Juventud

HOSTIGAMIENTO Y TERROR POLICIAL

Violencia psicológica en Guernica: "A las 5 de la mañana da vueltas un helicóptero alumbrando"

El desalojo para las miles de familias de Guernica se pospuso, pero continúa el hostigamiento psicológico ejercido por la policía bonaerense. ¿Quién piensa en la salud mental?

Viernes 16 de octubre | 16:20

Desde hace casi tres meses, miles de familias que perdieron sus ingresos durante la cuarentena y no pudieron seguir pagando sus alquileres, se encuentran tomando posesión de las tierras que se encontraban deshabitadas en Guernica, al sur del conurbano Bonaerense, en busca de un lugar donde vivir. Allí, el Estado municipal de Blanca Cantero y el gobierno Provincial de Axel Kicillof, se encontraron con 2500 familias que se organizaron, eligieron delegados y se preparan para resistir a pesar del operativo de miedo que el Ministro de Seguridad, Sergio Berni, lleva adelante cada día.

Sumado a los operativos que ya viene haciendo la policía y el amedrentamiento, en estos proximos 15 dias en los que corre la amenaza de desalojo, tanto el gobierno como la Bonaerense, se preparan para seguir hostigando y ejerciendo violencia psicológica sobre las familias en pos de lograr un "desalojo pacífico”. El plan no solo es desgastarlos y dividirlos con amenazas y falsas promesas, sino que a eso se suma un elemento como el terror a ser desalojados y reprimidos constantemente. Uno de los métodos que adquirieron ahora es pasearse a mitad de la noche en helicópteros por el predio iluminando las casillas, generando terror en las miles de familias.

"Y a las 5 de la mañana vienen, está dando vueltas todos los días el helicóptero, y nos levanta los ranchos porque está andando bajo vuelo. Los ranchos son tan precarios que los está levantando, y nos alumbra con una luz que nos encandila la vista. Agregar hoy, nos prendieron las sirenas para despedirse”.

Día tras día, miles de mujeres solas con sus hijas e hijo, no duermen por las noches porque a cada ruido piensan que la policía va a ingresar al predio. Al miedo y la ansiedad de las madres, se suma también el de las y los niños que solo reclaman una casita para vivir.

Te puede interesar: Rafael Castillo: “La Policía nos quemó las casillas ilegalmente 14 veces y 14 veces volvimos”

No son los únicos que están en esta situación, según el INDEC 40,6% de la población se encuentra bajo el índice de pobreza. La imagen de la toma de Guernica se repite a lo largo y ancho del país. La salida que ofrece el gobierno también.

En Neuquén, en La Matanza, en La Plata, en cada una de las tomas que hay el Estado responde de la misma forma: amenazas de desalojo, hostigamiento policial y hasta represión. Esta semana, en Rafael Castillo, en el barrio Los Hornos y en Cipolletti la policía llevó a cabo quema de casillas, disparos con balas de plomo, golpes, intimidaciones y hasta robo de comida. Ingresaron con topadoras a los barrios tirando abajo las casillas y como si eso fuera poco las prendieron fuego.

Los relatos de las mujeres y las y los niños, nos muestran la fuerza que tienen para luchar quienes nada tienen por perder, a quienes el Estado se encarga de arrebatarles hasta lo poco que tienen. Muchas de estas mujeres se han ido de sus hogares por violencia machista, sin tener un lugar a donde ir, y hoy sufren hostigamiento por parte del mismo Estado, eso es violencia institucional.

Te puede interesar: Mujer de Guernica desmiente a Larroque: “A nosotras nadie nos manda, necesitamos la tierra”

En estas condiciones se encuentran viviendo miles de familias. Una realidad en donde la violencia psicológica es sistemática y en donde la incertidumbre es una constante. Pero estamos quienes acompañamos sus reclamos, trabajadores de la salud, estudiantes y graduados, porque sabemos que sin vivienda no hay salud integral y denunciamos la violencia, sobre todo cuando la ejerce el Estado.

“Acá con las necesidades que tenemos gracias a dios no nos hemos enterado de nadie que esté contagiado. pero ni el ministerio ni el gobierno se ha ocupado de traernos ni baños -que le pedimos- y no nos trajeron alcohol, no nos han dado barbijos, nada que se refiera a la salud. El gobierno, bien gracias, nada. Nosotros estamos acá a la deriva de dios y gracias a las organizaciones que ellos sí nos traen cosas, pero nunca es suficiente porque somos mucha cantidad de familias”.

Mientras cientos de estudiantes graduados exigen sus títulos para ingresar al sistema sanitario en el marco de la pandemia, el decano de la Facultad de Psicología, Jorge Biglieri, abrió las puertas de la sede de Yrigoyen para que los miembros de la policía puedan rendir el psicotécnico, dando así el aval universitario a esta fuerza represiva. Lo que necesitamos es una Facultad al servicio de las necesidades sociales.

Te puede interesar: Facultad de Psicología de la UBA abre las puertas para más policías

Del este lado estamos quienes creemos que el acceso a una vivienda digna es un derecho, no un negocio de unos pocos. Por eso, fuimos cientos lxs estudiantes y trabajadores de la salud, que nos acercamos a Guernica a llevar nuestra solidaridad con las familias que resisten y a poner nuestro conocimiento al servicio de las necesidades sociales y en defensa de la salud y la vivienda.

Suma tu firma en rechazo a que la universidad ponga sus recursos al servicio de las fuerzas represivas.







Temas relacionados

Psicología   /    Guernica   /    Psicología   /    Facultad de Psicología UBA   /    Violencia policial   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Salud   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO