×
Red Internacional

Trabajadores del Ameghino convocados para asistir a los pasajeros repatriados del extranjero, aislados en hoteles de la ciudad, exigieron condiciones de protección sanitaria acordes y propusieron un protocolo de actuación, que las autoridades desoyeron.

Lunes 30 de marzo de 2020 | 11:52

El miércoles 25 de marzo, los profesionales de los Centros de Salud Mental N.º 1 y el N°3 Dr. Arturo Ameghino, recibieron una comunicación de la Dirección de Salud Mental del Gobierno de la Ciudad solicitando la conformación de equipos profesionales para asistir psicológicamente a las personas que se encuentran realizando la cuarentena en hoteles de la ciudad.

Las autoridades del Ministerio de Salud de la Ciudad, los convoca a brindar asistencia telefónica desde el lobby de los hoteles. Recordemos que en los hoteles de la ciudad se encuentras los pasajeros regresados y repatriados del extranjero, con altas posibilidades de contagio, quienes se encuentran aislados, sin ningún testeo ni control sanitario.

En asamblea autoconvocada junto a los directivos del Centro de Salud, dejaron claro su predisposición a brindar servicio “ofrecimos nuestra absoluta disposición y compromiso a trabajar y asistir a aquellas personas que lo necesitasen en el marco de la emergencia sanitaria, ofreciendo alternativas suficientes para poder responder a esta demanda desde nuestro lugar de trabajo, sin necesidad de exponernos a circular”.

Al mismo tiempo ofrecieron el servicio la asistencia presencial en caso de que sea necesario, para lo cual exigieron que sea bajo la estricta protección sanitaria adecuada al caso.

Sin embargo, “no sólo se han negado cada uno de los pedidos –que se amparan en los derechos de los trabajadores y en las disposiciones de bioseguridad expedidas por la OMS y el Ministerio de Salud de la Nación- sino que además se nos solicita que los mismos trabajadores lleven alcohol en gel y un cuaderno para anotar las prestaciones que allí se brinden. Por respuesta, se resolvió una distribución arbitraria de los profesionales para asistir a los huéspedes/internados en los diferentes hoteles a partir del lunes 30/03. No se presentó ningún plan de trabajo, esquema, protocolo, ni recursos suficientes para contener una situación que ellos mismos generaron al obligar a los pasajeros a hospedarse en los hoteles”.

En el Ameghino, sigue el comunicado: “el atropello de parte de las autoridades, la falta de consenso y respuestas adecuadas ante la situación de emergencia sanitaria. La arbitrariedad de enviar a realizar dichas tareas a profesionales que se encuadran dentro de las personas de riesgo, exponiéndonos a nosotros y dejando sin atención a la comunidad que asiste regularmente a nuestra institución”.

Las crisis, como la actual, exhiben las deficiencias de los criterios de empresarios, sus apoderados y funcionarios, para dar respuestas a las necesidades. Los trabajadores, esos que para los que diseñan las gestiones y sus gerentes se encuentran en “las trincheras”, encuentran las respuestas ante los problemas a través de la imaginación, la responsabilidad y la lucha; mientras los funcionarios priorizan el marketing televisivo.

A modo de pregunta para la reflexión: ¿No muestran estas experiencias y crisis, ¿quiénes son los que realmente pueden dirigir las instituciones de salud en la sociedad? Creemos que sí y acá hay un pequeño gran ejemplo: Los trabajadores, en este caso de la salud mental.

A continuación, reproducimos el comunicado:

CENTRO DE SALUD MENTAL N° 3 DR. A. AMEGHINO

El día miércoles 25/3 los profesionales del Centro de Salud Mental N°3 recibimos una comunicación de la Dirección de Salud Mental del Gobierno de la Ciudad (Nro 2020-10253514 GCBA-DGSM) solicitando que debíamos conformar equipos profesionales para trasladarnos a los hoteles de la Ciudad de Buenos Aires que están alojando las personas que han regresado de zonas de riesgo con alta circulación del virus covid-19, para brindar asistencia telefónica desde el lobby del hotel.

Los profesionales en asamblea autoconvocada y con el director de nuestra institución presente, ofrecimos nuestra absoluta disposición y compromiso a trabajar y asistir a aquellas personas que lo necesitasen en el marco de la emergencia sanitaria, ofreciendo alternativas suficientes para poder responder a esta demanda desde nuestro lugar de trabajo, sin necesidad de exponernos a circular.

Ofrecimos también la posibilidad de asistir de forma presencial en los casos que se evaluasen como absolutamente imprescindible, solicitando para ello, el traslado hacia el hotel y el equipo de protección personal para nuestro cuidado y el de la sociedad toda.

Sin embargo, no sólo se nos ha negado cada uno de los pedidos -amparados en derechos de los trabajadores y en las disposiciones de bioseguridad expedidas por la OMS y el Ministerio de Salud de la Nación- sino que además se nos solicita que llevemos nuestro alcohol en gel y un cuaderno para anotar las prestaciones que allí brindemos.

Nos respondieron arbitrariamente repartiendo a los profesionales a diferentes hoteles para asistir desde el lunes 30/03, sin un esquema de trabajo claro, protocolo, ni recursos suficientes para contener una situación que ellos mismos generaron al obligar a los pasajeros a hospedarse en los hoteles.

Otro efecto de esta solicitud es que los pacientes de nuestro Centro de Salud Mental, que continúan en asistencia por vía telefónica desde el inicio de la cuarentena, organizada por los propios trabajadores, ya que no nos han brindado más recursos como ser líneas telefónicas o acceso a internet, quedarán sin asistencia debido a que tendremos que asistir a otro lugar de trabajo.

Por otro lado, desde el comienzo de la epidemia en nuestro país, el Gobierno de la Ciudad no nos proveyó del material necesario para la higiene y seguridad a los profesionales que seguimos asistiendo con regularidad en la institución, teniendo que conseguirlos por nuestra propia organización, siendo los insumos totalmente insuficientes debido a la dificultad conocida para acceder a los mismos.

Queremos denunciar el atropello de parte de las autoridades, la falta de consenso y respuestas adecuadas ante la situación de emergencia sanitaria. La arbitrariedad de enviar a realizar dichas tareas a profesionales que se encuadran dentro de las personas de riesgo, exponiéndonos a nosotros y dejando sin atención a la comunidad que asiste regularmente a nuestra institución.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias