×
×
Red Internacional

Contra la precarización. Trabajadores de reparto de todo Brasil irán a paro por mejores condiciones laborales

La convocatoria es para el próximo 25 de enero. Según sus líderes, la movilización ya logró adhesión en más de 15 estados del país.

Escuchá esta nota
Domingo 8 de enero | 14:36

La movilización de trabajadores de reparto comenzó durante la pandemia, que llevó a cientos de miles de jóvenes sin empleo a trabajar en aplicaciones de reparto frente al aumento de la demanda debido al aislamiento social. Las empresas de aplicaciones tuvieron un boom en sus ganancias, mientras las y los trabajadores no tenían ningún derecho.

Esos paros nacionales en pleno gobierno de Bolsonaro se hicieron conocidas como "freno de las app", que cuestionaban esa forma de trabajo en las que las empresas no tienen ningún costo u obligaciones con sus trabajadores, que tenían que solventar todos los costos para trabajar, además de los diversos accidentes, muchas veces fatales.

En ese momento, el Observatorio de la precarización del trabajo y de la reestructuración productiva, impulsado por Esquerda Diário, realizó una encuesta contó con el testimonio de 253 trabajadores, para conocer quiénes estuvieron en el paro del 1º de julio. Hubo respuestas en nueve estados, con concentración en San Pablo, Minas Gerais, Rio de Janeiro, Rio Grande do Sul y Rio Grade do Norte.

Entre las principales conclusiones de la investigación surgió que una minoría de repartidores se declaró favorable a Bolsonaro en las movilizaciones (17 %), mientras que la mayoría de los repartidores en huelga había sufrido algún accidente en el trabajo (51 %). Reveló también que el sector es mayoritariamente negro o pardo: el 66 % de los entrevistados se reconocieron en esa categoría. También en su mayoría deben enfrentar largas jornadas de trabajo: el 77 % de los entrevistados señalaron que trabajan más de 10 horas por día, y el 40 % trabajan más de 12 horas por día. En cuanto a los salario, el sector se caracteriza por los bajos salarios: 59 % de los entrevistados ganan menos de 2.000 reales (cerca de 380 dólares) o 2 salarios mínimos, mientras que el 21 % ganaba menos de 1.000 reales (190 dólares).

Desde los primeros paros hubo distintas propuestas de leyes que contemplen a los trabajadores de reparto, pero ninguna medida real, y frente a que la asunción del nuevo gobierno de Lula-Alckmin no ha dado ninguna señal de que tocará la estructura del trabajo precario, sus líderes anunciaron un paro para este mes, el miércoles 25.

Esta convocatoria tuvo repercusión en las redes. Algunas personas que apoyan al nuevo gobierno Lula-Alckmin se han mostrado en contra del paro con la justificación de que sería una forma de debilitar la actual gestión que asumió hace pocos días.

Sin embargo, varios liderazgos del movimiento defendieron el derecho a huelga de los trabajadores, ya que las precarias condiciones de trabajo, profundizadas con la reforma laboral, se mantienen y la reivindicación de las y los trabajadores de reparto de participar de las negociaciones junto al nuevo gobierno no fue atendida.

"Algunos petistas consideran a Alckmin aceptable, a Tebet aceptable, al MDB aceptable, al PL aceptable, a gente tipo miliciano aceptable, ahora que trabajadores de reparto hagan huelga, ¡eso sí es inaceptable! ¡Es increíble la noción política que tienen!", disparó en un tuit uno de los líderes del movimiento.

Te puede interesar Lula encomienda al neoliberal Alckmin negociar la legislación laboral junto a empresarios

La reforma laboral aprobada durante el gobierno golpista de Michel Temer es parte de los ataques tirados en las espaldas de los trabajadores y profundizados durante el gobierno de Bolsonaro, solo pueden ser revocadas con los métodos de la lucha de clases.

Los compañeros y las compañeras del Movimiento Revolucionario de Trabajadores (MRT) que impulsa Esquerda Diário en Brasil se sumaron su apoyo a esta huelga y convocan a todos a estar lado a lado con los trabajadores de reparto, que sufren la precarización del trabajo, la super explotación, el racismo y la falta de derechos.

Las y los trabajadores exigen participación en la reglamentación del trabajo de plataformas, reajustes salariales, el fin de las OLs y de las entregas múltiples, la vuelta del plan Bike 9,90 que permite el alquiler de bicicletas a un valor accesible y póliza de seguro para las y los trabajadores.

La lucha de uno de los sectores que se expuso durante la pandemia para sostener a sus familias puede ser además un fuerte punto de apoyo para la lucha por la integral revocación de las reformas que atacan a los trabajadores y buscan hacernos trabajar hasta morir.

Las centrales sindicales como la CUT y la CTB, dirigidas por el PT y aliados tienen planteado poner sus aparatos a disposición de fortalecer esta pelea, así como organizar a los sectores que dirigen desde las bases, apoyar activamente a los trabajadores y movilizar en cada lugar de trabajo contra la precarización y revocación integral de las reformas.

Las centrales sindicales, organizaciones estudiantiles, movimientos sociales, parlamentarios y parlamentarias de izquierda deben estar en las calles el 25 de enero, codo a codo con los trabajadores en lucha por mejores condiciones de trabajo, en forma independiente del nuevo gobierno.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias