×
×
Red Internacional

Editorial. Un Marx para el peronismo

De la querella contra Macri y el "no pagaremos la deuda con el hambre del pueblo", al plan plurianual para acordar con el FMI. Idas y vueltas del discurso oficial, para una misma política o la frase de otro Marx para el peronismo. ¿Qué decía la CGT en 2018 y que dice ahora?

Leo AméndolaTW/IG: @aladelos

Miércoles 1ro de diciembre de 2021 | 14:00
🗞️ EDITORIAL #AS | Un Marx para el peronismo, por Leo Améndola - YouTube

La discusión política, está copada por todo lo que gira alrededor de la sigla maldita: FMI.

Parece un capítulo de volver al futuro, donde los 40 millones de habitantes de argentina fuimos metidos en un delorean gigante que nos lleva a los mismos problemas que se han discutido en otros momentos, algunos muy críticos para la realidad nacional.

Cómo hoy, en los tiempos que terminaron con aquellas jornadas revolucionarias del 19 y 20 de diciembre el FMI también era protagonista.

Luego de que la espuma del estallido había bajado un poco, un informe preliminar de la Oficina de Evaluación, publicado a mediados del año del 2003 afirmaba que uno de los errores del Fondo Monetario Internacional pudo haber consistido en "prestarle demasiado dinero a Argentina", es decir, en aquel momento el país había recibido préstamos "más allá de su capacidad de pago".

No es un déjà vu, son los mecanismos de dominación económica y política que rigen sobre nuestro país.

20 años después, la proximidad del aclamado acuerdo fue ajustando los contornos del debate y del discurso de algunos sectores.

Empecemos por lo más alto de la cadena de decisiones oficiales.

Fue el propio presidente quien pasó de arengar una querella judicial contra Macri, a anunciar cómo política central de gobierno y de estado el camino hacia un plan plurianual que tiene cómo fin acordar con el FMI.

La historia reciente muestra cuán costosos estos acuerdos.

Recordemos cómo planteaba el problema de la deuda en la apertura de sesiones el presidente.

Es notorio ese salto discursivo de ese tono combativo contra el macrismo, al planteo de un acuerdo plurianual para buscar la forma de acordar lo antes posible con el organismo.

Y también tuvo su reflejo en las organizaciones que tienen peso en el movimiento de masas que hicieron ese camino cómo propio.

Si en algún momento algunos sectores se habían permitido alguna frase, pronunciamiento o movilización con algunos elementos de rechazo a lo que implicaba el acuerdo con el fondo, hoy en el mejor de los casos se limitan al silencio.

Otros van más allá cómo la CGT, que en el 2018 se animaba a hablar de rechazo:

Este JUEVES 19 de JULIO a las 12 hs. en #CGT se realizará una #ConferenciadePrensa para explicar porque los trabajadores argentinos rechazamos el acuerdo con el #FMI que no hace más que profundizar la crisis económica que estamos atravesando en el país.

Hoy, en las reuniones del flamante consejo directivo de la CGT con el ministro de Economía es otro el cantar: “Argentina no puede quedar aislada del mundo. La idea es tratar de que haya una sincronización y un criterio detrás de la negociación que lleva adelante el ministro de Economía”.

O el caso de la UTEP también: Miles de trabajadorxs de la Economía Popular preparados para comenzar la histórica movilización de San Cayetano a Plaza de Mayo contra el acuerdo con el FMI y por Pan, Paz, Tierra, Techo y Trabajo.

¿Qué cambió desde aquel 2018? Está claro que cambió el gobierno.

¿Pero cambió todo aquello que implicaba en ese momento un acuerdo? ¿Cambiaron las recetas del FMI?

El pensamiento de un Marx, viene justo para ilustrar el comportamiento de funcionarios, referentes oficiales y las organizaciones en las que tienen influencia.

Lo podemos sintetizar en la frase que se adjudica a Marx, a Groucho: “Estos son mis principios, si no les gustan tengo otros”

Algo así cómo “Mis principios son que no vamos a pagar la deuda con el hambre del pueblo”. Pero también mis principios dicen que vamos a hacer un plan plurianual, para pagar esa deuda”

El mismo “mood oficial” se puede encontrar en otros comportamientos de este espacio: La ley de humedales está para mostrarlo. De uno de los ejes claves de su spot electoral, al peligro de que pierda estado parlamentario. Y esto viene de una fuerza que dirige el estado, no de un bloque de algunos legisladores.

De todas formas, para hacer honor a la verdad, hay referentes que vienen sosteniendo a capa y espada un discurso mas unívoco respecto al pago de la deuda cómo ÚNICA salida posible, y rechazando de plano todo planteo que se anime a cuestionar la necesidad de una negociación con el Fondo.

Te puede interesar: Santoro avala la estafa: "Todos los argentinos le debemos U$S 1.000 al FMI"

Es el caso de Leandro Santoro que ayer afiló los argumentos. No solo apuntó a la responsabilidad de la oposición, que es sabida, sino que dejó este mensaje:

“Para que la gente que está en casa se dé cuenta, olvidate de la deuda con los acreedores privados (que ya renegociamos y son casi U$S 60 mil millones), los U$S 44 mil millones que tomamos con el Fondo Monetario Internacional equivalen a que cada argentino le debe al FMI U$S 1.000. Cada uno de los que estamos acá, viendo la televisión, más los que están viendo otros canales, todos los argentinos le debemos U$S 1.000 al Fondo Monetario Internacional”.

Después de escuchar eso habría que aclararle que cada argentino, es decir tus amigos, tu familia, el kioskero de la esquina de tu casa, los pibes de tu clase, tus compañeros de laburo, no le deben nada al fondo. Que se trata de una deuda ilegítima, ilegal y fraudulenta.

Aceptar esa deuda cómo punto de partida, es arrancar una batalla perdida de antemano.

Quienes no quieren aceptar esa deuda impagable, que equivale según Santoro a $1000 dólares para cada uno, el 11 de diciembre vamos a salir a las calles.

Porque no estamos dispuestos a pagar con mas ajuste, la fiesta macrista que tanto denunciaron algunos, y hoy se transforman en los mejores buscadores de argumentos para pagarla.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias