×
Red Internacional

El Gobierno insiste en que los contagios no se dan ni en lugares de trabajo ni en escuelas; pero la realidad desde abajo es otra. Falta de protocolos, sanciones y amenazas, mientras aumentan los casos positivos. Conocé estas denuncias del sector público y privado ¡y hacenos llegar vos también la tuya!

Jueves 8 de abril | 23:27

Este jueves, tercer día consecutivo de récords de contagios con 23.683 casos positivos, llegaron nuevas denuncias a La Izquierda Diario, por incumplimiento de protocolos en lugares de trabajo del sector público y privado.

El DNU presidencial que regirá a partir del viernes, no contempla estas situaciones. Por el contrario, Alberto Fernández dijo hace pocos días que “los contagios no se dan en las fábricas y en los lugares de trabajo. El problema se da en el relajamiento social, en las reuniones sociales, en los encuentros”.

La realidad desde abajo, es otra

  •  El call center NetMart, ubicado en Ramos Mejía, mantiene actividades presenciales con la puerta bien cerrada, para "cuidarse de la AFIP", ya que tiene a sus operadores trabajando en la informalidad. Los casos de contagio van en aumento y los jefes los niegan, tratando de "locos" y "exagerados" a los empleados que se enteran por parte de compañeros que transitan la enfermedad. Además, amenazan con quitarles el presentismo a quienes presentan síntomas de covid-19, hasta que "les duelen todos los huesos" y se les hace imposible continuar asistiendo.

    Son alrededor de 100 operadores los que a diario y en dos turnos, realizan sus tareas sin ventilación y sin ser provistos ni siquiera de desinfectante, siendo ellos mismos los responsables de higienizar su box.

  •  "Laburo en negro en un centro de vacunación para el Gobierno de la Ciudad, no estoy vacunado y hoy estuve en contacto con 4200 personas", denuncia una orientadora, quien trabaja 10 horas parada con 30 minutos de descanso. En el GCBA los mantienen en la informalidad y, aunque deberían ser contemplados como parte del personal de salud por la tarea sanitaria que realizan a diario, se encuentran sin derechos laborales y sin derecho a las vacunas.

    A partir del día lunes la concurrencia se duplicará a 8.000 personas diarias, sin embargo no cuentan con ningún protocolo especial, poniendo en riesgo a trabajadores y quienes van a vacunarse. Provistos únicamente de barbijo y alcohol en gel, que deben solicitar ellos mismos, muchas veces se hace imposible mantener distancia con las personas, ya que asisten a adultos mayores que necesitan que se los sostenga.

  •  En Vincar, una mayorista de alimentos ubicada en Tigre, donde trabajan al rededor de 100 personas, la empresa viene ocultando los casos de contagio que se multiplican dentro del establecimiento. Por la falta de derechos laborales, como licencia médica, a quienes faltan por presentar síntomas como fiebre a la espera de los resultados de un hisopado que puede tardar días, se los descuentan del sueldo si el resultado da negativo y en muchos casos hasta se los sanciona con suspensiones sin goce de sueldo. Se trata de personas con una antigüedad de más de 30 años en la empresa.

    "Te meten presión con el tema del despido y te da miedo quedarte sin trabajo", denuncia un trabajador, que cuenta que al recurrir al delegado del gremio de Camioneros, la respuesta fue "no se puede hacer nada".

    Los contagios se vienen dando tanto en el sector de depósito, como en la parte administrativa donde no tienen ventilación y no permiten a los empleados realizar sus tareas en modalidad de teletrabajo. Además, varios vendedores que trabajan a comisión son mayores de 60 años y se los obliga a continuar con los recorridos a riesgo de quitarles la cartera de clientes.

    Estos atropellos se replican en otras fábricas de la zona norte. "Tengo amigos que trabajan en la Volkswagen y me han contado que cuando dan positivo de covid, se los pasa como si fueran suspendidos y les pagan el sueldo al 70%", afirma quien denuncia.

    Estas son algunas de las denuncias que nos van llegando. Mantenemos el anonimato de las personas para resguardarlas frente a la prepotencia patronal, que no duda en llevarse puesta la salud de los trabajadores en pos de no perturbar sus actividades y mantener sus ganancias. Hacenos llegar vos también tu realidad

    Relajamiento empresarial

    Los trabajadores se ven obligados a continuar yendo a trabajar, aunque no se respeten derechos ni protocolos, ya que las patronales tienen vía libre para poner en riesgo sus salarios y puestos de laburo, con la complicidad de las centrales sindicales. Además, con la pobreza que golpea al 42% de la población y sin medidas que contrarresten la miseria, el peligro del desempleo se hace más palpable.

    Desde "otra realidad", Alberto Fernández dijo que no hacía falta restituir el Ingreso Familiar de Emergencia, porque "la economía funciona a pleno".

    El Gobierno señala como causa casi exclusiva del aumento exponencial de contagios al "relajamiento social" y restringe encuentros por fuera de las actividades laborales, pintando una realidad ficticia donde en fábricas, lugares de trabajo y colegios, los contagios no serían significativos.

    En verdad, lo que se está cuidando es la actividad productiva y los intereses empresariales: frente a la caída de casi un 10% del PBI el año pasado y por las exigencias que impone el FMI, para quienes ya hicieron un recorte en salud y quitaron el IFE del Presupuesto, entre otros ajustes.

    Te puede interesar: Del Caño: “Como el Gobierno negó la segunda ola, no hay IFE ni sistema de salud centralizado”

    Algunas medidas de emergencia

    Por esto es importante la organización en Comisiones de Higiene y Seguridad, en todos los lugares de laburo y colegios, desde donde pelear porque se apliquen los protocolos y también para defender el salario y contra la precarización laboral. Además hay que garantizar las licencias pagas al 100%.

    Son necesarias medidas sanitarias como el testeos en cantidad y rastreo de coronavirus en la población, para hacer aislamientos focalizados y cortar las cadenas de contagios. Además hay que aumentar con urgencia el presupuesto destinado al sistema de salud que, junto asus trabajadores, se encuentra cada día más saturado. Y avanzar en declarar de utilidad pública tanto al sector privado de la salud como a los laboratorios, para poner todos los recursos a disposición, incluso para la producción nacional de vacunas.

    El Frente de Izquierda pelea por medidas de emergencia para hacerle frente a la crisis sanitaria, económica y social. La fuerza para llevarlas adelante está en la organización del pueblo trabajador y las mayorías populares.




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Banner elecciones 2019

    Destacados del día

    Últimas noticias