×
×
Red Internacional

Este martes se vuelven a reunir las cámaras empresarios y de la Unión Obrera Metalúrgica. “Queremos llegar al 50% de aumento”, dijo Caló, que pide un lugar en el “triunvirato” cegetista. El salario metalúrgico, devaluado.

Martes 12 de octubre | 09:04

La definición de la paritaria metalúrgica se sigue postergando. Recordemos que Caló fue uno de los primeros en aceptar la “cláusula FMI” del Ministerio de Economía, que decía que la inflación sería del 29% y las paritarias “dos o tres puntitos más”.

En abril pasado, la UOM y las cámaras empresarias habían firmado un aumento del 35,2% en 3 tramos con cláusula de revisión en diciembre.

Como era obvio, se quedó muy corta. El malestar se nota adentro de los talleres y empresas. Hoy un peón gana por debajo de la línea de pobreza. En las principales ramas, el salario para el personal mensualizado, arranca en $40.690 en abril; $44.228 en julio y será de $47.837 en 2022. En sectores de autopartes, para el caso del personal mensual, los salarios actuales arrancan en $48.408, pasarán a $52.618 en octubre y llegarán a $56.911 en 2022. Así lo señala la escala salarial. Estamos hablando de montos por debajo de la línea de pobreza, marcada según el Indec en 68 mil pesos.

A ese problema se agregaron tres condimentos políticos: la derrota del Frente de Todos, de la que la conducción de la UOM es parte. El intento de Antonio Caló de sumarse un probable triunvirato en la inminente elección de autoridades de la CGT. Y la celebración de elecciones de seccionales a principios del 2020. Por eso la intención de cerrar una nueva cuota estos días.

Como analiza Luis Autalán en el diario BAE, “va de suyo que el compromiso asumido por los metalúrgicos de respaldo al Gobierno tras la derrota en las PASO, y sobre todo la crisis con final abierto del Frente de Todos, también es propio de las empresas de la metalurgia que traccionan acuerdos con la Casa Rosada y a la luz de algunos datos económicos sobre la recuperación del sector”.

Por eso el Ministerio de Trabajo, fanático de la “cláusula FMI”, puso en práctica en las últimas semanas la “cláusula remontada”, pensando en mejorar los guarismos para las elecciones del 14 de noviembre.

En este marco, la idea sería lograr un 15% adicional llegar al 50% “de punta a punta”.

La reunión se realizaría en el edificio gremial de calle Alsina, en el centro porteño. La negociación involucra los salarios de 178.000 trabajadores y trabajadoras.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias