso peruano, que evita su disolución

Con 82 votos a favor, 22 en contra y 14 abstenciones, el pleno del Congreso peruano aprobó el miércoles 19 de septiembre en horas de la noche, la cuestión de confianza solicitada por el presidente Martín Vizcarra. Buscan evitar la movilización popular y resolver la crisis del régimen fujimorista con algunas reformas, varias de las cuáles, como la bicameralidad buscan limitar aún más la democracia "representativa".

Julio Blanco

Dirigente de la Corriente Socialista de las y los Trabajadores de Perú

Viernes 21 de septiembre de 2018 | 09:54

Con 82 votos a favor, 22 en contra y 14 abstenciones, el pleno del Congreso aprobó el miércoles 19 de septiembre en horas de la noche, la cuestión de confianza solicitada por el Ejecutivo para de esa manera poder realizar el referéndum que permitirá implementar las cuatro reformas a la constitución de 1993 propuestas por el presidente Martín Vizcarra el pasado 28 de julio. Estas reformas son: 1. Reforma del Consejo Nacional de la Magistratura, 2. Bicameralidad, 3. No reelección y, 4. Financiamiento anónimo de los partidos políticos. De esa manera, el ejecutivo busca cerrar por arriba la crisis política abierta el año pasado cuando el ex presidente Kuczynski indulto al dictador Alberto Fujimori.

El miedo a perder su curul y no volver más, parece haber sido la principal motivación que llevó al sector mayoritario del fujimorismo a votar a favor de la cuestión de confianza. Sin embargo, un sector encabezado por Rosa Bartra y Luis Galarreta votaron en contra y otros, dentro los cuales figuraban Úrsula Letona y Miki Torres, se abstuvieron. La bancada del Frente Amplio, que lidera el ex sacerdote Marco Arana, también voto en contra argumentando que ellos están por el cierre del Congreso, por nuevas elecciones y por una Asamblea Constituyente.

Dentro de los sectores que también votaron a favor destacan la bancada oficialista y la bancada del Nuevo Perú de Verónika Mendoza, estos últimos se han convertido en los más entusiastas promotores de las políticas reformistas del presidente Vizcarra bajo el argumento de que ellas permitirán recuperar la institucionalidad perdida por la predominancia parlamentaria del fujimorismo, como bien lo expresó en el debate su congresista Maritza Glave. Lo curioso de esta agrupación, que hace parte del neorreformismo, es que hasta hace pocas semanas atrás pedía adelanto de elecciones y hoy no duda ni se ruboriza de subirse al carro de los que han convertido a Martín Vizcarra en casi un súper héroe de la democracia.

Con estos resultados, la posibilidad de disolver el Congreso se esfuma, lo cual le da carta libre al presidente Martín Vizcarra para poder implementar sus reformas que tanta popularidad le han generado hasta la fecha, como bien lo señala la aprobación de su gestión que hoy fácilmente supera el 50%. Cabe mencionar que estas cifras contrastan notoriamente con el magro 27% que tenía antes del 28 de julio. Si bien existen ambigüedades en relación al texto aprobado por el pleno el miércoles pasado, existe un consenso en que se aprueben las cuatro reformas antes del 4 de octubre, a fin de implementar un proceso de referéndum para su ratificación en diciembre del presente año.

Martín Vizcarra tomó de muy buena manera los resultados de la votación parlamentaria y quiso mostrarse generoso y magnánimo con el fujimorismo y el aprismo, por eso apenas se supieron los resultados de la votación tuiteo: “Aquí no hay vencedores ni vencidos. Hoy solo ha ganado el Perú”. En esa misma sintonía, el premier Cesar Villanueva, quien fue el encargado de fundamentar ante el pleno la cuestión de confianza, dijo: “saludo la decisión del Congreso de aprobar la cuestión de confianza presentada hoy. Con este paso, llevaremos a cabo las reformas política y judicial, las cuales representan el fortalecimiento de la democracia en el Perú”.

Sin embargo, Keiko Fujimori, acuso el golpe y no pudo disimular la bronca que le generan las disputas con su ex aliado Vizcarra, por eso en un mitin muy raleado en las provincias de Arequipa, dijo - con el cinismo que la caracteriza - que el presidente utiliza el pedido de confianza como una “cortina de humo con la cual busca disfrazar sus afanes autoritarios y su incapacidad de gestión”. Estas declaraciones hacen prever que la confrontación entre el ejecutivo y el legislativo persistirá a costa de seguir diezmando la ya alicaída popularidad del fujimorismo.

Mientras la derecha política y sus aliados pugnan desde la superestructura por encaminar el descontento social por la vía institucional, que hoy se expresa en las cuatro reformas propuestas por el ejecutivo, los empresarios se frotan las manos a la espera de cosechar los beneficios que les pueda traer alejar a las y los trabajadores y al pueblo de la discusión sobre los temas que afectan los bolsillos de las grandes mayorías, como por ejemplo, la anulación del derecho a la negociación colectiva o la posibilidad que próximamente se apruebe la nueva Ley de Hidrocarburos, que entre otros cosas, ampliaría por 80 años los contratos de concesión de nuestros recursos naturales a los capitalistas.

Te puede interesar: Claves para entender el pedido de confianza del presidente Martín Vizcarra y la probable disolución del Congreso peruano







Temas relacionados

Martín Vizcarra   /    Crisis política en Perú   /    fujimorismo   /    Congreso peruano   /    Política Internacional   /    Verónika Mendoza   /    Pedro Pablo Kuczynski   /    Perú   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO