×
Red Internacional

La empresa instaló en estaciones del tren Sarmiento carteles en bancas rojas que dicen: "En memoria de todas las mujeres asesinadas por quienes decían amarlas”. Hace pocos años despidió a una trabajadora tras haberse ausentado por ser víctima de violencia. ¿Qué esconde esta campaña?

Liliana Vera IbáñezRedacción LID @liluzlisam

Domingo 25 de abril | 16:14

A punto de subir al tren en la estación de Morón, zona Oeste del Gran Buenos Aires, se encuentran algunos bancos nuevos pintados de color rojo.
Dicen que una imagen vale más que mil palabras, esta es la imagen de esos asientos con un cartel que dice: “En memoria de todas las mujeres asesinadas por quienes decían amarlas”.
En mayo del año pasado, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta y Marinucci firmaron un convenio de "desarrollo y coordinación de acciones transversales para la prevención, asistencia y atención de situaciones de violencia por motivos de género y la promoción y protección de los derechos de las mujeres y población LGBT", así lo denominaron. Y así surgieron estos carteles metálicos en la estación.

La misma empresa despidió en el año 2018 a Gisela Herrera, trabajadora de limpieza quien se había ausentado por estar pasando por una situación de violencia de género. Ella trabaja en el sector de limpieza (barrido) de la estación Moreno del ferrocarril Sarmiento, es madre de cuatro niños, único sostén de su hogar y víctima de violencia de género. La patronal, que estaba completamente al tanto de esta situación por las reiteradas denuncias que ella presentó en Recursos Humanos, decidió enviarle el telegrama de despido argumentando faltas injustificadas.

En esos momentos, Gisela contaba: “Me echaron por no poder ir a trabajar por sufrir violencia de género, tengo cuatro chicos (...) la empresa tenía conocimiento de esto cuando le presenté todas las denuncias que hice”.
Luego de una incansable lucha impulsada por sus compañeros de trabajo, organizaciones de mujeres y de izquierda, en octubre de 2020 la empresa tuvo que reincorporarla.

Pero este no es el único ataque de Trenes Argentinos a los derechos de las mujeres. El 8 de marzo de 2021 apretó a sus trabajadoras para que no dejaran sus puestos para movilizarse.
Sus trabajadores denuncian que la empresa tampoco garantiza licencias laborales a quienes tienen que cuidar menores de edad, mientras sigue precarizando a cientos de mujeres de diferentes sectores quienes estuvieron y están en primera línea frente a la pandemia.

¿Es esta la imagen con la que quieren que nos quedemos las miles de mujeres que pasaríamos por esa estación de tren?. Por las miles de mujeres que hoy no están, víctimas de violencia de género, las que padecen esa violencia en sus casas, las que lloraron por perder a una amiga, hermana, madre, hija, o viendo las noticias de mujeres asesinadas, con la inocultable responsabilidad del estado, no nos quedamos a ver un banco. Nos queremos vivas.

Sabemos que ni el patriarcado se acabó, como dijo Alberto, ni la multiplicación de organismos, oficinas y ministerios es suficiente. Sino se hace un plan de viviendas para que toda mujer que tenga que abandonar el hogar pueda hacerlo, si no se hacen refugios accesibles, si no hay subsidios que permitan que la mujer y sus hijos puedan subsistir al abandonar a un violento. Nuestro reclamo seguirá vigente y el Gobierno demuestra que no lo piensa resolver.
A su vez, empresarios como los responsables de Trenes Argentinos, quienes no solo no garantizan las condiciones de trabajo en esta segunda ola de contagios de coronavirus, sino que tampoco reconoce las licencias por violencia de género, también son responsables.

El movimiento de mujeres mostró pasos enormes, lejos de la quietud que representa un objeto anclado en el cemento. Venimos de ganar luchas como el aborto legal, producto de pisar calles durante años, y venimos de gritar justicia por Úrsula, asesinada por su ex pareja un policía de la bonaerense, a quienes les aumentan los sueldos y presupuesto.

Las mujeres continuamos tratando de poner en pie nuevamente nuestro poderoso movimiento porque no vamos a aceptar que esta sea la triste realidad de todos los días, que una mujer muera por día en la Argentina. Y menos nos vamos a quedar sentadas en los bancos con mensajes pintados por una empresa que nos quiere resignadas.

Te puede interesar: NI UNA MENOS, EL ESTADO ES RESPONSABLE. Myriam Bregman sobre los femicidios: “El Estado puede tomar miles de medidas y no las toma”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias