Juventud

OPINIÓN

Tras el fracaso del operativo evaluador vamos por un Congreso Pedagógico en defensa de la Educación Superior

El examen fue presentado como eliminatorio pero el rechazo de estudiantes y docentes logró que lo modifiquen. Quedó como examen con fines de diagnóstico y los ingresantes de los IES debían rendirlo la semana pasada. Otra vez ganó el rechazo.

Virginia Pescarmona

@virpes - Docente de la Corriente 9 de abril/Lista Bordó del SUTE

Martes 24 de abril de 2018 | 10:21

Ya todo el mundo sabe cómo se usaron los datos del Operativo Aprender: como argumento para atacar a los trabajadores de la educación y la educación pública. En esta oportunidad no hubo ninguna explicación oficial sobre los criterios de evaluación, las características del dispositivo y los propósitos a los que servirían los resultados. Ante esto en varios institutos de la provincia los y las estudiantes ni se presentaron o entregaron las hojas en blanco. En el Instituto de Educación Superior (IES) Bicentenario de Godoy Cruz, donde estuvimos presentes, se realizó asamblea fuera del establecimiento.

Allí quedó claro que fueron estudiantes reunidos en asambleas quienes tomaron esta decisión. Fueron estudiantes, que trabajan en condiciones casi siempre precarizadas, muchas sostén de familia, que cuidan a sus hijos, hermanos o padres, que viajan horas en un servicio público en pésimas condiciones y con altos costos económicos quiénes se dieron el tiempo y el espacio para el ejercicio democrático y toma de decisiones, se informaron y con fundamento resolvieron de conjunto no avalar este operativo de evaluación externo y estandarizado.

Conversando con distintos estudiantes nos contaban cómo fue. Por ejemplo, Horacio narraba que “el 19 abril se organizó en el IES 9-010 Profesora Rosario Vera Peñaloza la no entrada a los exámenes diagnósticos que el gobierno de la provincia intentó imponer a todos los institutos de nivel superior. La decisión fue votada en una asamblea que se realizó el mismo día horas antes del operativo y fue una decisión democrática porque la mayoría estuvo presente en la asamblea estudiantil. Colocamos carteles y banderas por todo el Vera repudiando al examen y al nuevo decreto, cerramos todas las entradas y nos colocamos afuera a esperar la llegada de les monitores y sus cajas. Llegaron en un auto blanco, se bajaron, y empezamos a aplaudir en forma de rechazo. Hablaron con el Centro de Estudiantes y consejeros, luego hablaron con la Rectora y el Vicerrector y se terminaron yendo, haciendo arder sus celulares por media hora llamando a sus jefes, al rato volvieron y realizaron un acta donde detallaba la situación; nuestro rechazo a rendir que no tuvo ningún acto violento. Es gratificante sentir y saber que todos -estudiantes, docentes, no docentes- estamos juntos por la educación, reclamando la participación en las tomas de decisiones para mejorar el sistema educativo, y disminuir la intención que tienen los medios de comunicación, el gobierno de responsabilizar solamente a les docentes, les estudiantes, a todos que viven cada día la educación”.

Esta fuerza que resulta de la organización y discusión en espacios participativos es solo una expresión más de lo que vienen viviendo los y las estudiantes en la educación superior en los distintos IES de la provincia. Esta fuerza se muestra en las diversas entrevistas en medios de comunicación, la organización de asambleas, clases públicas y la enorme movilización realizada el lunes 16 desde la Legislatura a Casa de Gobierno.

Emanuel Suárez Herrera, otro estudiante nos relató su experiencia en su IES, “como alumno regular de primer año de artes visuales del Instituto de Educación Superior N° 9-010 Rosario Vera Peñaloza (Eugenio Bustos) estuve el 19 de abril cuando fue menester la toma de nuestro Instituto, algo que nos movilizó por completo! Porque como estudiantes no podemos permitir en lo absoluto la arbitrariedad con la que se quiere imponer una evaluación de estas características, que consideramos repudiable y antipedagógica. Además rechazamos sobremanera la metodología de esta evaluación diagnóstico, patética que nos oculta o no da a conocer sus objetivos específicos, entonces decidimos mediante una asamblea no hacerla, ni formarla e impedir el ingreso al Instituto de los observadores/as designados, quienes trajeron a su cargo dicha evaluación. A nuestro entender, esta evaluación no es más que un ardid del gobierno para modificar ajustando y precarizando en la provincia y negando el derecho a la educación que establece la ley de educación nacional, no respetando y entorpeciendo así la educación de muchísimas maneras. Es por eso que NO permitimos NI vamos a permitir tampoco la soberbia que las políticas educativas llevadas a cabo por la DGE intenten persuadirnos. Como alumnos, pero además sabiéndonos defensores de la educación, jamás vamos a dejar que aplasten nuestros sueños, talentos, metas y proyectos de vida, nos manifestaremos siempre en contra de todo aquello que quiera acallar o atentar en contra de nuestra lucha.”

Como docentes de la Corriente Nacional 9 de abril, e integrantes del SUTE estuvimos presentes en la multitudinaria asamblea en la puerta del Instituto Bicentenario de Godoy Cruz. Fuimos parte de la clase pública y posterior asamblea y allí se vio la fuerza del movimiento estudiantil que empieza a ponerse de pie, planteando la necesidad de la unidad con los trabajadores de la educación, con cada uno de sus docentes, de la defensa de la educación superior ante los ataques y de avanzar no sólo en definir las próximas medidas a tomar para enfrentar este ataque de Cornejo en Mendoza y Macri a nivel nacional, sino cómo debatir qué educación queremos y cómo somos más protagonistas de definir qué formación docente necesitamos

Con esta extendida defensa de la Educación Superior que se expresa en toda la provincia, nos enfrentamos al desafío de poner en pie un Congreso Pedagógico Provincial de Educación Superior, que ya está siendo impulsado por el SUTE y que empieza a debatirse y votarse en las asambleas de cada IES. Queremos poner en agenda los verdaderos intereses y necesidades de estudiantes que quieren ser docentes, que buscan una opción laboral en los IES con una calidad educativa no definida desde los postulados del capital humano y cuestionar las condiciones en que docentes trabajan a diario. Necesitamos un congreso que exprese el camino para una verdadera democratización al interior de las instituciones, con mecanismos que garanticen la participación real de todos los claustros y la elección directa de las autoridades, y el debate profundo sobre reglamentos, gobierno de los Institutos y estructura académica.

Frente a las imposiciones antidemocráticas le decimos al gobierno, a la DGE y a Cunietti, que tenemos los conocimientos y la experiencia para poner en debate qué educación queremos docentes y los 40 mil estudiantes terciarios. Queremos debatir porqué muchos y muchas no pueden terminar. Queremos ser parte de un plan que garantice el acceso, permanencia y egreso en la educación terciaria como derecho. Exigimos que no haya ningún cierre de carreras, de cursos, de modalidades.







Temas relacionados

Educación pública   /    SUTE   /    Terciarios   /    Mendoza   /    Educación   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO