×
×
Red Internacional

La "Encuesta de violencia contra las mujeres" detalla las zonas de más violencia machista. En el caso de Jujuy, ese porcentaje asciende al 67,5%, el valor más alto de los registrados por el sondeo, seguida por Salta. El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad constantemente anuncia planes y programas, sin embargo, se sigue profundizando la situación grave de crisis que atraviesan la mayoría de las mujeres y LGBTIQ+.

Escuchá esta nota
Sábado 3 de septiembre | 17:25

Los resultados se presentaron el lunes pasado en Chaco. Allí el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad (MMGyD) de la Nación publicó los datos recabados que indicaron que el 45% de las encuestadas que están o han estado en pareja, atravesaron algún tipo de violencia en el ámbito doméstico. El tipo de violencia con más menciones fue la psicológica (42%), aunque el estudio expresó que siempre se combinan dos o más tipos de violencias.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, la situación de las víctimas de violencia de género en Jujuy aparece como preocupante en varios aspectos.
Por un lado, la provincia presentó el mayor nivel de violencia doméstica, con un 67,5 por ciento. Pero además la provincia destacó por los niveles de desconocimiento de las mujeres sobre dispositivos de asistencia y contención. Con el 56,6%, Jujuy es la provincia donde la mayoría de las víctimas no tiene información sobre adónde acudir. Así mismo los niveles de satisfacción con los servicios institucionales de atención son los más bajos, llegando a un 62,5%.

La Encuesta de prevalencia de violencia contra las mujeres fue impulsada por el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidades (MMGyD) y la Iniciativa Spotlight, un proyecto de Naciones Unidas y la Unión Europea. Se trata de "la primera encuesta en su tipo y proporciona una línea de base para la medición de la problemática, al tiempo que evalúa la respuesta estatal a las violencias de género", se explicó en el documento que analiza el relevamiento. Para llevar a cabo el estudio fueron entrevistadas 12.152 mujeres de 18 a 65 años de 25 aglomerados urbanos de Buenos Aires, Chaco, Chubut, Entre Ríos, Jujuy, Neuquén, Misiones, Salta, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

Este sondeo se presentó como un avance cualitativo “y permite sentar las bases para conocer la problemática y la presencia de factores de riesgo, la realización (o no) de la denuncia y los motivos que acompañan esa decisión, la accesibilidad y calidad de la respuesta estatal, así como las razones por las que no se hizo el recorrido por el circuito institucional, la existencia de redes de contención informales a nivel familiar, comunitario y su acompañamiento o no frente a una situación de violencia de género” según el documento oficial.

El estudio también explora las características, contextos y situaciones de las mujeres que atravesaron violencia doméstica por parte de parejas actuales o exparejas. Al respecto se concluye que, aun cuando la violencia de género atraviesa al conjunto de las mujeres entrevistadas, el porcentaje es más elevado entre las más jóvenes y entre quienes tienen bajos niveles de educación formal.

Los resultados muestran que el tipo de violencia más frecuente es la psicológica, con un 42%. El 23% de las mujeres indica haber vivido episodios de violencia económica y patrimonial; el 23% violencia física y una proporción menor (18%) declara haber atravesado situaciones de violencia sexual por parte de su pareja actual o expareja a lo largo de sus vidas.

Se destacó que, en los casos de violencia física por parte de sus exparejas, cerca de la mitad (47%) de los episodios ocurrieron frente a sus hijes. En relación con los abusos sexuales, el 17% de las entrevistadas contó que atravesó esta situación, una violencia ejercida por parte de varones con o sin vínculo familiar.

Las mujeres seguimos siendo las variables de ajuste

Los resultados de este estudio muestran lo insuficiente de las políticas públicas estatales en la provincia. El superministro Massa confirmó que vino a continuar con el ajuste que reclama el FMI, mientras el malestar con la inflación crece y crece. Los salarios no alcanzan y cada vez más familias trabajadoras se hunden en la pobreza; las jubilaciones y los planes sociales son de hambre y no se actualizan mientras los alimentos alcanzan precios exorbitantes y el gobierno aplica un enorme tarifazo al servicio de EJESA.

El Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad constantemente anuncia planes y programas, sin embargo, se sigue profundizando la situación grave de crisis que atraviesan la mayoría de las mujeres y LGBTIQ+. Los femicidios y trans-travesticidios crecen y no se adoptan medidas elementales de protección. Las leyes que se votaron producto de la lucha de miles en las calles no son aplicadas y carecen de financiamiento. Las mujeres sufrimos un ajuste agravado por la sumisión del gobierno al Fondo Monetario Internacional, que cuenta con el apoyo de la oposición de derecha, y que empobrece brutalmente a las y los trabajadores y en especial a las mujeres y disidencias, que somos mayoría entre las más pobres, las precarizadas y las desocupadas; y que hoy son blanco de ataques tanto del gobierno provincial de Gerardo Morales como de funcionarios nacionales como Zabaleta, Berni y Larreta, que las atacan por participar de las masivas movilizaciones piqueteras contra el hambre, por el trabajo genuino, educación, la tierra y la vivienda. Gerardo Morales ha hecho punta de lanza en la avanzada represiva persiguiendo y armando causas contra estos sectores.

Las "recetas" de los de arriba, solo nos deparan más tarifazos y privaciones. Por eso, tenemos que organizarnos y luchar para imponer una salida de la clase trabajadora y el pueblo pobre para que la crisis la paguen los capitalistas. Para ello es preciso confiar solo en nuestras propias fuerzas.

Hoy el desafío es mostrar que podemos unir la enorme lucha de los movimientos sociales, donde las mujeres que son sostén de hogar están al frente a pesar de la estigmatización de la derecha, del gobierno y de los medios de comunicación, con las luchas de les docentes de CEDEMS que buscan recuperar su gremio de la burocracia de Montero, de las enfermeras que luchan por sus salarios y en defensa de la salud pública, de los movimientos ambientalistas y los pueblos originarios que denuncian el extractivismo y la contaminación, de las mujeres que resisten en las tomas de tierra peleando por su vivienda, de les jóvenes que pelean por su derecho a la educación sexual integral, contra la precarización de sus vidas, por la aparición de Tehuel y por todos sus derechos.

Vamos al 35º Encuentro para unir todas nuestras luchas y derrotar los planes de ajuste

El 35º Encuentro se realizará en San Luis los días 8, 9 y 10 de octubre, con la intención de reencontrarnos después de dos años de pandemia, de aprender sobre las luchas que estamos protagonizando en distintos sectores, por distintas causas, en todos los territorios. Hagamos de este el puntapié inicial de un plan de lucha, organizado democráticamente desde abajo, contra los planes de ajuste que el gobierno y el FMI descargan sobre nuestras espaldas.

Mujeres y disidencias pudimos contra el silencio y el ocultamiento y gritamos NiUnaMenos contra los femicidios y la violencia machista; pudimos contra el oscurantismo de las iglesias y contra la derecha conservadora y reaccionaria, conquistando el derecho al aborto. Por eso desde Pan y Rosas y el PTS en el Frente de Izquierda te proponemos viajar juntes a este 35º Encuentro. Mostremos que podemos debatir y decidir, democráticamente y sin ninguna dependencia con los gobiernos nacional o provinciales ni sus partidos, cuáles son los pasos por dar para construir, desde abajo, un paro y un plan de lucha nacional para derrotar el plan de arriba, que es solo más ajuste contra nosotras y nosotres. Demos juntes esta pelea.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias