Mundo Obrero

OPINIÓN

Un mes de lucha en Kimberly Clark: aportes para nacionalizar el conflicto

En el marco de la pelea de los trabajadores del papel contra el cierre trucho de la planta de la multinacional yanqui en Quilmes, escribimos unas líneas en la perspectiva de aportar algunos elementos para que esta lucha se transforme en una gran causa obrera y popular.

Marcelo “Cucha” González

Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC) - Zona Sur

Viernes 1ro de noviembre | 13:04

Se cumplió un mes de la toma de la fábrica por parte de los trabajadores de Kimberly Clark en Quilmes que enfrentan el cierre trucho de la multinacional yanki. La pelea se está desarrollando en el marco de la elección de un nuevo gobierno que continuará los compromisos con el FMI e intentará imponer un nuevo pacto social entre las burocracias sindicales y los empresarios y también de una Latinoamérica convulsionada. Escribimos algunos aportes en la perspectiva que está lucha se transforme en una gran causa obrera y popular.

Kimberley Clark cerró en medio de una gran crisis política nacional, con un gobierno nacional y provincial que quedó muy golpeado y debilitado con las PASO. En ese tiempo, se podrían haber tomado acciones verdaderamente contundentes para golpear sobre el mismo y que el conflicto trascienda y obtenga mayor solidaridad. Ahora Macri perdió, pero el enorme voto a Fernández, en particular en el conurbano, expresa un rechazo al ajuste y a los cierres de fábricas que hay que lograr que se vuelque a favor de los obreros de KC y se transforme en una causa nacional que obligue a retroceder a la patronal y sino a que el Estado se tenga que hacer cargo, sin que se pierda ningún puesto de trabajo.

Podés leer: Papeleros: cierres de fabricas, flexibilización laboral y complicidad sindical

La multinacional yanki del papel presentó, en su momento, un Procedimiento Preventivo de Crisis trucho que fue rechazado pero continúa con su plan antiobrero y se juega al desgaste para quebrar la resistencia, ocultando sus verdaderos planes: realizar un ajuste para reducir miles de puestos de trabajo, cerrar 10 fábricas en todo el mundo y trasladar parte de su producción a lugares como la India para abaratar costos laborales o lograr mayor flexibilización en las plantas locales.

En este marco, los trabajadores junto a su Comisión Interna combativa dirigida por el Partido Obrero y la Tendencia del PO, además de ocupar la planta desde el primer día, exigen al estado hacerse cargo de la continuidad laboral de los 209 trabajadores. El sindicato dirigido por la burocracia, por su parte, que viene dejando pasar innumerables cierres se vio obligado a pronunciarse contra el PPC y a llamar asambleas del sindicato pero manteniendo la división de las inunerables papeleras que están en conflicto o con ataques de las patronales en todo el pais. Dicen oponerse a los planes patronales pero ni por asomo llama a un paro y plan de lucha que unifique a todos los trabajadores.

En este tiempo, los obreros de KC y su Comisión Interna mantuvieron la ocupación y realizaron acciones como un corte en el Puente Pueyrredón, cortes de la autopista Bs. As-La Plata concentraciones en el Ministerio de Trabajo y movilizaciones a la municipalidad. La toma se mantiene fuerte pero creemos que la ocupación en si misma no doblará el brazo de la patronal si no se combina audazmente con el impulso cotidiano de la coordinación, no solo en eventos esporádicos, sino apostando a la Coordinadora de Trabajadores de Zona Sur que se puso de pie en Ansabo.

Transformar el conflicto de Kimberly en una causa obrera y popular contra el ajuste y los despidos avanzando en la coordinación efectiva y cotidiana

Debemos destacar la tenacidad de una amplia vanguardia kimberliana, que viene de muchos años de pelear por conquistas dentro de la planta, que enfrenta este ataque manteniendo la ocupación de la fábrica, junto a la Comisión de Mujeres y sus familias, pero hay que dar pasos más adelante.

En primer lugar, es fundamental trabajar codo a codo con los demás sectores en lucha, organizando en común un plan de lucha a la altura del ataque que nos están dando las patronales, sacando el conflicto hacia afuera, como lo supieron hacer los trabajadores de SIAM, Coca Cola o bien los de PepsiCo que lograron frenar la Reforma Laboral que quiso imponer el gobierno de Macri. Las acciones que llevaron adelante, lograron enorme repercusión y conquistaron enorme solidaridad y el apoyo de millones en todo el país. Llamando a reuniones abiertas donde participen todas las organizaciones solidarias y opinen y propongan lo que consideren que es mejor para que el conflicto triunfe. Donde el activismo conozca las distintas propuestas y luego en sus asambleas decidan las medidas a seguir. Medidas que deben estar orientadas a golpear donde les duele, porque si bien la toma de fábrica es una medida dura y necesaria, por sí sola no alcanza, pues la patronal no le interesa (al menos por ahora) poner a producir la fábrica. Por lo que lo transforma está lucha en una lucha política contra el Estado y los gobiernos de turno y por eso debemos golpear políticamente.

A días de que asuma un nuevo gobierno, sin una lucha profunda que conquiste la simpatía en las masas trabajadoras y sectores populares, nada bueno pueden esperar los trabajadores kimberlianos, ya que como mínimo tendrían que esperar un par de meses para que les atiendan sus reclamos en el mejor de los casos, por eso queremos plantear a modo de propuesta algunos pasos a seguir para que la lucha de Kimberley Clark se transforme en un conflicto de trascendencia nacional.

Para ello es fundamental usar los medios de difusión masiva, intentar que cada acción se piense estratégicamente para que se transmita en vivo, si es posible, por cadena nacional. La lucha de los tercerizados ferroviarios cortando las vías durante horas, lo mismo los trabajadores de Pepsico o Lear, fueron transmitidos por casi todos los medios de comunicación transformándose en una enorme causa popular que golpeó al poder, que siempre esta aliado a las patronales.

Kimberly debe tomar ese camino mientras se da la pelea para que la patronal retroceda de su plan o el estado se haga cargo, como vienen exigiendo, pero también hay que prepararse para, en caso de que el Estado no otorgue los RePro, comenzar a debatir la posible puesta en marcha de la empresa, con la firme exigencia de la estatización bajo administración obrera, siguiendo el camino que marcaron Zanon, Madygraf y decenas de fabricas en el país, que se han convertido en una referencia mundial frente a los cierres y los ajustes de las patronales.

Consideramos que el grito de ¡unidad de los trabajadores! debe ser llevado consecuentemente hasta el final, impulsando la Coordinadora de Trabajadores de Zona Sur, jugándose a la participación amplia del activismo para soldar una unidad que nos permita luchar y golpear con un solo puño, junto a los compañeros desocupados, y todos los sectores en lucha. Creemos un error no haber impulsado la unidad con Ansabo para pelear en común en las instancias abiertas por la burocracia sindical papelera, impulsando la exigencia de Paro y Plan de Lucha en común, que se escuche en cada fábrica, y lograr que esa exigencia también sea central en las acciones que también debe pensarse en común en cada asamblea, para golpear unidos a una dirección sindical que quiere lavarse la cara mientras divide a los trabajadores y juega al desgaste junto a la patronal.

Ninguna confianza en esta burocracia que intenta reubicarse y dice rechazar el cierre de la fábrica pero no hay que olvidar que es la misma que dejo pasar los cierres de Ansabo, Acevedo y La Hélice, la que permite que todos los meses hayan despidos en numerosas fabricas papeleras de la zona sur y en todo el país y que nada hizo por pedir justicia por Mechi Cantero joven asesinado por la desidia de la patronal papelera SEIN

Es necesario redoblar los esfuerzos y llamar a rodear de solidaridad a los trabajadores kimberlianos, para ello saludamos la convocatoria de este viernes 1-11 a un plenario abierto de solidaridad. Es un primer paso para poder pensar la lucha en una dimensión superior, para desarrollar la pelea política que está planteada y golpear en unidad a la patronal y al poder político.

Consideramos también que es muy importante hacer parte a las organizaciones de desocupados que vienen dando una importante lucha estos últimos meses y que no sólo deben acompañar sino ser parte de los debates y resoluciones que se tomen en unidad. También consideramos central desarrollar la unidad obrera estudiantil, pensado iniciativas en esa clave, dónde la juventud sea también protagonista en esta lucha y coordinando democráticamente, tanto estudiantes como trabajadores desocupados, puedan aportarle fuerza para convertir esta lucha en una gran pelea política nacional.

La lucha de Kimberly debe dar un salto y mientras batallamos por imponer el paro general papelero y un plan de lucha a la altura del ataque, podríamos por ejemplo hacer una gran jornada papelera en el Obelisco, con corte y repartiendo miles de productos que están en el stock a la población, tomando el reclamo contra el tarifazo y la remarcación de precios de los últimos días que está golpeando fuertemente a la población, pensando también acciones contundentes en unidad con todos los sectores en lucha, llamando a todos los medios para decirle que los trabajadores tenemos una salida y que volver a trabajar solo depende de una decisión política: que es reabrir la fabrica con todos los trabajadores adentro y conservando sus derechos laborales. Las trabajadoras y los trabajadores que formamos parte del Movimiento de Agrupaciones Clasistas, nos ponemos a disposición para que la lucha de los trabajadores de KC, triunfe.







Temas relacionados

Kimberly Clark   /    Quilmes   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO