Política

DEBATE PRESIDENCIAL

Una falsa polarización que evitó un debate real

Luego del debate presidencial, algunos análisis buscan balancear solo lo actuado por Alberto Fernández y Mauricio Macri. Sin embargo, Nicolás del Caño tuvo una labor destacada, planteando claramente el programa de la izquierda.

Lunes 21 de octubre | 12:39

A una semana de las elecciones, y luego del segundo debate presidencial, en algunos grandes medios de comunicación se reflota una operación que tuvo lugar luego del debate realizado en Santa Fe. El “balance” y los análisis solo atienden a la participación de Alberto Fernández y Mauricio. La consecuencia lógica termina siendo “borrar” a los otros candidatos, buscando ocultar sus programas y propuestas.

La operación no solo está relacionada con los debates. La campaña electoral de conjunto estuvo cruzada por las operaciones destinadas a mostrar al candidato del Frente de Todos y al de Juntos por el Cambio como los únicos antagonistas.

Sin embargo, las PASO demostraron que esa dualidad no existe. Aunque reúnan la enorme mayoría de los votos, la diferencia entre el primero y el segundo se acerca a los 20 puntos. La polarización es entonces un recurso político y discursivo y, también, una operación que avalan los medios.

La consecuencia de esta situación es terminar minimizando el gran desempeño que tuvo el Frente de Izquierda, cuyo candidato tuvo una participación más que destacada. Algo que se vio reflejado en las redes sociales y en la noche del domingo tuvo que ser señalado por los medios, durante la cobertura del debate.

La organización del debate, cabe resaltar, facilitó esta tarea ya que a pedido de los equipos de campaña de Macri y Fernàndez, se bloqueó la posibilidad de un debate real con preguntas y respuestas para que los candidatos pudieron plantear cuestiones concretas y no cuestiones generales.

Del Caño fue denunció certeramente a Macri alrededor de la corrupción y su falso republicanismo, como así también lo alejado que esta de realidad de millones de trabajadores. “Cada vez que lo escucho, confirmo que Macri jamás va a poder entender lo que sufre una familia trabajadora cuando se queda sin empleo”, dijo el actual diputado nacional.

También fue contundente en señalar al peronismo como cómplice compulsivo y necesario del ajuste de Macri y el FMI. Además, realizó una denuncia a la política de reforma laboral, expresada en cambios en los convenios, que plantean los empresarios y Alberto Fernández avala.

Supo presentar el perfil de la izquierda con contundencia y habló de lo que nadie lo hizo: la precarización laboral, la criminalización de la juventud con la “doctrina Chocobar”, el cupo laboral trans, la contaminación y demás temas que inciden en la vida cotidiana de millones. Pero no sólo se quedó en la denuncia, sino que presentó el programa para la solución profunda y real de estas problemáticas.

Te recomendamos: Legalización de la marihuana, medioambiente, precarización: solo Del Caño le habló a la juventud

La falsa polarización entre Macri y Alberto Fernández termina ocultando o minimizando propuestas como las antes señaladas. El objetivo, más allá de lo electoral, es minimizar el peso de una fuerza que ha demostrado capacidad de movilización en las calles y haber planteado siempre un programa para que la crisis en curso no la pague el pueblo trabajador sino los grandes capitalistas.







Temas relacionados

#DebatePresidencial   /    #DelCañoDebate   /    Argentina Debate   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO