Mundo Obrero

CRIMEN SOCIAL EN MORENO

Muertes en las escuelas nunca más: el Gobierno es responsable

La explosión que causó la muerte de la trabajadora y el trabajador de la educación no fue un accidente. Podría haberse evitado. Hoy habrá nuevas movilizaciones de repudio y paro provincial.

Viernes 3 de agosto de 2018 | 09:31

En la mañana de este jueves una explosión producto de una pérdida de gas, se cobró la vida de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez.

Ocurrió en la escuela N°49 del partido bonaerense de Moreno. Las muestras de dolor que se vieron en los canales de televisión y en las redes sociales fueron inmensas. Y en gran parte de la docencia bonaerense el dolor se convirtió en bronca y odio.

No es para menos. Como lo confirmaron los vecinos de la escuela, la denuncia por la existencia de una fuga de gas había sido realizada por lo menos en 8 ocasiones.

No se trató de un accidente. La explosión podría haber sido evitada si las autoridades provinciales y del municipio de Moreno –dirigido por el kirchnerista Walter Festa- hubiera actuado.

La desidia estatal es la causante de estas dos muertes. Por lo tanto, hay claramente responsabilidades de los funcionarios políticos.

La bronca inundó las calles de Moreno y otras ciudades. Miles de docentes, estudiantes y vecinos se movilizaron reclamando justicia. La conducción de los gremios convocó a un paro en la provincia de Buenos Aires para este viernes.

Sin embargo, hizo un llamado a movilizarse por distrito diluyendo la fuerza que ayer se expresó en la masiva movilización al Consejo Escolar de Moreno donde cerca de 10 mil docentes, familias, trabajadores de la zona y gente que se sumó de manera espontánea; así como también existieron convocatorias donde cientos se congregaron en todos los distritos de la Provincia.

Es necesario unificar toda esa inmensa bronca en un solo lugar, en una sola marcha visible para que la muerte de Sandra y Rubén no queden impunes, y por el aumento urgente del presupuesto educativo para que nunca más haya muertes en las escuelas por desidia estatal.

Desidia estatal

“Hubo una serie de irregularidades que no detectamos”. La frase la pronunció uno de los funcionarios de más alto rango en el Ministerio de Educación de la provincia, omitiendo cínicamente las denuncias que se hicieron en al menos 8 ocasiones.

Pero el problema ya estaba “detectado”. Lo habían hecho los propios integrantes de la escuela. Eso queda demostrado por las múltiples denuncias que se habían realizado.

Lo que resulta claro que es no hubo ningún interés por parte de esa cartera y del gobierno de Vidal de resolver los problemas de infraestructura. Esos problemas no existen desde ayer. Por el contrario, como lo mostró el discurso de Vidal en la campaña electoral de 2015, se trata de problemas que se arrastran desde hace ya tiempo. Todos los gobiernos han atacado a la educación pública y a sus docentes, degradando las condiciones en las que millones de niños y niñas hijos de trabajadores aprenden.

El sector docente ya ha denunciado desde hace años la enorme desinversión existente. El reclamo por las condiciones edilicias en las escuelas y por los problemas de infraestructura está presente desde hace tiempo en la negociación paritaria de este sector. En diciembre del año pasado Vidal disolvió la UEP (Unidad Ejecutora Provincial), uno de los organismos que se encargaba de construir y refaccionar escuelas, dejando cientos de trabajadores en la calle.

Lo que dejó al desnudo este terrible hecho es la verdadera política hacia la educación pública que tiene el gobierno de Vidal. Mientras se intenta imponer una millonaria multa a los gremios docentes por declarar una medida de fuerza se deja de lado cualquier atención seria sobre los problemas de infraestructura.

Hasta cierto punto, estas muertes estaban anunciadas. La desidia estatal había quedado al desnudo por obra y gracia de sus propios protagonistas.

Hace poco más de un mes se difundió un audio donde Mateo Nicholson, titular de la Dirección Provincial de Infraestructura, le pedía a una empleada que falsificara datos sobre el costo de cocinas. Literalmente se escuchaba al funcionario decir “necesito inventar los presupuestos que nos faltan”.

A pesar del escándalo desatado, Nicholson sigue formalmente en su cargo. Solo que está de licencia. Para Vidal el hecho no parece haber revestido mayor gravedad.

Las críticas por la falta de inversión en infraestructura educativa se extienden a toda la provincia, a todos los niveles y a muy diversas áreas. Sin embargo, la política de Vidal continúa la que llevó adelante el gobierno del kirchnerista Daniel Scioli. Sirve recordar que, en 2014, la docencia provincial protagonizó una enorme lucha por salario y condiciones materiales de la educación pública contra el que fuera candidato a presidente por el FpV en 2015.

Vidal: el ataque a la escuela pública mata

En los más de dos años que lleva al frente de la gestión de la provincia de Buenos Aires, la gobernadora se ha ganado la bronca de cientos de miles de docentes. Incluso muchas de esas trabajadoras votaron con expectativas a Cambiemos en contra de la "herencia recibida".

No es para menos. Junto a los ataques permanentes contra la docencia no ha dejado de presentar a los y las trabajadoras de la educación como “responsables” de la crisis en el sistema público.

En el terreno salarial sus ofrecimientos en la discusión paritaria han sido más que miserables. Recientemente se vio obligada a convocar nuevamente a los gremios docentes a discutir. La obligación se la impuso un fallo judicial dado que Vidal, directamente, había “cancelado” por decreto una negociación en la que no hubo acuerdo.

Este viernes los docentes se movilizarán nuevamente. La bronca es por dos muertes que se podrían haber evitado. No hubo “accidente” alguno. Lo que ocurrió fue un verdadero crimen social. Hubo una explosión causada por la desidia gubernamental provincial y municipal. Una decisión de desfinanciar la educación que no hará más que profundizarse al calor del ajuste en curso, acordado con el FMI.

Para que no haya ni una muerte más tiene que haber un aumento del presupuesto educativo YA, para esto es necesaria la más amplia movilización de docentes y familias No puede haber más desidia estatal.

El Suteba y todas las conducciones del FUDB tienen que llamar a asambleas para decidir un plan de lucha en las bases y que tenga continuidad, para poner fin al ajuste a la educación, –en lugar de “regular” esperando el 2019– porque el ajuste también mata.







Temas relacionados

Rubén Orlando Rodríguez   /    Sandra Calamano   /    Muertes por accidentes laborales    /    Moreno   /    Muertes obreras   /    Docentes   /    Educación   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO