×
×
Red Internacional

Larreta y Acuña avanzaron con una reforma del estatuto docente que quita derechos, realizan sumarios a docentes, entre ellos a Jorge Adaro, de la directiva del sindicato Ademys y buscan imponer un modelo educativo neoliberal que precariza a los estudiantes con pasantías. Las direcciones mayoritarias, como UTE, responden al gobierno nacional y no buscan organizar por abajo para golpear con fuerza. Ante la jornada de UTE del 30 y el paro de Ademys del 31, abrimos debate: ¿qué rol debe jugar la Izquierda?

Ivana OteroSecretaria de Cultura de ADEMyS. Miembro de la Comisión Directiva.

Lunes 30 de mayo | 12:09

En docentes se viene de un importante paro el 12 de mayo contra la reforma del estatuto impulsada por el Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta y su ministra Soledad Acuña pero que también se explica por el enorme malestar ante la situación salarial, infraestructura de las escuelas, la situación de las familias, y un sin fin de demandas que viene levantando la docencia. La jornada terminó con gases por parte de la policía de la Ciudad.

Durante semanas, Ademys impulsó reuniones, asambleas, para preparar el paro y la movilización para el día en que se votaba el proyecto en la Legislatura porteña que avanzaba contra los derechos de las y los docentes y la educación pública. Así, la medida fue convocada primero por el sindicato Ademys y luego por UTE/CTERA faltando sólo dos días para que se vote el proyecto, es decir, haciendo poco para realmente organizarlo desde abajo con tiempo. Desde el palco común con la UTE, Mariana Scayola, secretaria general de Ademys realizó un llamado a continuar en común la pelea contra el gobierno con un plan de lucha con asambleas unificadas de la docencia. Desde la UTE no tomaron el guante. ¿Por qué? Vienen siendo un apéndice del gobierno nacional (y sus internas), y solo se mueven para mostrar por arriba que son “oposición” con miras al 2023 pero no para organizar una real fuerza social que permita que no avance la derecha en educación.

El 19 se convocó a una asamblea abierta desde Ademys para continuar con el plan de lucha. Desde la 9 de abril/PTS, como parte de la directiva del sindicato propusimos construir una medida de movilización masiva construida realmente desde abajo con mandatos desde las escuelas, llamando a los terciarios, cooperadoras, secundarios que vienen siendo atacados con las prácticas laborales gratuitas en empresas y que ya están respondiendo. Sin embargo, y con ningún mandato de escuela, la mayoría de la directiva definió lanzar un paro y movilización para el 31.

A los pocos días en el local del sindicato docente UTE, los dirigentes de ese gremio, junto a los de ATE, Judiciales y del Subte realizaron una conferencia de prensa para exigirle al gobierno de Rodríguez Larreta una respuesta a la demanda salarial de los trabajadores junto a un conjunto de demandas, y llamando a una movilización conjunta para el próximo lunes 30 a la Legislatura de la Ciudad a las 13 horas (horario laboral) sin ninguna medida de fuerza para poder participar.

Te puede interesar: Marcha de los sindicatos porteños: “Construyamos un gran paro de todos los gremios de la Ciudad”

En simultáneo, el gobierno de la Ciudad no descansa y a la semana de la reforma del estatuto, en un hecho de prejuzgamiento y de persecución política sindical que la comunidad educativa se entera por los medios de comunicación, avanza en querer sancionar a Jorge Adaro y Juan Manuel Di Vicenzo quitándole el cobro de un mes de trabajo. Como si fuese poco, a los días, en las redes de Acuña también amenaza con sancionar a docentes del programa Maestros+Maestros, que al igual que los compañeros, protestaron ante un funcionario que intentaba hacer campaña electoral en una escuela porteña. Desde Ademys se convoca a una conferencia de prensa para el viernes pasado de la que es parte la directiva de UTE para repudiar los sumarios.

Te puede interesar: Sindicatos y legisladores denunciaron la persecución de Acuña a trabajadores de la educación

Este nivel de persecución sindical no tiene precedente, como definió Graciano en dicha conferencia “habría que remontarse a años no democráticos de la historia argentina”.

Golpear juntos desde abajo, y tener nuestras propias banderas: ¿A quién le sirve la división?

Larreta y Acuña tienen un blindaje mediático construido con plata que no va a educación para tapar las denuncias de todo tipo que llegan desde las escuelas, como bien lo denunció Alejandrina Barry del FIT/PTS en la conferencia contra los sumarios. El peronismo de la Ciudad y sus sindicatos vienen apoyando a un gobierno que definió darle la plata al FMI y no a la educación, incluso el ala ligada a CFK que con su “que la devuelvan los que la fugaron” no hace más que campaña para que se siga yendo a organismos internacionales que son los que buscan digitar nuestras vidas y hambrear al pueblo.

Desde la 9 de abril, consideramos que es necesario golpear con fuerza para poder torcerle el plan neoliberal en educación al gobierno de Acuña y ese fue nuestro planteo en la directiva del sindicato Ademys. No colabora tener dos instancias en las calles, sino que beneficia a la división por abajo frente ataques de mucha envergadura.

Los compañerxs del Partido Obrero/Tribuna docente, si bien escriben en su prensa que “Luego apareció esta marcha claramente divisionista de la UTE, a quien llamamos, lógicamente, a unificar las medidas en el marco de un paro”, no han respondido favorablemente a hacer ese llamado ni a buscar unir la jornada.

Ante la situación de pobreza y sobre explotación en el marco del FMI, se da un debate crucial. Los dirigentes de los gremios que se movilizan el 30, suelen referirse a la necesidad de reducir la jornada laboral, trabajar 6 horas y sumar puestos de trabajo. Pero no alcanza con alguna mención en los diarios y un discurso sin sostenerlo con las acciones. La idea de reducir la jornada laboral, sin reducción salarial, y crear millones de puestos de trabajo es de enorme importancia para darle una salida a los trabajadores, un horizonte alternativo al que le da este gobierno y su pacto con el FMI y que interpela a la docencia que trabaja dos o tres turnos para llegar a fin de mes, y las familias de la escuela pública que sufren los altos niveles de precarización laboral.

Desde el terciario, recientemente recuperado por la Izquierda del Joaquín V. González, en asamblea votaron, además de ser parte del 31, participar como polo independiente el 30 exigiendo una medida de lucha y micrófono para poder expresar sus demandas y la necesaria independencia política de los gobiernos.

Desde ya que tomaremos en nuestras manos el paro del 31 que se convoca desde Ademys, pero invitamos a la reflexión de tener una perspectiva de tender a la unidad por abajo haciendo públicos esos llamados y buscando asambleas comunes. Solo si logramos ese frente único, golpeando en común con nuestras propias banderas, podremos poner en jaque a un gobierno que precariza a nuestra juventud, persigue a los referentes sindicales y promueve una educación mercantilista.

En ese sentido, desde la 9 de abril, creemos que hay que llamar a asambleas en todos los gremios y proponer un paro conjunto como inicio de un plan de lucha, junto las/os terciarios y secundarias/os, así empezaríamos a desarrollar la fuerza para ganar y no dejar que avancen con los sumarios contra los docentes y las prácticas en las secundarias (trabajo encubierto). A su vez, también poder avanzar en la titularización masiva, los salarios devaluados. Al mismo tiempo que imponemos una educación al servicio de las grandes mayorías.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias