Juventud

EDUCACIÓN Y PANDEMIA

UNLP: medidas insuficientes para combatir la deserción

Las autoridades anunciaron una beca donde entregarán computadoras a estudiantes que lo necesiten para continuar sus estudios. Esta medida es necesaria, pero insuficiente frente a la realidad de miles de estudiantes.

Nicolas Rojo

Estudiante de Artes- UNLP| Referente de Contraimagen/ Juventud del PTS

Lunes 25 de mayo | 17:30

Varios analistas ya anuncian que la crisis económica en la que se encuentra el país es de dimensiones históricas, con una caída del 11% de la actividad económica en marzo (similar a la del 2002). En lo que va de cuarentena ya fueron despedidos cerca de 140.000 trabajadores y las suspensiones o rebajas salariales afectan a 2,5 millones de personas.

Una verdadera “avivada” de los empresarios que aprovechan la pandemia como excusa para avanzar sobre todos los trabajadores, con el aval del “acuerdo histórico” entre empresarios, el gobierno y la CGT. Se le paga millonadas a las empresas que se enriquecieron con el macrismo y se le descuenta a los trabajadores y jubilados.

A esto se suma un preocupante aumento en la tasa de contagios por COVID durante los últimos días. Esto comprueba la precariedad estructural de la vida de millones hacinados en villas miseria, como también la irracionalidad de los empresarios que buscan terminar la cuarentena sin dar ningún recaudo sanitario a los trabajadores, sobre todo a quienes se encuentran en la informalidad. Al día de hoy no hay ninguna declaración oficial de la UNLP por la muerte de Ramona.

La crisis económica golpea a los estudiantes

La comunidad universitaria no es ajena a la crisis económica y social que atraviesa el país. La deserción continúa creciendo ya que muchos jóvenes tienen trabajos precarios o en el peor de los casos, se quedan sin ningún tipo de ingreso. Mas de 11 millones solicitaron la IFE y casi la mitad todavía no la cobro.

Estos últimos días, en la región resonaron los reclamos de estos jóvenes, muchos de los cuales también son estudiantes, denunciando las condiciones de precariedad en las que están trabajando, despidos, suspensiones y exigencia de cobro de la IFE.

Si te interesa saber más sobre estos conflictos: Más de un centenar de jóvenes precarizados protestan en el Ministerio de Trabajo en La Plata

Esta situación se replica en todo el país, porque es la juventud la que más sufre la precariedad. En Argentina hay 2 millones de pibes que laburan en la absoluta informalidad. Solo en la UBA 2 de cada 3 estudiantes tienen que laburar para mantener sus estudios, lo cual es una realidad similar a la de la UNLP que conserva una gran proporción de estudiantes provenientes de otras provincias o países, teniendo costos elevados para poder bancarse.

Frente a esto empiezan a haber ejemplos de coordinación y organización, como el de la Red Nacional de Precarizados, donde se agrupan estos trabajadores exigiendo derechos básicos. En la región se suma la lucha contra los despidos de los trabajadores del Malvinas, Amiplast, la República de los Niños y La Paris. En todo el mundo es este sector el que se levanta contra un sistema que demuestra la miseria que tiene para ofrecerle a la juventud.

¿Cuál es la respuesta de la UNLP ante este escenario?

Lejos de estar a la altura de estas circunstancias. Alineados con las políticas del gobierno nacional pretenden sostener las clases como si nada pasara, aunque ello lleve a una “elitización” de la universidad. Sin condiciones económicas y sociales, no hay continuidad pedagógica.

Esto lo expresó el rector Tauber en un video realizado hace algunas semanas que fue cuestionado en la siguiente publicación.

Enmarcadas en el programa de “Igualdad de Oportunidades para Estudiar” se toman medidas que son más que necesarias, pero insuficientes ante esta situación en la que se encuentran los estudiantes: sobre las becas de alimento todavía no hay datos oficiales sobre quienes las están recibiendo y varios inscriptos no recibieron información alguna. Ahora se suma la Beca TuPC, que consta del reparto de computadoras a estudiantes, con la participación activa del programa llamado eBasura (cuyo sugerente nombre ya nos dice bastante sobre la calidad de estos insumos) y con condiciones restrictivas para obtener la beca.

Para los jóvenes con dificultades para estudiar porque se quedaron sin trabajo (ellos o sus amigos o familiares) y no pueden afrontar económicamente sus alquileres y servicios (como también conexión a internet); la entrega de una PC no soluciona los problemas reales de la situación ni la deserción.

Lo más preocupante es que, lejos de señalar críticamente la orientación del “sálvese quien pueda” de las autoridades, la conducción de la Federación Universitaria de La Plata (conformada por Patria Grande y la Cámpora) junto a la Franja Morada no se pusieron a la cabeza de luchar y organizar a todo este sector de estudiantes que esta pagando los platos rotos de esta crisis, sino que por el contrario, se adaptan a esta política elitista de salida individual. Es decir, las agrupaciones que deberían representar y defender los intereses de los estudiantes están ligadas directamente a las decisiones del recto. Necesitamos que la FULP junto a los Centros de Estudiantes se pongan a la cabeza de defender el derecho de todos los estudiantes, organizar a los estudiantes que hoy están peleando por condiciones sociales y económicas, a la vez que se organiza la solidaridad de toda la comunidad educativa para que nadie se quede afuera de las aulas.

Es fundamental tomar medidas urgentes. Para discutir seriamente la situación en la Universidad, vemos estas demandas esenciales:

1- Conformación de Comités de Crisis integrados por docentes, estudiantes y no docentes, como instancias democráticas de debate y resolución. Es fundamental la organización de todos los estudiantes y, sobre todo, la coordinación con los sectores que empiezan a luchar. Somos los estudiantes, los docentes y no docentes quienes conocemos la realidad que nos atraviesa y quienes tenemos que decidir, entonces, qué medidas son las que necesitamos. ¡Basta que decidan por nosotros!

2- Que la Universidad se encargue de realizar relevamientos en todas las facultades de la situación socioeconómica de los estudiantes, docentes y no docentes, queremos saber la situación del conjunto de la comunidad educativa.

3- Que todos los Centros de Estudiantes impulsen la exigencia de Becas Integrales de $30.000 para lxs miles de jóvenes precarizados que hoy no tienen ingresos o son insuficientes, basado en impuestos a las grandes fortunas. Así mismo fortalecer la exigencia por el cobro de la IFE.

En momentos de grandes crisis el movimiento estudiantil ha jugado un rol, ya sea luchando en coordinación con el movimiento obrero y popular o siendo enemigo de las demandas populares. Pero nunca fue indiferente.

En esta acuciante situación no podemos naturalizar que miles se queden por fuera de las aulas. Entendemos que la universidad puede jugar un rol decisivo, en donde los estudiantes, docentes y no docentes nos organicemos para confluir con los sectores más afectados, peleando por el conjunto de las demandas populares.

En estos tiempos de crisis la pelea por una Universidad donde sean las mayorías las que puedan acceder y recibir una educación de calidad, no puede desligarse de apoyar e impulsar todas las luchas en curso, ya que la coordinación es un paso fundamental para todo el movimiento popular del país y la región, en pelea por una salida a la crisis en función de sus propios intereses.







Temas relacionados

Covid-19   /    Pandemia   /    Universidad Nacional de La Plata (UNLP)   /    UNLP   /    Juventud del PTS   /    Provincia de Buenos Aires   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO