×
×
Red Internacional

Con corte de calle, familias y docentes de la escuela N° 310 del barrio Arrayanes de Bariloche reclaman la apertura del comedor que diariamente brinda un almuerzo a 140 chicas y chicos.

Miércoles 1ro de septiembre | 20:42

En Río Negro la semana comenzó con la vuelta a la presencialidad en todos los establecimientos de nivel primario. Esta pretendida normalidad por parte del gobierno provincial deja en evidencia graves problemas en las escuelas, producto de años de desinversión. Escuelas con aulas superpobladas; ventanas que no abren o no cierran; calefactores que no prenden o no apagan. Y más aún, chicos y chicas con hambre para quienes el refrigerio es la única comida diaria.

En ese marco, el día miércoles la comunidad educativa de la escuela Nº 310 del barrio Arrayanes salió a la calle en reclamo a las autoridades del Consejo Provincial de Educación y del gobierno de la provincia por la apertura del comedor. Esa escuela recibe niños y niñas a quienes brinda una jornada escolar extendida, desde las 8:30 hasta las 16:30 horas. En este contexto, la escuela trabaja con un comedor en el cual 140 estudiantes almuerzan todos los días.

Pero la vuelta a la presencialidad completa no incluyó abrir el comedor. Por esto, las familias, docentes y trabajadores de la escuela denuncian que quedan decenas de niños y niñas sin su plato de comida. La realidad de las familias del barrio, como la es la de miles de familias en todo el país golpeadas la crisis social y económica, es que no tienen cómo comprar una vianda para que sus hijos e hijas lleven a la escuela. Por esto, muchas familias retiran a sus hijos al medio día. Muchos otros niños y niñas quedarían toda la jornada –de 8 horas- con la panza vacía, porque el gobierno no garantiza una comida diaria. Si esto no sucede es porque docentes y trabajadores de los comedores organizan y garantizan los almuerzos.

La Izquierda Diario conversó con una docente de la escuela que nos brindaba su punto de vista, en momentos que el comedor no funciona: “¿cómo se siente la mamá que solo puede mandarlo con un pedazo de queso adentro de un pan duro…? y con suerte algunas familias pueden pagar el queso”. La maestra agregaba: “el protocolo nos dice que no podemos manipular alimentos, pero no solo eso. Nos dice que tenemos que prohibirle al pibe que trajo 6 empanadas de que le convide al que no trajo nada, eso es inhumano”.

Ante el reclamo y la solidaridad de toda la comunidad, la gobernadora Arabela Carreras hizo pública por distintos medios su respuesta ante esta exigencia de familias que pasan hambre. Planteó desconocer la situación en particular y a su vez dijo que la tarjeta NUTRE y la caja de frescos deberían ser suficientes, destacando que no abrirán los comedores. En otras palabras, expresó su desprecio hacia los niños y niñas que no tienen para comer. La gobernadora, en campaña electoral junto a sus candidatos, parece olvidarse de un detalle muy importante: en su provincia los niños tienen hambre.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias