APUNTES MILITANTES

Una verdadera revolución en la práctica militante

María Chaves

Fundadora de Pan y Rosas | Socióloga

Miércoles 27 de julio de 2016 | 17:48

La nota (y la actividad militante de su autor) sobre La Masacre en el Pabellón Séptimo, escrita por Alan Gerónimo, que no integra la redacción de La Izquierda Diario (LID), es un muy buen ejemplo de la potencialidad que tienen los cambios que estamos encarando en LID y en el PTS, si nos proponemos abordar temas que golpeen ampliamente el imaginario social y transciendan a los habituales lectores de izquierda. Esa nota tuvo más de 40 mil lecturas y 13 mil “me gusta”.

Relata Alan: “La historia por lo atrapante, por tocar una fibra que es una masacre silenciada y obviamente porque el Indio tiene dos canciones respecto a ese tema hizo que la gente enseguida la empezara a compartir con intereses por conocer la historia. Yo me encargué de publicarla aproximadamente en 7 grupos donde me aceptaron la solicitud de ingreso enseguida y en un grupo me aceptaron a eso de las 10 de la noche. Mi publicación no era solamente dejar la nota y ya, si no que era más bien con una presentación del tipo: ‘Hola les dejo la nota de la masacre del pabellón séptimo donde el Indio perdió a un amigo y lo inmortalizó en toxi taxi y además cantó después Pabellón séptimo. Somos un medio independiente donde escribimos trabajadores, estudiantes y juventud, ayúdanos a difundir para que esta masacre no sea silenciada’. La respuesta fue inmediata, los “me gusta” y los compartidos caían en todo minuto (aún siguen cayendo), así también los comentarios de pura indignación contra la policía y el SPF. Muchos etiquetaban a otros amigos para que lean la nota y así se fue replicando (…) Después la nota sola llegó a un sobreviviente de la masacre y rápidamente nos pusimos en contacto. La nota en sí, la escribí en menos de una hora y media. ¿Qué quiero decir con esto? Que todos tenemos la potencialidad de escribir sobre cualquier tema que sepamos, historias, denuncias, etc., que pueden pegar de lleno y generar una especie de “viralización” (…) Lo importante es que todos tenemos esa posibilidad de contar algo que sea interesante, que pegue, que cause indignación y odio por un sistema podrido o simplemente para distenderte un rato. Creo que el título de la nota fue un acierto (aprovechando que usa el nombre de la canción del Indio Solari) y más aún el acierto de Vero de medios en elegir la foto justa para coronar la nota. Y si a eso le sumamos los dos temas que publicamos en la nota, hizo que este relato sea muy bien visto por la gente de todas las edades”.

Esta iniciativa es un ejemplo que queremos compartir con todos los compañeros y compañeras, tanto militantes como simpatizantes y “colaboradores”, para destacar un aspecto esencial de la resolución del XV Congreso Nacional del PTS de lanzar una “red nacional de miles de corresponsales”: no se trata de una actividad rutinaria sino de pensar ¿cuál es el tema que entusiasma?, ¿a quiénes quiero llegar?, ¿qué forma es la mejor para encararlo?…hasta el título (que es decisivo) y qué fotos y videos se pueden subir. Necesitamos potenciar nuestra imaginación.

Para los equipos de militantes, no es cuestión de hacer solo un listado de posibles colaboradores (ni de notas) sino de encontrar la forma de entusiasmar, y asumir el LID como parte de hacer (y hacerse) más sujeto, protagonista de esta gran empresa colectiva. Hablamos de un desafío conjunto que se hace necesario que asuman muchísimos militantes, para mostrar con ejemplos propios a los simpatizantes y amigos, cómo escribir y difundir. Por todo esto afirmamos que estamos procesando una verdadera revolución en la práctica militante de todos los integrantes del PTS.

En estas pocas semanas desde el Congreso, La Izquierda Diario viene avanzando: pasamos de 40 a 90 mil visitas diarios como destacamos acá. Es sólo un primer paso ya que nos proponemos llegar a 4 o 5 millones de entradas mensuales.

Como podrán apreciar los y las lectoras, en pocas semanas LID cuenta con actualizaciones “minuto a minuto” (luego de reorganizar y ampliar la redacción), entrevistas a periodistas de los grandes medios que han tenido una importante repercusión, más notas sobre diversos temas y los primeros centenares de aportes de nuevos corresponsales que han hecho al diario más atractivo y dinámico. En todas las regionales y en los equipos partidarios se están discutiendo planes, bajando a tierra en cada lugar cómo podemos alcanzar este enorme desafío que nos propusimos (Ver acá, acá, acá y acá).

Creemos necesario que cada militante, como ya muchos lo están haciendo, piense sus propios planes de notas, de corresponsales, a elaborar y procesar con su propia cabeza y colectivamente, una nueva forma de concebir la práctica militante en la que todos y todas somos sujetos de una causa común que queremos masificar.

Para avanzar en este sentido, queremos socializar ejemplos destacados, como el que señalamos al principio, para que el uso de LID no se transforme en algo rutinario, sino en una verdadera actividad creativa y cooperativa, con notas sobre temas que no sean sólo políticos o de luchas, sino también de cultura, deporte, salud, música o lo que veamos que interesa en cada lugar, y dónde los militantes ayudemos a quiénes preguntan cómo colaborar, haciendo un trabajo conjunto con quienes quieren escribir.

Hasta ahora hemos dado buenos ejemplos de denuncias laborales que han tenido un alcance enorme, como la de Easy Call en Rosario, la Carta de un trabajador inmigrante despedido de Supermercado Nini de La Plata o contra el espionaje de Vidal a docentes y estudiantes en redes sociales, pero también hay notas sobre otros temas que han logrado importante repercusión como la que da cuenta de tres trabajadores heridos por una tormenta en Aeroparque, o sobre la trayectoria de artistas reconocidos como Amy Winehouse. Recientemente se viralizó una nota que tenía como protagonista a Dolores Fonzi exigiendo Libertad para Belén.

Cada regional, equipo y compañero tiene que asumir que contamos con un instrumento muy valioso para llegar a miles, horadar el poder de enemigos y superar adversarios. Las campañas políticas centrales que lanzamos desde LID deben encontrar su propia forma en cada lugar: ¿Cómo potenciamos la campaña contra el tarifazo y por exigencia a paro activo y movilización de las centrales sindicales? ¿Cómo hacer para que LID nos sirva para extendernos al conjunto de un gremio, o de otros gremios? ¿Cómo llegamos con LID a los precarizados y sectores más explotados? ¿Qué discusiones hay que hacer con patronales o burocracias particulares? ¿Cuál es la lucha política central a dar con la izquierda y sectores del sindicalismo combativo? ¿Cómo está la base de las distintas fábricas o sectores?

De nuevo, la imaginación, la creatividad y la convocatoria a que los y las militantes y nuevos corresponsales tomen esta gran “empresa” en sus manos.


A tomar las universidades por asalto

Las universidades actúan como “usina ideológica” donde históricamente se repartieron el poder los peronistas y los radicales, y ahora el PRO. Entre los docentes universitarios es fuerte la adhesión al relato kirchnerista, sobre todo en las facultades humanísticas. Además, proliferan agrupaciones de todo tipo y color, que van desde la derecha hasta distintas variantes del peronismo, el populismo y la izquierda.

En cada universidad hay autoridades específicas y sus burocracias que intentan impedir el desarrollo de un fuerte movimiento estudiantil, impartiendo desde las carreras ideas que nada tienen que ver con una perspectiva revolucionaria ni emancipatoria, algunas más de derecha, otras más reformistas, pero en última instancia todas de sostenimiento del capitalismo.

Por eso, ya se están discutiendo múltiples iniciativas para sumar cientos de corresponsales de todas las universidades del país para poner en cuestión los contenidos de las cátedras y las carreras, los debates políticos, ideológicos y científicos más importantes, entrevistar a docentes y científicos destacados. También reflejar los conflictos universitarios a gran escala, y discutir los destinos del movimiento estudiantil y las distintas estrategias de organización, cuestionando la adaptación de las agrupaciones de izquierda al régimen universitario y a la pasividad.

Que LID se convierta en un medio de expresión de miles de estudiantes que quieran pelear por centros democráticos, que impulsen la participación estudiantil real y no se termine decidiendo todo en “mesas chicas” de las conducciones, ni se levanten los paros por televisión. Centros que resistan no con meras palabras, y luchen codo a codo con los trabajadores como hicimos desde el CEFYL cuando fue la lucha de Lear. En todas las universidades del país, seamos cientos los que utilizando LID fortalezcamos una corriente que se proponga ir de la “crítica de la universidad de clase a la crítica de la sociedad de clases” y que pelee por un movimiento estudiantil autoorganizado, combativo, antimperialista, que luche con los trabajadores y por los derechos de las mujeres.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO