Sociedad

RÍO NEGRO

Viedma: otro aumento del boleto de colectivo

En la capital rionegrina, nuevamente aumentaron el boleto. Una casta política que gobierna para Ceferino, el monopolio de transporte público de la familia Balogh. El congelamiento tarifario de Alberto Fernández es papel mojado en los municipios.

Lunes 6 de enero | 19:15

El Concejo Deliberante votó el aumento del boleto de colectivos en Viedma, que pasará de 27 a 34 pesos. El día de reyes vino con un nuevo regalo para los que más ganan: la poderosa familia Balogh es la dueña de la empresa Ceferino, quien mantiene el monopolio del transporte público en la capital de Río Negro.

El intendente Pesatti (JSRN) muestra su continuidad con la anterior gestión radical-PRO, quienes habían decretado hace aproximadamente dos meses un aumento del 8 por ciento. El nuevo intendente ya había mostrado su servilismo a Ceferino cuando ésta decidiera unilateralmente cortar el servicio que une El Condor con Viedma, discriminando a decenas de vecinos de la villa balnearia que trabajan diariamente en la capital.

En "no podemos hacer nada" era la excusa perfecta del nuevo jefe municipal. Pero como el monopolio hace y deshace con total impunidad, con la llegada del verano a Ceferino le volvieron a "cerrar los números", retomando el servicio a la localidad playera. Ahora era hora de "actualizar" el servicio urbano de la capital, éste nuevo aumento, votado afirmativamente por todo el oficialismo de JSRN, y UCR-ARI será de un 25%. El limitado servicio de boleto estudiantil llegará a 8,50 pesos.

Los aumentos de colectivos vienen de larga data. Durante la gestión macrista estuvieron signados por el fin de los subsidios nacionales a las empresas de transporte público, por lo que en las ciudades los aumentos fueron trasladados inmediatamente a los usuarios. Era parte del viejo Pacto Fiscal que Weretilneck firmó con Macri. Ahora, el nuevo gobierno nacional de Alberto Fernández había declarado, a través de su ministro de Transporte Mario Meoni que "no hay razones para aumentar", congelando los boletos en colectivos y trenes. Pero ésto aplica únicamente para Capital Federal y Conurbano.

Este es un nuevo mazazo al bolsillo trabajador. Una empleada doméstica que trabaja en dos domicilios distintos diariamente, o un empleado de comercio con horario cortado; gastaría semanalmente por 6 días de trabajo unos 815 pesos. Es decir, alrededor de 3400 pesos mensuales de un sueldo (que ya están por debajo de la línea de la pobreza) irían a parar a las arcas de esta empresa que desde hace décadas mantiene un jugoso negociado gracias al "mantenimiento contable" que le realiza semestre tras semestre esta casta política que le vota todos los aumentos.

La oposición del FDT-PJ ya había declarado previo a la sesión su oposición al nuevo aumento, planteando que se congele el boleto, como es el plan nacional para Buenos Aires. A su vez, planteaban como alternativa que, si no fuese posible este congelamiento, el plan del peronismo era que el propio municipio sea quien "absorba" el nuevo aumento.

Una manera de subsidiar municipalmente el servicio, es decir, que no llegue el aumento al bolsillo popular, pero que sí lo cobre Balogh por ventanilla municipal. En otras palabras: lo que no te sacan con el costo del pasaje te lo sacan con los nuevos aumentos de las tasas municipales, que son votadas en la misma sesión del Concejo. Casi de película. Todo sea para que Ceferino, que siguió expandiendo sus negocios en plena crisis con la reciente compra de la compañía Fredes, siga ganando sus millones.

El problema de los aumentos de colectivos amenaza con reaparecer rápidamente en las otras ciudades de la provincia, como Bariloche o General Roca. Los empresarios no perderán la oportunidad de presionar a nuevas sumas tomando como ejemplo la capital. Como plan "de mínima" podrían conseguir nuevos subsidios u otros tipos de ayudas presupuestarias municipales; la oposición del FDT-PJ sostiene este paradigma.

Laura Santillan, referente del PTS en el Frente de Izquierda en la provincia se pronunció y dijo: “¿quién dijo que un servicio público debe ser negocio privado? Es posible estatizar el servicio de transporte público. Sin el interés de lucro de por medio, una empresa estatizada podría mejorar las frecuencias y recorridos, mejorando el servicio a El Condor y Carmen de Patagones, manteniendo sueldos acordes a la canasta familiar de todos los choferes, mecánicos y administrativos, sin tener que meter horas extras”

La ex candidata a Diputada Nacional, además, afirmó que “inclusive podría mejorar un aspecto clave de los problemas urbanos de Viedma: con mas colectivos, un boleto barato y un mejor servicio, podría reducirse la sobrepoblación de autos que produce diariamente la vida laboral en los edificios estatales del radio céntrico viedmense. Una empresa estatal de este tipo podría ser administrada por sus propios trabajadores con comités de usuarios populares, y mantenida con impuestos progresivos a las altas fortunas, como la de los dueños de los casinos, que no pagan impuestos. Es decir, que sean los capitalistas los que "absorban" la crisis que ellos mismos generaron” finalizó Santillan.







Temas relacionados

Tarifazo   /    Subsidios   /    Aumento del boleto   /    Transporte   /    Río Negro   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO