×
×
Red Internacional

Lucha contra la inflación. Trabajadores de las universidades del Reino Unido van a la huelga

Más de 70.000 trabajadoras y trabajadores del sector universitario empiezan un paro por mejores condiciones salariales y contra los recortes en las pensiones. Personal docente, bibliotecario y de investigación organizaron piquetes en 150 instituciones universitarias para marcar el inicio de la huelga.

Escuchá esta nota
Jueves 24 de noviembre | 20:00

Las huelgas tienen lugar después de que trabajadoras y trabajadores del sector universitario nucleados en el sindicato UCU (N.E.: University and College Union) votaron abrumadoramente por el “sí” a la huelga el mes pasado en dos votaciones nacionales históricas sobre los ataques a las condiciones salariales y laborales, así como los recortes de las pensiones.

En la consulta sobre salario y condiciones laborales el 81,14% votó a favor de ir a la huelga con una participación del 57,71% de trabajadores. Mientras que un 88,75% votó trabajar a reglamento -hasta tanto se concrete la huelga- lo que incluye no tomar exámenes ni corregir y limitar las tareas administrativas. Además, en la consulta sobre el régimen de pensiones un 84.88% votó a favor de ir a la huelga con una participación de voto del 60,23% y el 90,14% votó, como en el caso anterior, a favor del trabajo a reglamento.

Este jueves arrancó el primer día de huelga, que continuará el viernes 25 y el próximo miércoles 30 de noviembre, día en el que se realizará una marcha nacional del sector en Londres, además está previsto continuar la lucha con huelgas en enero y febrero. También tienen previsto llevar adelante otras medidas, como el trabajo a reglamento, la negativa a recuperar el trabajo perdido como resultado de la huelga y a cubrir a otras trabajadoras y trabajadores ausentes.

El personal universitario sale a la huelga a denunciar la brecha salarial de género y racial, la precarización laboral, la carga de trabajo y el recorte a las pensiones. En el conflicto sobre las condiciones salariales y laborales, las reivindicaciones del sindicato incluyen un aumento salarial significativo para hacer frente a la crisis del costo de vida y medidas para acabar con el uso de contratos precarios. La patronal ha impuesto este año una subida salarial de sólo el 3%, tras más de una década de aumentos salariales por debajo de la inflación. Un tercio del personal académico tiene algún tipo de contrato temporal o eventual, incluidos los miles de estudiantes de posgrado con contratos cada vez más precarios.

En el conflicto de las pensiones, UCU exige a la patronal que revoque los recortes y restablezca las prestaciones. El paquete de recortes realizado a principios de este año supondrá para el afiliado medio una pérdida del 35% de sus ingresos garantizados para la jubilación. En el caso de los que se encuentran al principio de su carrera profesional, las pérdidas ascienden a cientos de miles de libras.

El sector universitario británico generó el año pasado unos ingresos récord de 41.100 millones de libras, y los vicerrectores ganaron colectivamente unos 45 millones de libras, por lo que el sector puede permitirse con creces satisfacer las demandas del personal.

La secretaria general de UCU, Jo Grady, declaró: “Los campus universitarios de todo el Reino Unido están a punto de sufrir una huelga de una magnitud nunca vista. 70.000 trabajadores irán a la huelga y dejarán claro que se niegan a aceptar la reducción de salarios, los recortes en las pensiones y la inseguridad en el empleo”. A continuación, agregó “No se trata de una disputa sobre la asequibilidad, sino de opciones. Los vicerrectores eligen pagarse a sí mismos cientos de miles de libras mientras obligan a nuestros miembros a tener contratos mal pagados e inseguros que hacen que algunos recurran a los bancos de comida. Eligen tener miles de millones de superávit mientras recortan las pensiones del personal”.

El personal universitario recibió el apoyo del sindicato estudiantil NUS (National Union of Students). La vicepresidenta del sector universitario, Chloe Field, declaró “Los estudiantes se solidarizan con los 70.000 empleados universitarios de todo el Reino Unido que harán huelga a finales de este mes. Las condiciones de enseñanza del personal son las condiciones de aprendizaje de los estudiantes y debemos luchar juntos por un sistema educativo más justo y saludable para todos los que trabajan y estudian”.

Te puede interesar: 70.000 docentes universitarios del Reino Unido votaron ir a la huelga

Este es el quinto año consecutivo en el que los recortes del gobierno a la educación y los ataques a las condiciones de trabajo han dado lugar a una huelga los campus universitarios.

El gobierno y la administración universitaria acusan a docentes, bibliotecarios e investigadores de deteriorar las condiciones de aprendizaje; sin embargo, esto se aleja mucho de la realidad ya que el conflicto cuenta con el apoyo masivo de los estudiantes porque saben que sus condiciones de aprendizaje son las condiciones de trabajo del personal.

Por otra parte, la situación que viven los estudiantes se encuentran extremadamente ligadas a las razones por las que el personal está en huelga. Los elevados alquileres, el coste de vida, las tasas universitarias y los recortes en las ayudas a la manutención se han producido por las mismas razones por las que el personal está sufriendo una enorme carga de trabajo: la fallida mercantilización del sector, que ha antepuesto los beneficios al bienestar del personal y del estudiantado. En el Reino Unido son cada vez más las personas que deben recurrir a la ayuda social de los llamados "bancos de comida". De acuerdo a lo informado por la organización que sostiene una de las redes de esos bancos de alimentos, este año aumentó en un 40%, con respecto al año anterior, las personas que se ven necesitadas de esa ayuda para poder alimentarse adecuadamente.

Desde temprano personal universitario y estudiantes acudieron a los piquetes para demostrar que no aceptarán más la reducción de los salarios, los recortes de las pensiones, las brutales cargas de trabajo y las condiciones laborales de la economía sumergida.

El apoyo de los estudiantes es extraordinario; acuden a los piquetes con carteles propios hechos a mano, con termos de café y bolsas de galletas para hacer más amenos los piquetes. Si gana el personal universitario, les estudiantes, como futuros trabajadores ganarán también.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias