×
×
Red Internacional

Los vecinos denuncian la ilegalidad de la obra y exigen a la justicia que se expida sobre los recursos de amparo presentados para evitar el daño ambiental. Fueron violentamente desalojados esta madrugada.

Martes 10 de mayo | 18:47

1 / 2

A las 3:40 de la madrugada, efectivos de Infantería de la policía provincial de Córdoba procedieron a desalojar a activistas organizados en Defensores Ambientales vecinxs de Punilla. Con excesiva violencia y sin mediar provocación alguna, fueron despertados y reprimidos en medio de la noche del acampe que vienen sosteniendo. Sin mostrar ninguna orden de desalojo, impidieron a los manifestantes incluso retirar sus pertenencias, obligados incluso a dejar vehículos en el lugar.

Como cuenta Marco, del área de comunicación de la Asamblea de Punilla, “a raíz del traumático suceso de anoche se comenzó a movilizar. Estamos haciendo un corte parcial en la ruta nacional 38, a un kilómetro de donde se desarrollaba el acampe. La policía no está dejando pasar a nadie y algunos vecinos nos han contado que ya se ve la maquinaria pasar para comenzar la tarea de desmonte, en una zona roja de bosque nativo que es zona protegida por el ordenamiento territorial cordobés. Ya desde el jueves veíamos que habían comenzado a desmontar y empezado con la remoción de suelo. Nos presentamos a primera hora de la mañana del viernes y la empresa no lo hizo, sino que se presentaron efectivos policiales a cargo del comisario Bracamonte. Desde entonces nos mantuvimos pacíficamente en el lugar hasta el desalojo violento de anoche”.

Asi lo relatan, dos jóvenes que se encontraban en el acampe. "Eramos 10 y empezaron a sacarnos a la fuerza. Nos sacaron de los pelos", relata.

Otra joven que estaba en el acampe, describió el momento de violencia que pasaron: "Estábamos defendiendo la vida de todes, todas y todos. En ese momento en la madrugada de noche a las 4 de la madrugada ya habían pasado, iban y venían yo me acosté ’20 antes y cuando escuché mí compañera que gritaba abrí la carpa pude agarrar el celular, pude grabar que venían bajando que estaban allá arriba y unos poquitos más de metros atrás venían unas topadoras. Estaba todo oscuro, no decían nada, nos llevaban éramos 4 que nos llevaban y pensé en un momento que nos iban a disparar porque realmente no sabíamos a dónde nos llevaban en el monte".

“La obra es categóricamente ilegal porque viola el Acuerdo de Escazú firmado por Argentina, viola el artículo 41 de la Constitución nacional, viola el artículo 38 de la Constitución de la Provincia de Córdoba, viola el convenio 169 de la OIT de la que Argentina es adherente, viola las leyes nacionales y provinciales de protección de bosques, viola las leyes que protegen el patrimonio arqueológico. Es una obra que no cuenta con participación ciudadana. La audiencia pública fue un verdadero mamarracho, en el sentido de que no hubo libre accesibilidad y no es vinculante. el 90% de quienes participaron en la audiencia se manifestó en contra de estas obras”, añadió.

Vecinos denuncian irregularidades en el proceso judicial como no haberse resuelto el recurso de amparo debidamente y la no aceptación de los Hábeas Corpus preventivos, figura legal creada precisamente para proteger a personas que ejercen su legítimo derecho a la protesta.

Por otra parte, este martes agrupaciones de los valles de Punilla y Paravachasca realizaron una concentración frente a la Cámara Contencioso Administrativa, exigiendo el tratamiento de los amparos ambientales presentados y denunciando la complicidad del poder judicial.

El gobierno de Schiaretti insiste a todo costo en llevar estas obras a cabo a pesar de la firme oposición de los vecinos de la zonas afectadas, tanto en Punilla como en el valle de Paravachasca donde están sucediendo conflictos de similares características, denunciando que son obras que solo favorecen a los capitales concentrados que participan de las diversas industrias extractivas y del desarrollo inmobiliario.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias