×
×
Red Internacional

Ocurrió en Villa Hidalgo, Partido de San Martín. Habían perdido todo: la casa y el trabajo. En agosto de este año, el hombre fue arrestado. Otra vez la misma causa armada por la que habían perdido el sueño del terreno propio. Familiares y vecinos exigen justicia.

Escuchá esta nota
Viernes 28 de octubre | 20:26

La familia de Vanesa y Carlos, dos jóvenes trabajadores de Villa Hidalgo en San Martín, habían conseguido el sueño de comenzar a pagar su terreno. Desde 2019, con dos niños pequeños, comenzaron a pagarlo en cuotas. Pero en 2021 ocurrió lo inesperado: la falsa denuncia, la estafa y luego el desalojo. Ahora, en 2022, Carlos está preso.

Según nos relata Vanesa, en 2021 una abogada del barrio, que había comprado también una de las tres partes en las que estaba subdividido el terreno, se presentó adjudicándose la compra entera. Como ocurre a muchos trabajadores, en los barrios los terrenos suelen adquirirse con un boleto de compra y venta, e incluso a veces de palabra; si bien, nos relata Vanesa, ellos cuentan con los recibos. Pero lo más extraño fue que la Justicia (el Juzgado de Familia N°. 3 de San Martín) le dio lugar a esta persona que se presentó para afirmar que era la pareja de Carlos (y que Vanesa era su “cuñada”), que sufría violencia por razones de género de su supuesto compañero, solicitando así la exclusión del hogar del hombre (SIC). La estafa y el desalojo ya estaban casi concretados. Del hogar que Carlos compartía con su compañera y sus hijos de tres y cinco años, fueron echados. Con orden en mano, la Policía terminó desalojando a la familia, luego de varias idas y vueltas, en aquel 2021.

Pero en agosto de 2022, volvió la pesadilla para la familia de Carlos y Vanesa, cuando en un control de tránsito vehicular, la Gendarmería le solicita la documentación a Carlos. Sobre él pesaba una orden de captura de la que nada sabía. Estaba trabajando y viviendo en el mismo barrio. Es que entre todas aquellas denuncias falsas perpetradas para la estafa sobre el terreno pesaba la figura de amenazas con arma de fuego. Al día de hoy Carlos está preso. Pasó “como perejil” por las comisarías de Boulogne, Beccar, San Martín, y actualmente sigue detenido en una alcaldía de La Plata.

A partir de ese momento, el barrio, la familia y los docentes de la escuela San Martín de Porres -donde Vanesa y Carlos se habían conocido a sus 17 años- vienen movilizados. Exigen la libertad de Carlos y han realizado marchas a los Tribunales de San Martín, donde el Juzgado de Garantías N°. 6, a cargo de Gabriela Marco Persichini, junto con la fiscal Gabriela Discman, dictaron la prisión preventiva de Carlos sin pruebas que lo justifiquen, denuncian los familiares.

Actualmente, la causa se encuentra en la Cámara de Apelaciones y Garantías. La excarcelación fue negada dos veces en estos tres meses. Los familiares y vecinos continuarán movilizados.

Esta, como otras, son situaciones muy complejas que sufren las familias trabajadoras, ante un creciente déficit habitacional, que viven cientos de laburantes en los barrios. Hoy se cumplen dos años del desalojo en Guernica y como venimos viendo las respuestas del gobierno a esta problemática es priorizar el pago de la deuda al FMI. Es muy importante organizarnos y prepararnos para enfrentar las políticas de ajuste .


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias

Una-familia-estafada-y-un-papa-preso-por-una-causa-armada