UNSAM: El debate sobre Brasil copó el escenario político de la universidad.

La semana estuvo atravesada por el ascenso de la derecha y Bolsonaro en las elecciones del país vecino. Daniel Matos, dirigente político Brasileño, y Fernando Rosso, director de este diario, debatieron frente a 100 personas en el teatro de la universidad. Podes ver la charla completa.

Lunes 22 de octubre de 2018 | Edición del día

El miércoles se realizó la charla “Brasil: ¿Cómo enfrentar a Bolsonaro y la derecha?” organizada por la agrupación En Clave Roja y la Juventud del PTS. Contó con la participación de Daniel Matos, dirigente del MRT de Brasil, y Fernando Rosso, director de La Izquierda Diario y Columnista de Revista Anfibia. Los asistentes llenaron el Teatro Tornavía de la UNSAM.

VER VIDEO DE LA CHARLA COMPLETA

Un creciente autoritarismo por parte del Poder Judicial

Daniel Matos comenzó la charla realizando un análisis sobre la situación política en el país vecino. En un detallado repaso, abordó el desarrollo de la crisis económica y como generó el hundimiento del gobierno de Dilma Rousseff dando nacimiento a enormes movilizaciones juveniles que abrieron un extendido proceso de huelgas en todo el país a partir del 2013. Estas expresiones, producto de las frustraciones populares que generó el choque de las expectativas de mejora de las condiciones de vida con el ajuste que comenzaba a aplicarse por los límites estructurales de un país que continuaba siendo dependiente en medio de la crisis económica internacional, fueron desviadas y descomprimidas por el PT por la vía electoral en el 2014. Este proceso, detallado por Daniel, fue capitalizado por derecha frente a la impotencia de la estrategia del PT que giró al fortalecimiento de instituciones como la policía y el poder judicial. Sobre esta base social comienza a desarrollarse la operación Lava Jato, impulsada por Estados Unidos. Se discutió en la charla cómo el Lava Jato abrió un proceso por el cual se mantienen en Brasil formalmente las formas democráticas, con parlamento y elecciones por ejemplo, pero cada vez más subordinadas a un creciente autoritarismo por parte del Poder Judicial, que pasó de ser un sector históricamente muy desprestigiado a ser la cara visible del golpe institucional bajo una “cruzada anticorrupción”. En este proceso de subordinación de la democracia fueron señalados dos hitos que representan saltos cualitativos, encarcelamiento y proscripción de Lula (el principal candidato por intención de voto).

50 millones no se hicieron fascistas

Un punto fue el hilo conductor del debate, en brasil no ha triunfado el fascismo. Realizar esta afirmación por inocencia política, o con intencionalidad, nos lleva a una postura derrotista sobre la cual solo puede desarrollarse la inmovilidad y pasividad frente a la ofensiva de ajuste sobre latinoamérica. Hoy no hay fascismo en Brasil, los grupos de poder no tienen necesidad de imponer ese tipo de régimen, y pueden seguir gobernando manteniendo alguna máscara democrática. Pero sí se señaló que el discurso radical de odio que impulsa Bolsonaro anida enormes peligros, tampoco está claro si las fuerzas que desata de los sectores minoritarios más reaccionarios de su base y de las fuerzas armadas podran ser controlados o se desarrollarán aún más. Lo que está claro es que la gran mayoría de los votantes de Bolsonaro apuestan a él por la demagogia de su discurso, por el cual se presenta como un outsider ajeno al sistema político, donde el conjunto de los partidos tradicionales se han hundido en un profundo desprestigio, incluso golpeando también a sectores votantes de Lula (si hubiera podido presentarse, se proyectaba un triunfo seguro). El conjunto de sus votantes no levantan su discurso de odio y votan engañados, sin conocer que Bolsonaro viene a realizar el ajuste que Themer no pudo aplicar (por ejemplo cuando intento pasar la reforma jubilatoria).
En frente se muestra también una enorme masa de más de 40 millones que están en contra de las políticas y el discurso de Bolsonaro, lo que es muestra también de que hay fuerzas, que ya se expresan en las movilizaciones “Ele não”.

“Los reformismos también devoran a sus propios hijos”

Fernando Rosso le dió un nuevo cierre a la frase de Danton, referente de la revolución francesa, para desnudar los motivos del avance de la derecha en la región. Desde ya, Bolsonaro no es Macri ni Lula es Cristina, no son lo mismo. Pero sí durante la charla Fernando aprovechó para describir cómo frente a los discursos cada vez más radicales de la derecha se fueron contraponiendo desde los gobiernos progresistas políticas cada vez más conciliadoras y moderadas, abriendo el paso a la derecha. En Brasil fue la inmovilidad del PT para desviar todo proceso por abajo (ahora por ejemplo negociando con la derecha golpista para sumar votos), en Argentina fue Scioli. Así avanzó trágicamente la derecha, “se paga caro esa impotencia política, se paga con Bolsonaros”.

Una salida realista

En la charla se planteó el voto crítico a Haddad frente a la segunda vuelta del 28/10. No confiando en lo que podría hacer un gobierno del PT, sino para hermanarse con la bronca de la población , peleando también el sector de votantes engañados, para canalizar esa bronca en preparación de una alternativa política que pueda dar una salida cuando los trabajadores salgan a ponerle un freno en las calles a los planes de ajuste que vienen con Bolsonaro. Para esto, Daniel y Fernando, resaltaron la importancia de La Izquierda Diario en Brasil, que es la forma por la cual el MRT está hablándole a millones que no quieren a Bolsonaro pero tampoco confían en el PT, para organizar en los lugares de estudio y de trabajo comités para enfrentar a la derecha.

Contrariamente a los que afirman la derrota de los trabajadores y los sectores populares brasileños, desde análisis academicistas en la universidad afirmando “hay fascismo en Brasil” como sostuvo la conducción Kirchnerista (Somos UNSAM) del centro de estudiantes de Política y Gobierno en la charla que realizaron el jueves, con la intencionalidad de esperar moderadamente mientras la derecha avanza, quedó sentada una perspectiva para los que queremos enfrentar a estos sectores que buscan disciplinar y bajar las expectativas de vida de los trabajadores. También por esto la charla cerró con la convocatoria a la marcha que se realizó el sábado a la embajada de Brasil, paralelamente a la segunda movilización Ele não.







Temas relacionados

Jair Bolsonaro   /    Universidad Nacional de San Martín (UNSaM)   /    Ajuste   /    Brasil

Comentarios

DEJAR COMENTARIO