×
×
Red Internacional

Volvió a hablar de bajar la edad de imputabilidad, de darle más recursos a las fuerzas policiales y de endurecer las penas. De los policías que mataron al joven dijo que eran “delincuentes” para presentarlos como algo ajenos a las fuerzas represivas.

Viernes 19 de noviembre | 17:10

A José Luis Espert no parece importante mucho la conmoción nacional por el brutal asesinato del joven Lucas González. Este viernes por la tarde, entrevistado en América 24, volvió a insistir en el discurso de mano dura que luego le termina dando aire a la brutalidad policial. Es lo mismo que vino haciendo en las últimas horas en su cuenta de Twitter, respondiendo las críticas por sus declaraciones derechistas previas a las elecciones.

En una operación discursiva, dijo que los policías que mataron a Lucas “actuaron como delincuentes”. Una forma de intentar poner en el mismo plano el asesinato del joven futbolista con otros crímenes cometidos en delitos donde no actúan las fuerzas represivas.

Te puede interesar: Ramos Mejía: sobre los usos políticos y mediáticos de un crimen

Pero, además, volvió a insistir con la agenda de la mano dura, cuya única finalidad es darle más poder a las distintas policías. Así, Espert insistió con que hay que bajar la edad de imputabilidad, mejorar las remuneraciones de los efectivos y darles más recursos. “El delincuente se pavonea libre”, dijo en un momento de la entrevista.

“Los móviles de la policía se caen a pedazos”, afirmó en un momento de la entrevista, intentado mostrarlos como víctimas. En el mismo sentido, afirmó que en la educación de los policías “les enseñan a no usar las armas”.

Como ya lo había dicho durante la campaña electoral -donde pidió que quienes cometen delitos sean “agujereados como un gruyere”- dijo que los policías son estigmatizados cuando usan sus armas.

Te puede interesar: Más facho no hay: Espert pidió fusilar y hacer “un queso gruyere” a quienes cometen delitos

El discurso de Espert pretende presentar a los policías asesinos de Lucas como “delincuentes”. Sin embargo, el crimen cometido puso sobre el tapete el vínculo directo que tienen las fuerzas policiales con múltiples delitos, algo que los partidarios de la mano duran directamente callan.

Los testimonios de los amigos de Lucas están mostrando como la Policía de la Ciudad actúa persiguiendo, extorsionando, chantajeando a quienes venden y compran droga al menudeo y garantizando con su presencia todo tipo de negociados. De más está decir que, como lo muestra la experiencia de las últimas décadas, las cúpulas policiales aparecen ligadas a todo tipo de grandes y pequeños delitos.

Esa participación es, precisamente, porque son parte del Estado. Su brazo armado, que garantiza un orden al servicio de los intereses del gran empresariado. El hostigamiento constante a los jóvenes en los barrios humildes está asociado a esa función.

Todo eso Espert lo calla. Su discurso es directamente funcional a que haya más represión. Y a darle más poder a las fuerzas policiales, responsables del gatillo fácil y la violencia institucional en todos los distritos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias