×
×
Red Internacional

La educación viene siendo un eje central de la campaña electoral en todas las fuerzas. Mientras Larreta elimina el distanciamiento social en las escuelas y la canasta alimentaria, Trotta de la mano del gobierno Nacional impulsa la apertura en todo el país sin inversión. En momentos en que el discurso sobre educación se convirtió en un valioso botín para los gobiernos, proponemos una salida por Izquierda.

Ivana OteroSecretaria de Cultura - Ademys

Claudio VilardoDocente de Educación Media

Miércoles 18 de agosto | 11:59
Ilustración - Joe Ska

Descontento y bronca es lo que recorre las escuelas. Nos proponemos debatir cómo transformarlo en una fuerza para cambiar las condiciones de educación. En ese sentido, desde la agrupación Marrón 9 de abril, venimos siendo parte de cada pelea como oposición del sindicato UTE y como parte de la directiva de Ademys; levantamos un programa integral para la educación. Somos parte de la lista del Frente de Izquierda Unidad, con Alicia Navarro, Marilina Arias y Federico Puy, junto a Myriam Bregman y Nicolás del Caño, sosteniendo siempre la independencia política de los gobiernos.

La mayoría de quienes trabajamos en educación somos mujeres sostén de familia. Para llegar a fin de mes trabajamos hasta tres turnos. Proponemos una jornada laboral de 6 horas, cuatro frente a curso y dos extraclase, con salario mínimo igual a la canasta familiar, que es de 103 mil pesos. Esto implicaría mejorar la enseñanza terminando con la precarización educativa. Basta de docentes taxis, el triple turno y la falta de trabajo. Vamos por el reconocimiento de nuestras tareas fuera de clase como la planificación y las capacitaciones.

¡Basta de desocupación! El Frente de Izquierda Unidad viene planteando la necesidad de reducir la jornada laboral y repartir las horas de trabajo para combatir el flagelo del desempleo y la precarización que sufren muchas de las familias de nuestras escuelas, pelear por una jornada de 6 horas diarias, con salario igual a la canasta familiar, “repartir las horas para trabajar todas y todos”.

Dirigentes sindicales del Frente de Todos como Sergio Palazzo y Hugo Yasky ahora hacen demagogia con proyectos de reducción de la jornada, sin estar dispuestos a llamar a ninguna lucha, como es de esperar de quienes son parte de la escandalosa tregua frente al ajuste del gobierno. Pura demagogia. Kulfas ya desmintió que sea objetivo de este gobierno llevar adelante esta medida. Los antecedentes muestran que con proyectos no se va a combatir el desempleo ni la pobreza. Las y los trabajadores del subte conquistaron las 6 horas de trabajo con una lucha histórica y ejemplar. Hoy con el desarrollo de la ciencia y la tecnología podemos pelear por ello para todas las ramas.

Construyamos la fuerza con las familias y estudiantes para imponer a los sindicatos que se pongan a la cabeza

Un plan de obras de infraestructura escolar. ¡Construcción de escuelas y vacantes para todes! El retorno a las aulas en 2021 dio cuenta de la total desinversión en este rubro empujando al hacinamiento en plena pandemia, eliminando el distanciamiento en escuelas en malas condiciones. Es necesaria la construcción inmediata de nuevas escuelas y jardines para evitar el hacinamiento y garantizar vacantes y calidad educativa para todas y todos. Eso crearía a su vez, miles de nuevos puestos de trabajo.

Conectividad y computadoras gratuitas. Durante el aislamiento, la desigualdad en la posibilidad de conexión con la escuela provocó una brecha enorme entre quienes tenían los recursos para afrontar la virtualidad y quienes no. No se garantizó el derecho a la educación de las y los estudiantes en este sentido. El acceso a la información también es un derecho y una herramienta didáctica necesaria, más aún en los casos donde debamos mantener modalidades mixtas de educación por motivos sanitarios.

Plan de becas y estatización de los comedores

La apertura de las escuelas no fue con todas y todos. Son 1 millón de estudiantes que dejaron una silla vacía porque, durante la pandemia, tuvieron que salir a trabajar o cuidar a los más chicos de la familia para sostener el incremento de la jornada laboral de sus padres.

Muches de quienes transitan la escuela pública, provienen de hogares pobres, viven hacinados, comen cuando pueden y llegan al colegio con hambre. En las escuelas, la alimentación que reciben no es nutricionalmente valiosa. En CABA más de la mitad de los pobres son niñes y jóvenes que tienen menos de 29 años. La provincia de Buenos Aires y el Ministerio Nacional a cargo de Trotta, no se diferencian esencialmente de la política de la Ciudad con una apertura sin inversión que dejó fuera a 1 millón del sistema educativo; tampoco garantizaron una buena alimentación mientras las concesionarias lucran con el hambre.

Mientras oficialismo y oposición utilizaban la educación como terreno de disputa electoral, las legisladoras del FIT Alejandrina Barry y Myriam Bregman denunciaban la falta de vacantes y de inversión en las escuelas y consiguieron un importante fallo de la justicia para mejorar la calidad de los alimentos, junto a la organización de familias y cooperadoras.

Proponemos un plan de becas para quienes lo necesiten que garantice el derecho a la educación de les estudiantes y la estatización de los comedores, con alimentación nutritiva y suficiente. Basta de precarización a les trabajadores de cocina. Este es un reclamo elemental para respetar el derecho a la educación y urgente en medio de esta crisis.

Plata para educación, NO para la deuda

La escuela es una caja de resonancia de lo que pasa en la sociedad. Un sistema en decadencia con presupuestos bajos y una deuda externa que, gobierno tras gobierno, se viene pagando a costa de la vida de millones. Mientras eliminaron el IFE, celebran el pago de la deuda. Martín Guzmán fue elogiado por propios y ajenos en las negociaciones que desembolsaron U$S 230 millones en julio y tiene previsto un nuevo pago de U$S 345 para septiembre.

Larreta intenta mostrarse como el defensor de la educación pública: “Para nosotros la educación es la máxima prioridad”. Tanta prioridad que del presupuesto en educación hay 372 millones de pesos de los segmentos infraestructura y conectividad (Plan Sarmiento) que fueron redirigidos hacia la educación privada durante el 2020.

¡Aumento del presupuesto educativo! Estas medidas no son utópicas ni irrealizables. Los recursos necesarios para la educación que proponemos están y se fugan a los mismos de siempre. Cientos de millones destinados a financiar la especulación financiera mientras la educación se cae a pedazos. La estafa macrista está siendo saldada billete sobre billete. Es necesario dejar de pagar la deuda e invertir ese dinero en los problemas sociales, de educación, sanidad y vivienda, que aquejan al pueblo trabajador.

Estas son algunas de las demandas necesarias para educación y que levantamos desde el Frente de Izquierda Unidad. Nuestras listas están integradas por trabajadoras y trabajadores, alejados de la casta política que se disputa quién tiene más privilegios. Por eso proponemos que todo funcionario cobre como una maestra, principio que nuestros diputados cumplen actualmente donando el resto de su dieta a luchas obreras.

Nuestras bancas estuvieron al servicio de este programa, impulsando fallos por alimentación saludable en las escuelas, o por vacantes, por eso nos jugamos a ser la tercera fuerza en estas elecciones. Pero, desde ya que estas medidas solo se pueden lograr construyendo fuerzas desde abajo para que los sindicatos se pongan a la cabeza, en unidad con las familias, los sectores ocupados y desocupados.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Banner elecciones 2019

Destacados del día

Últimas noticias