Juventud

La Matanza

UNLaM: ¿Por qué fortalecer al Frente de Izquierda en las elecciones del centro de estudiantes?

Durante el mes de abril serán las elecciones dentro de la UNLaM para elegir el centro de estudiantes, así como los representantes estudiantiles en el Consejo Superior. Desde la izquierda proponemos un debate hacia los estudiantes de La Matanza

Natasha Ibalo Alves

Estudiante Ciencia Política | UNLaM | Juventud del PTS

Lunes 17 de febrero | 16:23

En el mes de abril habrán elecciones para el centro de estudiantes y autoridades universitarias de la UNLaM

Esto se da en un escenario político muy particular, mientras el peronismo en el gobierno negocia nuestras vidas con el FMI y los bonistas, se propone cumplir el acuerdo con el FMI que se firmó durante la gestión de Macri sin ningún tipo de investigación, demostrando que su prioridad es pagar esa deuda ilegal e ilegítima.

Juntos por el Cambio les brindó su apoyo, votando unánimemente la Ley de Sustentabilidad mientras que desde el FIT-U, no sólo fuimos la única fuerza en votar en contra, sino que seguimos denunciando que los recursos de esa deuda se utilizaron en la fuga de capitales y no fueron destinados a las grandes mayorías que se vieron afectadas por la crisis. Mientras escribimos esto, la misión del FMI está en Argentina negociando el ajuste, aprovechando las enormes expectativas que hay en que el nuevo gobierno pueda encontrar un arreglo favorable, algo que es realmente imposible. A modo de ejemplo, La Izquierda Diario realizó una estimación para mostrar que los fondos para recuperar lo perdido y reactivar la economía existen. Solo los vencimientos en manos de bonistas (o mejor dicho, grandes grupos económicos) de este año, equivale a un aumento de $30.000 a los 6.5 millones de trabajadores del ámbito privado, o a la construcción de 1.1 millones de viviendas, o por poner otro ejemplo es el equivalente a ¡18 años del pago de la asignación universal por hijo a todos sus beneficiarios! Aún más escandaloso es que, mientras en Buenos Aires se negocia a puerta cerrada con el fondo, en Cuba la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que cuando fue presidenta fue como ella dijo una "pagadora serial", declaró que la deuda que Macri tomó con el FMI fue ilegal. Pero si es ilegal, si es una estafa organizada entre el gobierno los buitres y el fondo, ¿porque pagarla? ¿Porque el gobierno se niega incluso a iniciar una investigación de la deuda antes de seguir pagando y negociando con nuestras vidas? Esta es una de las preguntas que Nicolás Del Caño le hizo a Martin Guzmán y que el ministro no pudo contestar. La voz de los diputados de la izquierda fue la única disonante en un Congreso en donde se vio claramente, que más allá de las diferencias, todos acuerdan en pagar esta deuda ilegal y fraudulenta.

Te podría interesar: ¿Por qué es una deuda odiosa?

Ya tuvo su primer demostración en pequeño con la deuda de la provincia de Buenos Aires. Luego de intentar "reperfilarla", Kicillof terminó cediendo a la presión de los bonistas, pagando el 100% en tiempo y forma. Inmediatamente anunció que no se pagaría a plazo los retroactivos adeudados a los docentes. Una muestra clarísima de cómo la única forma de pagar esta deuda es con más ajuste y ataques a los trabajadores. Más claro todavía es ahora que el gobierno anunció el ajuste en las jubilaciones que cobran menos de la mínima, otorgando menos aumento incluso que el que hubiera dado la ley macrista que se votó en 2017 con el repudio de millones. En ese momento algunos como Massa acompañaron con su voto, mientras otros, como Kicillof se oponían diciendo que era un "robo a los jubilados". Ya vemos que cuando dijo Alberto que entre los bancos y los jubilados elegirían a los jubilados no fue más que un engaño.

Mientras a los docentes y a los jubilados se les pide ser solidarios, a los dueños de la torta se les paga en efectivo, o incluso se les conceden bajas de retenciones, cómo es el caso de las grandes empresas mineras y petroleras

Una elección antidemocrática. Oficialismo eterno y falsa oposición.

Las elecciones, como siempre, están plagadas de irregularidades, que encubren un funcionamiento absolutamente antidemocrático de toda la universidad. Muchos estudiantes pasan incluso años en la universidad sin enterarse cuándo o cómo son las elecciones de su centro de estudiantes. Y no es sorpresa ya que se suelen dar en las dos primeras semanas del cuatrimestre, permitiendo menos de una semana de campaña para las agrupaciones y para que los estudiantes puedan conocer las propuestas de todas las listas. Tampoco son públicos los padrones que se exponen días antes del proceso electoral durante pocas horas sin ningún llamado a que los estudiantes corroboren si figuran habilitados para votar. Eso sí, durante esas pocas horas están “custodiados” por la seguridad privada de la universidad.

A esto se suman los requisitos proscriptivos para las listas opositoras, donde nos piden un 10% del padrón electoral para presentar una lista. Padrón en el que, además, quienes son ingresantes no figuran ni por lo tanto tienen derecho a votar su representación en el centro de estudiantes.

Pero ¿Sólo se vota el centro de estudiantes? No, también se eligen los representantes de claustro estudiantil en el Consejo Superior (el gobierno de la universidad) y los departamentos de carrera. Como hemos denunciado en otras oportunidades, este co-gobierno universitario tiene una composición antidemocrática, donde 60.000 estudiantes tenemos 3 representantes, los profesores concursados (una minoría en la UNLaM, ya que la mayoría de los que te dan clases y están frente a cursos tienen contratos precarios y no están concursados) tienen 7 representantes en ese gobierno, los graduados (siempre y cuando estén empadronados, y aunque ya no pertenecen a la universidad) tienen 2 representantes, y los no docentes tienen voz pero no voto. Además se suman el Rector Martínez, que cobra un sueldo de cientos de miles de pesos, su vice y ¡todos los decanos de cada departamento! Pero a ellos ¿los elegimos nosotros? No, los eligen con la mayoría automática del resto de los claustros que representan a una ínfima minoría en la universidad. En ese organismo de co-gobierno, como en los consejos departamentales, es donde se toman todas las decisiones y solo hace falta ver los números para darnos cuenta que ¡No somos nosotros quienes decidimos!.

Con irregularidades en cada elección, la LFU, conduce el centro de estudiantes desde que este fue creado hace 26 años, respondiendo a las autoridades, que necesitan un centro que no fomente la organización y la participación estudiantil. Ya vimos frente a la autoorganización que surgió en la Asamblea de Estudiantes de la Unlam por la lucha en defensa de la educación pública y nuestros docentes en el 2018, impulsada por los estudiantes de Trabajo Social, la Liga Federal respondió brillando por su ausencia. Si aún hay dudas sobre de qué lado juegan, recordemos que cuando la gestión despidió, como denunciaron los propios profesores, persecutoriamente a docentes de medicina en diciembre del 2016 y a docentes de arquitectura este mismo año La Liga guardó un silencio cómplice y mucho menos hizo del centro de estudiantes un espacio de organización para los estudiantes que manifestaron su preocupación y repudio a los despidos.

Tampoco se puso a la cabeza de organizar a las miles de estudiantes de la UNLaM que fuimos parte de la marea verde peleando por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Pero esto no sorprende cuando recordamos el vínculo que mantienen con las iglesias de la zona. Hace pocos meses se utilizó el predio de la universidad para celebrar un festival religioso de un pastor evangélico. Esto no es casual en un municipio en el que Magario, en su última gestión, crea una Secretaría de Culto y pone al frente de ella un pastor evangelista. Ni en un frente que no hace ninguna autocrítica en lo que respecta a su "compañero" Manzur, que siendo gobernador de Tucumán, obliga con sus leyes del medioevo a niñas de 11 años violadas a parir.

El rector, las autoridades y la conducción del centro quieren que la UNLAM este por detrás de la reforma universitaria de hace más de un siglo! Frente a estos atropellos, la pelea por una educación pública laica sin ninguna injerencia de las iglesias se vuelve una demanda vigente de miles de pibes que todos los días llevamos por las aulas nuestro pañuelo verde y naranja, que gritamos bien fuerte que la Iglesia y el Estado son asuntos separados, que dimos la pelea en las calles por el aborto legal donde se demostró quiénes están del lado de las pibas y quienes del lado de los dinosaurios.

Pero no será la única fuerza Peronista que se presentará en estas elecciones. Luego de querer presentarse como una "agrupación independiente" en las últimas elecciones, estudiantes Autoconvocados, que surgió en 2015 para apoyar la candidatura de Scioli, formaron un frente con Nuevo encuentro, que había presentado la lista de "unidad estudiantil" en las últimas elecciones, para conformar el "Frente de Todos" entre ambas agrupaciones. Pero no solamente tienen acuerdos con la Liga Federal a nivel nacional, formando parte del mismo proyecto, lo más escandaloso es como han sabido convivir dentro de la universidad.

En las últimas elecciones tanto Estudiantes Autoconvocados como Unidad estudiantil consiguieron entrar con 1 secretaria y 2 vocales en el centro de estudiantes, sin embargo, en vez de impulsar espacios de autoorganización de los estudiantes y que sea un punto de apoyo contra el régimen de la Liga y Martínez, se acomodaron rápidamente al funcionamiento burocrático del centro de estudiantes.

De hecho, en 2018, mientras los estudiantes organizaban asambleas para organizar las movilizaciones universitarias, mantuvieron la misma política que La Liga Federal, desconociéndolas, e incluso negándose a llevar al centro de estudiantes las exigencias votadas. No de proponen cambiar el centro de estudiantes, ni cuestionar el régimen universitario. No quieren ser una oposición, sino que buscan un lugar dentro de este régimen

Una verdadera oposición

Necesitamos que el centro de estudiantes sea un espacio de debate y organización de los estudiantes frente a las peleas de las que podemos formar parte los estudiantes en el medio de una crisis como la que vivimos hoy, enfrentando el ajuste del FMI y los ataques hacia el pueblo trabajador pero también poniendo nuestro conocimiento al servicio de resolver las necesidades de las grandes mayorías y no de las empresas. Queremos un centro de estudiantes democrático y participativo, basado en asambleas y espacios de base. Por eso también, peleamos por que en el cogobierno universitario tengamos mayoría estudiantil, claustro único docente y voz y voto para los nos docentes.

Cada vez más, la universidad se encuentra al servicio de las ganancias de las grandes empresas, cómo se ve en los más de 250 convenios para otorgar “pasantías” donde, como si fuera poco tener que laburar en call centers o Rappi para sostener nuestros estudios, nos hacen trabajar a veces hasta gratis, sin derechos ni coberturas, y ponen nuestro conocimiento en función de esos intereses, gestionadas ni más ni menos por la Liga Federal! Otro ejemplo es el Polo Tecnológico (que Martinez presentó junto a Macri) que funciona en la Universidad, que en vez de ser una herramienta para que estudiantes docentes e investigadores desarrollen proyectos que busquen solucionar los grandes problemas del pueblo trabajador, sirve como un aparato para precarizarnos y maximizar las ganancias de las empresascon mano de obra barata

Por solo tomar algunos ejemplos, los estudiantes de Arquitectura podrían ser parte de pensar cómo hacer que lleguen cloacas (calles de asfalto, hospitales, escuelas: recordar los problemas de infraestructura que se cobran vidas como la de Sandra y Rubén) a todos los barrios de la Matanza y al rededores, o pensar cómo se pueden hacer viviendas para todas las familias que lo necesiten.

Mientras que los estudiantes de medicina puedan poner sus conocimiento al servicio de los trabajadores y los sectores populares de la zona.

Y en la carrera de Derecho tenga una orientación en la defensa de los derechos humanos y de los trabajadores, no de los empresarios.

Si pusiéramos los recursos económicos que se fugaron masivamente las empresas durante el macrismo, que ahora el peronismo quiere "honrar" pagando la deuda, podría desarrollarse un plan de obras integral de salud educación y vivienda, como planteo Del Caño en el debate presidencial, donde la universidad podría poner todo su conocimiento para mejorar la vida de los millones de trabajadores que viven en sus alrededores, en los mismos barrios donde vivimos los que estudiamos acá. Y esto solo sería una pequeña parte de lo que podríamos hacer si afectamos los intereses de los que más tienen, nosotros, que somos socialistas, peleamos por una sociedad sin desigualdad y opresión, que respete y tenga una relación sustentable con el medio ambiente y la naturaleza, que permita la mayor libertad de todas las personas, y creemos que la universidad, sus docentes y nosotros, los estudiantes, tenemos mucho que aportar, por eso queremos poner nuestro conocimiento al servicio de estas grandes ideas.

Lamentablemente, en la última elección no conseguimos la unidad de toda la izquierda que hubiera permitido mayor visibilidad de nuestras ideas para enfrentar a este régimen proscripctivo gobernado por el peronismo en sus distintas variantes, incluso la lista de "La Comuna-UJS" fue proscripta por La Liga Federal, cuestión que denunciamos con todas nuestras fuerzas. Aún así, el Frente de Izquierda (en clave roja + Is) hizo una elección muy importante consiguiendo más de 650 votos. En 2019 logramos la unidad de la izquierda de cara a las elecciones presidenciales, es importante que exista una fuerza como la nuestra ante una oposición que contrajo una deuda ilegal e ilegítima con el FMI y un actual gobierno peronista que se prepara para pagarla sin ningún tipo de investigación y a costa de las grandes mayorías. Esta unidad tiene que replicarse en la UNLaM, donde el Centro de Estudiantes responde al Frente de Todos y su “oposición” también. Seamos una real alternativa de cara al ajuste que está en curso y lo que se viene. Llamamos a todas las organizaciones de izquierda, comenzando por las que conforman nacionalmente el FIT-U, así como a todos los estudiantes que, como nosotros, no quieren que les roben el futuro y se quieren organizar para dar esta pelea.







Temas relacionados

En Clave Roja   /    Universidad Nacional de la Matanza   /    La Matanza   /    Zona Oeste del Gran Buenos Aires   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO