×
×
Red Internacional

El efectivo de la policía porteña tomó su arma mientras discutía con su esposa y declaró que se le escapó el tiro que dio en el abdomen de la niña. No es un accidente: uno de cada cinco femicidios es perpetrado por un integrante de las fuerzas de seguridad.

Martes 1ro de junio | 01:02

El policía identificado como Juan Ramón Herrera de 34 años, efectivo de la Policía Metropolitana mató a su hija de 6 años con su arma reglamentaria, en la localidad de Virrey del Pino, La Matanza. La hipótesis es que en medio de la discusión, sacó su arma y efectúo un tiro con la finalidad de amedrentar a su pareja y que este impactó en el cuerpo de la niña.

Si tomamos las estadísticas relacionadas a los femicidios, las muertes de niños, niñas u otros adultos en situaciones de violencias, son considerados como vinculados a los femicidios y en esta oportunidad, una niña de 6 años se suma a las escalofriantes estadísticas relacionadas a la violencia machista, porque el impacto que recibió en su cuerpo, estaba destinado a su madre.

Te puede interesar: 3 de junio.Ni Una Menos: 6 años de una lucha que nos sigue convocando

Claro que no es un hecho aislado. En primer lugar, porque una mujer muere cada 23 horas por femicidios. Pero además, el asesinato de Úrsula en la localidad de Rojas este verano en manos de un policía de la bonaerense, o el caso de Florencia Sandoval y Cielo de Lucca en La Plata, pusieron en evidencia una realidad que no puede ser ocultada, que significa que 1 de cada 5 femicidios se cometieron por policías, gendarmes o de otras fuerzas represivas del Estado. No importa de cuál, todas se comportan de igual manera.

No es un policía es toda la institución

Recordamos en las marchas que se hicieron exigiendo Justicia por Úrsula, los carteles que decía ¿De la policía quien nos cuida?, esa combinación que dejaba al descubierto en el femicidio de una mujer de apenas 18 años,la connivencia de la policía, los discursos políticos y la justicia. Úrsula había realizado todo lo que se espera de “una buena víctima”, realizó denuncias que fueron desestimadas, le otorgaron perimetrales que no fueron respetadas, había pedido ayuda en todos los organismos del Estado. Pero las medidas fueron encubrir al policía y cuando sucedió el femicidio, la respuesta que encontraron fueron las balas de goma sobre sus amigas y familiares que estaban pidiendo justicia. Balas de aquellos policías que el Ministro de Seguridad arengaba resaltando la moral que los atraviesa, y el orgullo que debe darles ser parte de las fuerzas. Toda una combinación que caracteriza a la institución.

Las estadísticas ponen en evidencia que 1 de cada 5 femicidios fueron producidos por un policía, un gendarme o algún otro agente de las fuerzas represivas del Estado. Para tomar un ejemplo: en la Policía bonaerense fueron denunciados 6.000 agresores de violencia machista, sin embargo el 80% de ellos aún continúa en funciones. Si tomamos las estadísticas que presenta La Casa del encuentro, desde el 2018 hasta hoy se produjeron 214 femicidios en manos de quienes pertenecían o pertenecen a diferentes fuerzas. Es aquí donde la violencia machista y la violencia estatal se cruzan.

También podes leer: Femicidios: ¿qué hace el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad?

Este hecho se da a unos días que vuelve a recordarse el 6° aniversario de la marcha de Ni Una Menos, que nos pone nuevamente en estado de alerta, porque para nosotras si nos tocan a una, nos tocan a todas.
Por eso, nuevamente tenemos que estar en las calles, por cada una de ellas que fueron asesinadas, porque no queremos mas femicidios ni violencia machista.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias