Política

LIBERTADES DEMOCRÁTICAS

Un fallo revierte la multa de $ 105 000 a un docente por "dañar la imagen" de un ex Triple A

Hablamos con Dante Patrignani: hace 6 años sufrió un fallo judicial que le embargó el sueldo, a favor del exjuez Montezanti, quien fuera servicio de inteligencia del Batallón 601, actualmente procesado por haber integrado la Triple A en Bahía Blanca. Finalmente la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires revierte esa condena.

Sábado 20 de febrero | 19:25

Dante Patrignani es secretario de DDHH de la CTA Bahía Blanca, docente (ahora jubilado) del Departamento de Física de la UNS, y recientemente fue testigo en la Causa Triple A en Bahía.

Tres causas distintas le inició Nestor Luis Montezanti a Dante, a raíz de la pelea que impulsó en la universidad, junto a muchas organizaciones estudiantiles, para terminar con la impunidad que las autoridades universitarias le permitían, dejándolo permanecer como docente más allá de su probada participación en el terrorismo de Estado como servicio de inteligencia y de testimonios que desde hace mucho tiempo lo ligaban a la Triple A.

Te puede interesar: Juicio Triple A: procesan a Néstor Luis Montezanti tras casi medio siglo de impunidad

El detonante del fallo por el cual le embargan el sueldo, fue el afiche que difundió (reproducido en la portada de esta nota) donde se ve una foto del entonces juez y docente de derecho, trucada con una gorra militar. Una arbitrariedad casi increíble tomando en cuenta el frondoso prontuario del genocida ex agente civil de inteligencia.

"Después de que sale el fallo que me obligaba a pagarle [a Montezanti], sigo con los carteles, y pegamos en la puerta de la Cámara Federal [de la cual Montezanti era presidente en ese momento]. Y abre una causa en la justicia provincial por deteriorar el frente de un organismo oficial". Además implicaba las figuras de perturbación del orden y desobediencia, por insistir en difundir los afiches condenados en el fallo anterior.

En el marco de esa denuncia, y a pedido de Montezanti, el fiscal provincial Rubén Álvarez ordena la infiltración como estudiante de un policía bonaerense de civil para realizar tareas de inteligencia en el movimiento estudiantil. Pero, como el edificio "dañado" por los afiches era de un ente federal, la causa finalmente pasa al fuero federal, donde los fiscales José Nebbia y Miguel Palazzani (que estaban trabajando en los juicios de lesa humanidad) la rechazan, y Nebbia ordena investigar las tareas de inteligencia completamente ilegales, por las que Montezanti, Álvarez y la Bonaerense no han rendido cuentas hasta el momento.

La otra era una causa penal por revelar secretos políticos y militares, ya que Dante difundió, junto a distintas organizaciones sociales, políticas y estudiantiles, el legajo de Montezanti como personal civil de inteligencia del siniestro Batallón 601, el “cerebro” de la represión genocida. Pero esa causa fue desestimada judicialmente porque el propio Ejército respondió que esa información era pública.

Te puede interesar: Espías M, espías K: todos tienen su “Batallón 601”

Así que esta causa que cae ahora era la última que seguía en pie de las iniciadas por el ex servicio de inteligencia. Al respecto, Dante nos cuenta:

"El fallo original es de $70.000, después con las costas y los intereses terminé pagando $105.000 en cómodas cuotas, porque me embargaron el sueldo, me descontaban el 20% del sueldo de la universidad durante casi dos años. Estamos hablando de hace 5 años, no son $105.000 de ahora. Supuestamente me lo tienen que devolver con intereses, mi abogada [Mónica Fernandez Avello] se va a encargar de eso, pero ahora está con los alegatos de la causa Triple A.

En una primera instancia una jueza le da la razón a él en que "afecta su buen nombre", etcétera, en una segunda instancia se tramita el pago. Apelamos a la Cámara de Apelaciones de la Provincia [de Buenos Aires], la Cámara ratifica [el fallo] y al poco tiempo la Universidad recibe la orden de embargarme el sueldo, yo nunca le pagué un mango a él, fue una orden judicial de embargo..."

Aquel fallo aberrante lo firmaron los camaristas Miguel Angel Diez y Guillermo Emilio Ribichini, el primero era colega de Montezanti en el Departamento de Derecho de la UNS.

"Después de esas dos instancias, presentamos un recurso de queja ante la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires. Para llegar a la corte había que pagar 30 mil pesos como tasa de justicia, o algo por el estilo, sino no recibían la apelación. Eso lo juntamos gracias a la solidaridad de los compañeros, se abrió una cuenta, y recibimos donaciones. Eso no sé si lo tienen que devolver[a raíz de este fallo].

Pasaron aproximadamente cuatro años desde que hicimos la apelación. Hubo una primera excusación de uno de los miembros de la corte, cuestionado por haber sido cómplice de la dictadura, que se excusa y no interviene por la naturaleza del caso. Hace dos años rechazaron al CELS como amicus curiae, y ahí yo lo daba por perdido.

Cuando algún facho me cargaba por Facebook por eso, decía que había sido la mejor inversión de mi vida, porque habíamos sacado a Montezanti de la Universidad. Pero hubo dos hechos que me movieron a tener un poco de esperanza, uno es que Montezanti está procesado en el juicio de las Tres A, que si bien en el trámite formal no interviene, pero es un dato político: el que tiene que firmar una resolución a favor de un tipo que está procesado en las Tres A lo va a pensar dos veces.

Y segundo el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a favor de la Revista Barcelona. Barcelona utilizó a Cecilia Pando en una de sus tapas, la defensora de los genocidas, ella les ganó también en dos instancias el juicio a la Barcelona y les pusieron una multa igual, de $70.000. Hace poco, un par de meses, la Suprema Corte le da la razón a la revista y revoca los fallos anteriores. Ahí me dio un poco de esperanza.

[El miercoles 17 de febrero] me entero de esto [este nuevo fallo] por una compañera del secundario que no la veo desde entonces, que está en La Plata en un grupo judicial, y me manda un mensaje de Facebook que yo no entendía una mierda [Dante se ríe], me decía "¡Felicitaciones, me enteré de esto, vos eras mi compañerito!" y ahí me enteré. Mónica todavía no recibió notificación oficial. Buscamos en la página de la Corte y está colgada la resolución oficial.

Montezanti quedaría procesado por ser parte de la Triple A como asociación ilícita, junto a los cuatro que están siendo juzgados, Raul Roberto Aceituno además por el asesinato de David "Watu" Cilleruello, estudiante acribillado por la banda paraestatal en un pasillo de la Universidad Nacional del Sur. Calculamos que para mayo tiene que haber sentencia para estos cuatro, y Montezanti ya está procesado, tiene que constituirse el tribunal y será juzgado."

Dante cuenta que cuando planteó que se iniciara un juicio académico a Montezanti, en el marco del juicio a Hugo Sierra y Gloria Girotti (otros docentes ligados a los crímenes de la dictadura), no encontró nadie que quisiera firmar con él ese pedido para que la universidad se sacara de encima al ex Triple A. Hizo falta una gran campaña a la cual se sumaron muchas organizaciones políticas, sociales y estudiantiles para echar a los fachos de la UNS.

"Al principio fue muy duro. Lo que fue determinante fue la denuncia de los fiscales en el Colegio de la Magistratura por la maniobra que hizo Montezanti contra el juez Coleffi" En esa maniobra, el ex Triple A actuó junto a Ulpiano Martínez, histórico colaborador por la impunidad de los genocidas, hasta hace poco fiscal en el caso de Facundo Castro. El objetivo era, junto al accionar de Ulpiano Martinez como fiscal, dilatar ad eternum la indagatoria de Massot y salvar de la cárcel a Aldo Vara y otros cómplices civiles a quienes Álvaro Coleffi estaba osando mandar a investigar.

Dante remarca lo importante de que se esté terminando el manto de absoluta impunidad e intocabilidad que cubrió a Montezanti durante todos los gobiernos democráticos.

"Esto es un sopapo grande y rompimos la imagen que tenía hasta hace unos años de que era intocable, no perdía nigún juicio y no se podía hacer nada por sus vínculos por el poder. No se podía encontrar ni en el Departamento de Derecho ni en la justicia provincial y federal de Bahía nadie que quisiera enfrentarlo. Ese aire de todopoderoso, lo hicimos mierda. Falta que se lo juzgue por las Tres A y que se lo condene, que sería el último triunfo para festejar contra este tipo."







Temas relacionados

Verdad y Justicia   /    Genocidas   /    Complicidad civil   /    Triple A   /    Juicio a Genocidas   /    Provincia de Buenos Aires   /    Libertades Democráticas   /    Bahía Blanca   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO