×
×
Red Internacional

Opinión. Violencia en Luján: dolor por la muerte de Joaquín Coronel, un joven de 18 años

Terrible desenlace de una emboscada de barrabravas del club Alem, en el clásico con Luján. Joaquín luchó por su vida desde este domingo cuando recibió uno de los cientos de disparos en la entrada a la cancha.

Maximiliano KevorkianRedacción deportes @MoshSL

Lunes 11 de julio

Dolor y connivencia

Este domingo en el clásico de la C, 5 autos y una camioneta, transportaron a los asesinos/barras de Alem. En un partido con solo hinchas locales, como es todo el fútbol nacional, "allegados" del visitante iniciaron una balacera contra los hinchas locales. Disparando a muchos hinchas de Luján que estaban intentando entrar con el partido iniciado y que fue suspendido. Tras la emboscada corrieron y subieron a los autos apostados cerca de la cancha y salieron a los tiros yéndose. Los autos que fueron registrados en cámaras de seguridad e incluso por vecinos aterrados, pertenecen a barras hijos del presidente del club (y ex jefe de la barra) y también a un ex jugador que pasó por varios clubes grandes.

Como muchos tantos en el ascenso el club está tomado por barras, quienes hacen sus negocios, por más "pequeños" que sean. No son los grandes ingresos millonarios de los que se benefician barras de River, Boca y otros, pero la más cercana connivencia con intendentes y zonas de venta de drogas hacen a estas barras más incipientes, dominadora de territorios. Recordemos que hace un par de años vivimos la balacera que se desarrolló durante varias cuadras en Villa Maipú, General San Martín... Entre dos facciones de la barra de Chaca, lideradas por hermanas que disputaron la zona de influencia en cuanto a venta de drogas y algún negocio más.

Como en ese episodio, en el que de casualidad nadie murió, ayer muchísimas personas viajaron hasta Luján con armas, preparados y conscientes de lo que iban a hacer. Los que no sabían, los que jamás esperarían la sucesión de hechos que enfrentaron, fueron los hinchas genuinos del equipo de la basílica. Más de 15 heridos de bala, muchos peleándola todavía y Joaquín lamentablemente muerto.

Para la APREVIDE (Agencia de prevención de la violencia en el deporte, organismo que se ocupa la seguridad en las canchas), intendentes, el gobernador de la provincia y su ministro de seguridad Sergio Berni; los jóvenes como Joaquín son números... Este pibe de 18 años es eso: el número 343 en la lista de víctimas por violencia en el fútbol, aquella que empezara con un registro en 1922.

Eduardo Aparicio, quien reemplazo en el cargo de titular del organismo de "prevención" a Gustavo Gómez, declaró que iba "a ir con todo y contra todos" para esclarecer el asesinato y los múltiples intentos de homicidio de ayer. Lo que inocentemente nos podría llevar a preguntar, es: si Alem vs Luján es el River - Boca de la C, si se tomaron medidas preventivas... ¿Cómo llegaron 6 vehículos, totalmente armados a cuadras del estadio? ¿Cómo se acercaron a rango de disparo? Si todos y cada uno de estos que fueron o en su mayoría, estaban registrados como "allegados" ¿qué están esperando para detenerlos?

Claramente lo que ocurrió el domingo era fácilmente prevenible, pero "algo" paso ¿la zona estuvo liberada? Muchísimas preguntas más podríamos hacer, sin que los actores intelectuales y sus socios den respuestas... Porque sabemos los lazos que tienen las barras con los punteros, políticos y empresarios.

Nadie debería estar llorando a su hijo de 18 años, que podría ser el hijo de cualquiera, que podría ser alguno de mis estudiantes. La violencia en el fútbol es consecuencia de un sistema que necesita a los barras, como decíamos, por su connivencia y servicios, pero que los hinchas verdaderos detestamos. Muchos de los que acudimos a los estadios vemos hasta cierta idolatría que se hace del aguante y los bombos... Ese aguante tiene precio y negocios por detrás, sino, no estarían.

Familiares, amigos y vecinos marcharon por justicia. Los grandes medios siguen hablando de Boca y River, esto es el ascenso, estos son los clubes que deberían funcionar como primera escuela, como contención de muchos jovenes que viven en condiciones terribles o que solo quieran tener un espacio de esparcimiento, un lugar donde practicar deportes. Estos espacios sirven para negocios y todos lo saben, nadie hace nada porque son funcionales o los utilizan.

Un abrazo enorme a la familia de Joaquín Coronel y a todos a los que cada uno de estos hechos, les recuerda a sus familiares víctimas de la violencia en el fútbol.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias